inconvenientes de la jubilacion parcial min
Assegura la teva jubilació

Els inconvenients de la jubilació parcial

Maig 11, 2021 5 min 12 vegades compartit

En España existen distintos tipos de jubilación. La más habitual es la ordinaria, que depende de los años cotizados y de la edad, datos que van variando año a año a causa de la reforma de las pensiones que entró en vigor en 2013. 

También está la opción de jubilarse de forma anticipada, de volver al trabajo con un contrato a tiempo parcial tras habernos jubilado (la jubilación flexible), y por fin, la jubilación parcial que, a diferencia de la anterior, supone una transición entre la vida laboral y el retiro. En este post trataremos esta última, la jubilación parcial, que por sus características puede no ser la mejor opción en algunos casos. Veamos las características y los inconvenientes de la jubilación parcial de la Seguridad Social. 

La jubilación parcial: particularidades

La jubilación parcial nos permite terminar nuestra vida laboral de una manera progresiva, compaginando pensión y empleo. Consiste, a grandes rasgos, en cobrar una parte de la pensión de jubilación y trabajar a tiempo parcial al mismo tiempo, siempre que se cumplan un mínimo de años cotizados y unos requisitos.

La ley establece que la reducción de la jornada laboral será entre un mínimo de 25% y un máximo de 50%, y el salario se reducirá de la misma manera. 

Las personas que accedan a la jubilación parcial habiendo cumplido la edad ordinaria de jubilación deben haber cotizado un mínimo de 15 años a la Seguridad Social, dos de los cuales deben estar incluidos dentro de los 15 años anteriores.

En cambio, las personas que accedan a la jubilación parcial sin haber cumplido la edad ordinaria de jubilación deben haber cotizado un mínimo de 33 años y compaginar esta modalidad con un contrato de relevo. Es decir, la persona que solicita la jubilación parcial tendrá un suplente que trabaje las horas restantes de su reducción de jornada. Además, el futuro jubilado debe haber trabajado en la empresa donde esté contratado durante al menos 6 años. 

Una opción económica interesante

La jubilación parcial puede ser favorable en ciertos casos. Es una manera de aumentar nuestro periodo de cotización para así recibir el 100% de la pensión de jubilación. Puede ser una solución si no has cotizado los suficientes años para ello, y el trabajador puede llegar a cobrar prácticamente lo mismo trabajando menos horas.

También está permitido compatibilizar esta jubilación con prestaciones por desempleo o pensiones de viudedad que sean correspondientes a lo que sería un contrato a tiempo parcial. 

Es también interesante ya que, a diferencia de otras modalidades como la jubilación anticipada, no se le aplica ningún coeficiente reducción (penalización en la pensión por jubilarse por adelantado), por lo que, la pensión de jubilación parcial suele ser más completa. Además, esta modalidad cotiza para la jubilación. 

Inconvenientes de la jubilación parcial

Pese a contar con algunas ventajas para casos concretos, lo cierto es que cada vez menos trabajadores se acogen a la jubilación parcial. Al fin y al cabo, se trata de un contrato algo rígido para la empresa, porque debe ampliar la plantilla y seguir cotizando para el futuro jubilado y el trabajador de relevo. 

También lo es para el trabajador que lo solicite pues, como ya hemos comentado, los requisitos de edad y mínimo de años cotizados son bastante estrictos. En la mayor parte de los casos es un reto cumplir con todas las condiciones, lo cual resulta inconveniente para acceder a la jubilación parcial de la Seguridad Social.

Es tan inaccesible ya que, para el sistema público de pensiones, esta modalidad de jubilación supone un gasto mayor, principalmente porque no se aplican coeficientes reductores como en la jubilación anticipada. 

Además, las pensiones de incapacidad permanente o absoluta y de gran invalidez son incompatibles con la jubilación parcial. 

Inconvenientes del contrato de relevo

Ya lo hemos comentado, los trabajadores que acceden a la jubilación parcial sin haber cumplido la edad ordinaria de jubilación deben haber cotizado como mínimo 33 años y además, compaginar su reducción de jornada con un contrato de relevo.  

Uno de los mayores inconvenientes del contrato de relevo es que no garantiza el mismo sueldo que el del trabajador que se jubila de manera parcial, y es que la empresa no está obligada a mantener las mismas bonificaciones ni el mismo salario base. 

Además, este contrato no implica una contratación fija. Cuando el futuro jubilado se retire definitivamente, el puesto del trabajador de relevo queda en el aire y no tiene garantizado un contrato indefinido. Por otra parte, es una situación algo incierta, ya que el trabajador que haya accedido a la jubilación parcial puede decidir en cualquier momento cuándo decidirá retirarse. 

Recapitulando

En definitiva, los inconvenientes para acceder a la jubilación parcial provocan que sea una opción cada vez más en desuso. Los requisitos, que ya de por sí son estrictos, se incrementan año a año con el aumento de la edad de jubilación, por lo que los trabajadores no se plantean pedirla. También es necesario, en la mayoría de los casos, que otro trabajador esté dispuesto a cubrir las horas restantes del contrato a tiempo parcial del futuro jubilado. 

No obstante, si reunimos las condiciones necesarias, puede ser una opción beneficiosa ya que nos permite retrasar la edad de jubilación y, por tanto, incrementar nuestra pensión.

Temes relacionats