hombre jubilado leyendo el periódico en casa
Asegura tu jubilación

El contrato de relevo y la jubilación parcial paso a paso

Febrero 4, 2020 5 min 117 veces compartido

El contrato de relevo depende directamente de la jubilación parcial de un trabajador mayor de 60 años. La persona que accede a esta jubilación puede cobrar su pensión y trabajar a tiempo parcial a la vez. El contrato de relevo se firma para cubrir esas horas sobrantes de la reducción de jornada. 

Es un tipo de contrato muy específico y no tan común, porque siempre va unido a una jubilación parcial; sin embargo, la jubilación parcial no tiene por qué ir unida a un contrato de relevo. Hay bastante desconocimiento sobre esta modalidad, que puede ser muy interesante tanto para el trabajador como para la empresa. En este post te contamos todos los detalles que debes conocer si crees que puede ser una buena opción para ti, tanto si buscas relevo como si quieres serlo. ¡Sigue leyendo!

¿Qué es un contrato de relevo? 

Es un contrato que realiza una empresa para sustituir a un empleado que haya solicitado la jubilación parcial, una modalidad en la que el contrato a tiempo completo se convierte en contrato a tiempo parcial para poder compaginar la pensión de jubilación con el salario (correspondiente por el tiempo que trabaja). El trabajador puede acogerse a la jubilación parcial sin necesidad de haber alcanzado la edad ordinaria de jubilación, que en 2022 es de 66 años y dos meses.

Para ponernos en contexto, vamos a diferenciar las dos partes implicadas en un contrato de relevo por jubilación parcial: 

  • El relevado: persona que accede a la jubilación parcial mediante un contrato de relevo.
  • El relevista: persona que sustituye al jubilado a través del contrato de relevo.

¿Quién puede acceder a un contrato de relevo?

Después de ver qué es un contrato de relevo, vamos a ver qué personas puede contratar una empresa con un contrato de relevo por jubilación parcial. 

La empresa solo puede contratar a un trabajador en desempleo o a uno que tuviese un contrato temporal previo. Esto quiere decir que un trabajador con contrato indefinido no puede ser el relevista. 

¿Cómo es un contrato de relevo?

Cuando la empresa decide quién es el relevista para cubrir las horas que deja libres el relevado, se debe redactar un contrato en base al modelo oficial. En este contrato deben constar:

  • Los datos de la persona que se jubila, especificando las horas que se reducen de su contrato.
  • Los datos de la persona relevista, señalando sus tareas y la duración de su jornada laboral.

Este contrato sirve para asociar de forma legal a ambos trabajadores, lo cual servirá en un futuro, cuando el relevado se retire completamente, para que el relevista acceda al puesto de trabajo con contrato indefinido. Las tareas que realice el relevista deben ser las mismas o similares a las que hacía el relevado. 

Horario del trabajador relevista

La jornada laboral del trabajador relevista puede ser reducida o completa:

  • Jornada reducida: En este caso, el horario del relevista viene a completar las horas que deja libres el relevado. Es la duración mínima para acceder a esta modalidad de contrato. 
  • Jornada completa: En este caso, el relevista trabaja durante las mismas horas que el relevado, además de las horas en las que no está. Esta opción se da cuando el relevista necesita un periodo de aprendizaje de la mano del relevado para poder ocupar su puesto.

La cotización en un contrato de relevo

En un contrato de relevo, las bases de cotización de ambos trabajadores siempre deben ir en paralelo. La base de cotización es el salario total que recibe el trabajador y, en función de esta cantidad, se determina cuánto cotiza a la Seguridad Social. 

La base de cotización del relevista nunca puede ser inferior al 65% de la media de las bases de los últimos seis meses tomados en cuenta para calcular la base reguladora del relevado.

Cuando accede a la jubilación parcial, el relevista sigue cotizando a la Seguridad Social. En 2022, cotiza un 95% de la jornada; a partir de 2023, la cotización ya será completa, del 100% de su jornada laboral. 

La duración de un contrato de relevo 

Existen tres opciones de duración para un contrato de relevo. Puede ser de duración indefinida desde un primer momento, o bien puede durar hasta que el relevista cumpla la edad ordinaria de jubilación. Llegado a esta edad, el relevado puede jubilarse completamente o bien continuar con su jubilación parcial:

  • Si el relevado se jubila y abandona su puesto de trabajo, la empresa debe mantener este contrato de relevo durante un mínimo de dos años, siempre que sea indefinido y a jornada completa.
  • Si el relevado decide seguir con la jubilación parcial y continuar trabajando a tiempo parcial, el contrato de relevo se prorroga anualmente.

Contrato de relevo por jubilación parcial: conclusiones

Como hemos comentado, puede existir una jubilación parcial sin contrato de relevo, pero nunca un contrato de relevo sin una jubilación parcial. Por tanto, para que exista un relevista, un trabajador debe acceder a la jubilación parcial antes de terminar su etapa laboral, siempre que haya cotizado como mínimo 33 años. Así, el futuro jubilado compagina su pensión de jubilación con un contrato de trabajo a tiempo parcial y deja espacio a un trabajador que lo releve. 

Un contrato de relevo puede ser interesante si el trabajador se encuentra en ese momento desempleado o tiene un contrato de trabajo temporal. Es una buena forma de acceder a un contrato de trabajo indefinido a tiempo completo, aunque siempre dependerá de cuándo decida jubilarse el relevado.

Temas relacionados