940×480
Asegura tu jubilación

Todo sobre la jubilación para empleadas del hogar y servicio doméstico

noviembre 6, 2017 5 min 179 veces compartido

¿Cuáles son las particularidades de la jubilación para empleados del hogar? ¿Qué requisitos debe cumplir para poder cobrar la pensión un ama de casa? Veámoslo.

En España más de 630.000 personas están ocupadas en empleo del hogar, lo que representa el 3,4% de los ocupados –entre mujeres (556.400) y hombres (73.600)–. Ahora bien, un 30% trabaja en negro, según la Organización Internacional del Trabajo, diez puntos porcentuales por encima de otros sectores.

Seguridad Social y cotización de los empleados del hogar

Los empleados del hogar quedaron integrados en el Régimen General de la Seguridad Social en 2012. Esto quiere decir que este colectivo se rige por las mismas normas que cualquier otro. Con todo, existen una serie de particularidades que vamos a ver a continuación acerca de la jubilación de las empleadas del hogar.

Por un lado, y dada la equiparación al Régimen General de la Seguridad Social, los términos, condiciones y extensión de la prestación por jubilación son los mismos que para otros colectivos. Dicho en otras palabras, y a modo de ejemplo, a partir de 2018 se exigirán 36 años y 6 meses de cotizaciones y la edad de jubilación será de 65 años y 6 meses, igual que para todos.

En términos de jubilación, hasta el año 2018, para el cálculo de la base reguladora de las pensiones de jubilación solo se tendrán en cuenta los periodos realmente cotizados, y no se integrarán lagunas si hubo meses en los que no existió la obligación de cotizar.

Jubilación para empleadas del hogar

Actualmente, las empleadas del hogar se pueden beneficiar de la jubilación flexible –la que aplica a aquellos pensionistas que se han jubilado totalmente y que quieren volver a la vida activa–, pero por el contrario no pueden acogerse a la jubilación anticipada (salvo si se computan cotizaciones de diversos regímenes) y tampoco tienen derecho a la jubilación parcial o a la jubilación especial a los 64 años, cuando trabajador y empresa se ponen de acuerdo para suplir el año que va de los 64 a los 65 años de la persona que se quiere jubilar con un nuevo empleado.

Las bases de cotización en 2017 para este colectivo van desde los 161,29 euros hasta los 862,44 euros, dependiendo del tipo de jornada y horas que realice la empleada del hogar.

TABLA

Durante este año, el tipo de cotización sobre la base de cotización será del 26,50%, siendo el 22,10% a cargo del empleador y el 4,40% a cargo del empleado. A partir del año que viene (2018), las retribuciones mensuales y las bases de cotización de la escala se actualizarán en proporción al aumento del salario mínimo interprofesional en cada año. A partir de 2019, la cotización será como en el Régimen General.

Las empleadas del hogar tienen derecho, como hemos visto, a cobrar la jubilación y también a ser beneficiarias de prestación por incapacidad permanente, muerte y supervivencia, incapacidad temporal, maternidad y paternidad. Para el cálculo de la cuantía a satisfacer se tomarán las bases de cotización (que indicarán las horas efectivamente trabajadas) y se dividirá por el importe fijado para la base mínima horaria del Régimen General.

Mejora de condiciones laborales para el servicio doméstico

Es importante saber que la regulación del trabajo del hogar estrenada en 2012 pretende mejorar los derechos de los empleados del hogar y acercarlos progresivamente a los de los demás trabajadores por cuenta ajena, además de hacer aflorar empleo sumergido.

El mayor avance conseguido consiste en que si un empleado se pone enfermo o tiene un accidente laboral y le dan una baja médica, podrá cobrar la prestación por incapacidad temporal a partir del cuarto día desde que se produjo la baja, corriendo a cargo del empleador desde entonces hasta el octavo día y a cargo de la Seguridad Social a partir del noveno. Con el régimen anterior, esta prestación no empezaba hasta pasados veintinueve días de la baja. Cabe señalar no obstante que el servicio doméstico, a diferencia de otros colectivos, no puede solicitar la prestación por desempleo.

Las cotizaciones del empleado del hogar las paga su empleador, que es el titular del hogar familiar, independientemente de si el contrato es parcial o discontinuo. El cabeza de familia está obligado a cotizar a la Seguridad Social de empleados del hogar, con una excepción: que el empleado del hogar trabaje menos de 60 horas mensuales por empleador y siga en el régimen especial de mutuo acuerdo con el titular del hogar familiar. En este caso, el responsable de las cotizaciones es el propio empleado.

Más información:

¿Es posible trabajar después de la jubilación?

Temas relacionados