aportacion anual plan pensiones empleo
Reduce tus impuestos

Ya se puede aportar 10.000 euros al año a los planes de pensiones de empleo

abril 21, 2021 5 min 37 veces compartido

El último Boletín Oficial del Estado (BOE) de 2020 introdujo algunas modificaciones en los productos de ahorro, como la disminución en los límites de deducción por aportaciones tanto a los planes de pensiones como a los planes de previsión asegurados (PPA). 

¿Qué son los Planes de Pensiones de Empleo (PPE): ¡Te lo explicamos!

De este modo, el límite en las deducciones que un contribuyente puede practicar en estos productos es la cifra menor entre 2.000 euros anuales o el 30% de los rendimientos netos del trabajo o de actividades económicas.

Otra novedad es que el límite de aportaciones se puede incrementar en 8.000 euros (hasta un total de 10.000 euros) cuando estas correspondan a las contribuciones que un empleador puede realizar en favor de su trabajador en los instrumentos de previsión social empresarial, tanto si se trata de los planes de pensiones de empleo como de los planes de previsión social empresarial o de las mutualidades de previsión social. 

Cambios en la reducción máxima de los planes de pensiones

20202021
Planes de pensiones individuales8.000 € hasta un máximo del 30% de los rendimientos netos del trabajo o de actividades económicas2.000 € hasta un máximo del 30% de los rendimientos netos del trabajo o de actividades económicas
Planes de pensiones de empleoLímite conjunto con los planes de pensiones individuales10.000 € hasta un máximo del 30% de los rendimientos netos del trabajo o de actividades económicas (se permite incrementar en 8.000 € el límite estándar con contribuciones empresariales)

Por qué un plan de empleo

Los planes de pensiones de empleo son sistemas de previsión social que se articulan a través de las empresas en beneficio del trabajador y que sirven para complementar la pensión pública de jubilación. 

El Gobierno ha señalado en repetidas ocasiones a lo largo de los últimos meses que se va a crear un fondo público de pensiones articulado a través de planes de empleo de aportación definida. Aunque todavía faltan por conocer los detalles (el proyecto se encuentra en fase de diseño por parte del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, y del Ministerio de Hacienda), parece que este nuevo fondo público intentará canalizar, principalmente, el ahorro de los trabajadores de las pymes y de los profesionales autónomos. 

Sin embargo, desde entidades como Inverco se ha señalado que es necesario aún concretar hitos como los incentivos fiscales que ofrecerá a las empresas, para lo que esta institución ha subrayado que el Ejecutivo debería utilizar los cerca de 580 millones de euros que se van a ahorrar por la reducción de los beneficios fiscales de los planes individuales para promover su contratación.

Los españoles ahorraron más a pesar de la pandemia

La salud de los fondos y de los planes de pensiones en España es muy buena, a pesar de los rigores de la crisis económica. Según datos de Inverco, los fondos de pensiones alcanzaron un nuevo récord histórico de patrimonio a finales de 2020, y cerraron el año con un volumen de activos de 118.523 millones de euros (un 1,8% más que en 2019). 

La totalidad de este crecimiento correspondió al sistema individual, justo en el último año de sus beneficios fiscales, mientras que el de empleo experimentó una ligera disminución. Un año más, la mayor contribución al incremento de los planes individuales correspondió a las aportaciones netas, que en 2020 ascendieron hasta los 1.336 millones de euros (un 18% más que en 2019).

Los planes de pensiones son un producto de ahorro para la jubilación que goza de importantes ventajas fiscales, además de permitir en cualquier momento tanto la posibilidad de realizar un traspaso de un plan a otro (en los planes de empleo las movilizaciones están más limitadas) como de poder compatibilizar, sin restricción alguna, la contratación de un plan de pensiones con cualquier otro producto de ahorro (incluso dando la opción de suscribir más de un plan a la vez).

De hecho, es posible compaginar un plan de pensiones individual con uno de empleo, consiguiendo así una mayor diversificación al aportar a ambos productos y pudiendo recibir, en el caso de los planes de empleo, aportaciones de la empresa. 

Las aportaciones a un plan de pensiones de empleo realizadas por la empresa se imputan como rendimientos del trabajo en la declaración de la Renta del empleado y, posteriormente, se reducen de su base imponible general. Estas aportaciones tienen un límite máximo de desgravación en la declaración de la Renta. 

Los planes de empleo en España

A cierre de 2020, alrededor de 2 millones de personas tenían suscrito un plan de pensiones de empleo en España, muy por debajo de los casi 7,5 millones que poseen uno individual. Sin embargo, los recientes cambios normativos y la futura cristalización del plan que tiene previsto poner en marcha el Gobierno deberían impulsar el segundo pilar en los próximos años. De hecho, el Ejecutivo se está planteando desarrollar un sistema de adscripción automática a los planes de pensiones de empresa, de manera que el trabajador, sin tener que hacer nada, pueda disponer directamente de uno, salvo que, expresamente, renuncie a ello.

Este mecanismo se lleva implementando desde hace varios años con notable éxito en países como el Reino Unido, incentivando el ahorro individual de cara a que, en el futuro, se complemente el ingreso que se recibirá de la pensión pública en la jubilación.

Temas relacionados