retencion irpf sepe
Redueix els teus impostos

Es pot sol·licitar l’augment de la retenció d’IRPF en les prestacions públiques?

octubre 11, 2021 6 min

La retención de IRPF del SEPE si estás cobrando por una incapacidad temporal o por formar parte de un ERTE, entre otros supuestos, es demasiado baja. Semejante situación provoca que cuando tengas que realizar la declaración de la renta te lleves una sorpresa al tener que pagar una elevada cantidad. Por suerte, es posible solicitar un aumento de la retención siguiendo los pasos que ahora te indicaremos.

La retención mínima de IRPF que practica la Administración

De encontrarte en una situación dependiente del SEPE, debes revisar el porcentaje que se te retiene para evitar sorpresas cuando tengas que presentar la declaración del IRPF. 

¿Qué porcentaje se retiene?

Tu empresa es la que está obligada a realizar una retención de tu sueldo. El mínimo de la retención de IRPF es de un 2%, que se aplica principalmente en los siguientes casos:

  • Contratos temporales de menos de un año de duración
  • Contratos en prácticas
  • Convenio con personas que tienen una beca
  • Actividades diversas (agrícolas, forestales y ganaderas)
  • Otras situaciones dependientes del SEPE (haber perdido el empleo, estar en un ERTE o cobrar por una baja médica temporal).

Recuerda que no se lleva a cabo retención alguna en los siguientes casos:

  • Si eres soltero/a, viudo/a, divorciado/a o separado/a legalmente, no debes cobrar más de 15.947 euros al año o 17.100 de tener uno, dos o más hijos.
  • Si tu pareja cobra menos de 1.500 euros al mes, se aplica el límite anual de 15.456 euros (si no tenéis hijos), 16.481 euros (si tenéis uno) o de 17.634 (con dos o más hijos).
  • De no cobrar más de 14.000 euros al año (sin hijos), 14.516 (con un hijo) o 15.093 (si tienes dos o más hijos).

Consecuencias de la retención mínima

De cobrar un sueldo o una prestación demasiado altos y aplicarse la antedicha retención, a la hora de realizar la declaración de la renta tendrás que pagar la diferencia. Para evitarlo, puedes solicitar el aumento de la retención a tu empresa. La idea es que se reparta el pago de los impuestos en lugar de pagarlo todo en un único abono.

Pedir el aumento de la retención al SEPE

El SEPE tiene previstos varios supuestos para que puedas pedir la subida de la retención de IRPF:

  • Haber cambiado de empresa. Si la nueva te baja tu nivel de retención anterior, puedes modificarlo de la forma que se comenta posteriormente.
  • Encontrarte en paro o haber estado en un ERTE.
  • Haber conseguido un empleo tras declarar tu situación de desempleo. El SEPE y tu nueva empresa van a retenerte una parte de tu sueldo. Revisa la cantidad retenida y modifícala si fuera necesario.

Para solicitar el aumento de la retención correspondiente debes seguir los pasos que ahora se te detallan:

  • Rellenar, de forma virtual o presencial, el modelo 145 de la Agencia Tributaria solicitando al SEPE la retención que estimes más oportuna para tu caso. Se te recomienda que uses el mismo porcentaje que venías pagando cuando estabas trabajando o que consultes cuál es el más adecuado, dependiendo de tus ingresos, para evitar que el pago anual suponga un desembolso económico inasumible.
  • Realizar la solicitud cinco días antes de la finalización del mes en curso.

Hasta que cambien tus circunstancias profesionales, o hasta que solicites una modificación, se te aplicará la retención que elijas. El tipo elegido se abonará hasta el final del año en curso. Siempre puedes solicitar un tipo superior, sin que ello afecte a otras regularizaciones marcadas por el cambio en tus circunstancias (personales o familiares) que exijan que pagues una retención superior.

¿Tendrás que presentar la declaración de la renta?

Es bastante habitual pensar que al no cobrar lo mínimo estipulado por la ley para presentarla, no es necesario. Lamentamos informarte que si estás en un ERTE, el SEPE se considera segundo pagador (el primero es tu empresa), por lo que tendrás que presentar la declaración de forma obligatoria en los siguientes casos:

  • Si tus ingresos superan los 14.000 euros al año.
  • Si tu prestación por desempleo supera los 1.500 euros mensuales.

Así, se confirma que el formar parte de un ERTE no te exime de tener que pagar como cualquier otro trabajador. El problema reside, como se indicaba anteriormente, en elegir si se prefiere pagar poco a poco, a través de una retención mensual más alta, o de una vez al realizar la declaración.

La importancia del certificado de retenciones

La empresa correspondiente debe expedirlo por si pasas a depender del SEPE en los supuestos ya mencionados. En el mismo deben especificarse las cantidades retenidas antes del ERTE o la causa de la baja. Es importante mencionar que Hacienda contrastará las cantidades cobradas con las declaradas.

En algunas ocasiones, la empresa sube el nivel de retenciones para que la cifra correspondiente cuadre. No olvides comprobar tu nómina detalladamente y, si te parece correcta la retención aplicada, usa el mismo porcentaje en tu solicitud de aumento correspondiente.

Recomendaciones finales

Tras haber repasado la información anterior, quizá te queden algunas dudas que pasamos a aclararte:

  • Revisa la retención que se te aplica, haz números y solicita su subida al SEPE usando el modelo 145 de la Agencia Tributaria.
  • Consulta cuál es la fiscalidad que soporta tu situación particular y elige en consecuencia. Cobrar un poco menos cada mes te evitará realizar un pago demasiado elevado en la campaña de la renta.
  • De depender del SEPE, es bastante probable que tengas que presentar la declaración, por lo que informarte respecto al posible pago a realizar es siempre la mejor opción para evitar sorpresas.

En este último caso, recuerda que el pago puede llegar a ser de miles de euros justo antes del verano. La elección final es siempre tuya, pero solicitar la subida de la retención de IRPF del SEPE es tanto una alternativa perfecta como una solución muy eficaz para que la declaración de la renta no suponga un duro golpe a tu economía.

Temas relacionados