tipos de planes de pensiones
Asegura tu jubilación

Tipos de planes de pensiones

Julio 31, 2020 6 min 15 veces compartido

Conforme vamos cumpliendo años, a todos nos preocupa qué va a ocurrir con las pensiones, si el sistema español va a resultar sostenible y si podremos cobrar una pensión del Estado cuando nos jubilemos. Por eso es conveniente empezar a familiarizarnos con los tipos de planes de pensiones en España, ya que muy posiblemente nos conviene invertir en ellos para asegurarnos un futuro más prometedor. En esta entrada, te contamos lo más importante sobre este tema.

¿Qué opciones de planes de pensiones existen en España?

Como seguramente sabes, la popularidad de los planes de pensiones está creciendo. La desconfianza sobre la posibilidad de mantener como hasta ahora los distintos tipos de pensiones de jubilación existentes animan a tomar la iniciativa a nivel particular. Cada vez son más las personas que deciden poner en marcha su propio plan de pensiones para salvaguardar su futuro.

Pero, ¿cuáles son las posibilidades existentes? Conocerlas es fundamental para que puedas tomar la mejor decisión sobre cuál de ellas te conviene.

Tipos de pensión según el promotor: qué planes existen

El punto de partida no puede ser otro: ¿qué es un plan de pensiones? Se trata de una herramienta de ahorro a largo plazo cuya contratación tiene el propósito de servir de complemento a la pensión pública de jubilación. Existen opciones más o menos conservadoras, en las que es posible ganar mucho o poco dinero, pero también perderlo. Lo importante al contratar uno de estos planes es tener claro en qué consiste y qué nivel de riesgo implica. Las plusvalías potenciales suelen depender de ese factor.

Una primera clasificación de interés es la que se establece según el promotor. En este sentido, debemos diferenciar entre los siguientes tipos:

  • Planes de pensiones de empleo. Son promovidos y gestionados por la empresa, que los aplica a todos o a algunos de sus trabajadores. ¿Su funcionamiento? Te va a quedar muy claro: la empresa dedica parte de cada remuneración salarial a este producto, de manera que el dinero acumulado no estará a disposición del empleado hasta que finalice su relación laboral.
  • Planes de pensiones individuales. Estos, por su parte, son contratados directamente por el ahorrador. Si te interesa tener uno, puedes acudir a una entidad financiera y contratar el que mejor se adapte a ti. Tendrás, por ello, máxima libertad para seleccionarlo y modificarlo.

El criterio de la relación entre rentabilidad y riesgo

Ahora bien, el aspecto técnico más importante en el que debes fijarte al decidir por qué plan te decantas es el binomio rentabilidad y riesgo. Has de tener muy claro que las inversiones con bajo riesgo, por lo general, reportan una rentabilidad menor. Por el contrario, las de alto riesgo pueden ofrecer pingües beneficios. La cuestión es hasta qué punto estás dispuesto a arriesgar tu dinero con el fin de ganar más. Es una decisión fundamental, que debes adoptar de manera sopesada y convencida.

Según este par de atributos, puedes encontrarte cuatro tipos de planes de pensiones. Todos ellos pueden ser excelentes complementos a los distintos tipos de pensiones en España. La clave está en acertar al establecer cuál se adapta mejor a tus circunstancias, expectativas y necesidades.

  • Planes de pensiones de renta fija. Estos planes centran sus inversiones en productos financieros como Letras del Tesoro, obligaciones o bonos. Son acciones más seguras y controlables que la bolsa, por lo que el riesgo de la inversión es más bajo, como también ocurre con su rentabilidad. Según sean a corto o largo plazo, encontraremos vencimientos inferiores o superiores a dos años.
  • Planes de pensiones de renta variable. En este caso, tu plan invierte en productos como acciones y ETF (fondos de inversión cotizados), por lo que tienes la posibilidad de conseguir unas rentabilidades superiores. ¿La contrapartida? Se trata de mercados más volátiles que pueden generar también pérdidas y descensos respecto a las previsiones iniciales. En consecuencia, si apuestas por ellos debes estar dispuesto a convivir con la incertidumbre y asumir la posibilidad de sufrir mermas ocasionales, o incluso definitivas, en las cantidades disponibles al final. Es decir, debes aceptar la posibilidad de encontrarte un escenario potencial de pérdidas.
  • Planes de pensiones mixtos. Estos planes son una fórmula híbrida, intermedia entre los anteriores. Lo que hacen con tu inversión es repartirla, según diferentes proporciones que determinan el grado de riesgo y la potencial rentabilidad final, entre renta fija y renta variable. Así, esta cartera de inversión incluirá acciones de bolsa, bonos y letras del Estado. El objetivo es aumentar la rentabilidad moderando el riesgo. Bien gestionados, suelen resultar interesantes.
  • Planes de pensiones garantizados. Tienen una ventaja incuestionable: te aseguras a su vencimiento un importe determinado, con independencia de cómo hayan ido las inversiones realizadas. Los hay de dos tipos, según garanticen total o parcialmente el capital. La rentabilidad asegurada se fija al firmar el plan, y contaremos con ella siempre que no retiremos el dinero antes del vencimiento establecido. Si te decides por esta categoría, debes fijarte muy bien en las condiciones de permanencia que incorporan, para confirmar que se adaptan perfectamente a lo que necesitas y deseas.
rentabilidad del plan de pensiones

¿Qué son los planes de ciclo vital?

Existe otra modalidad en España en función del tipo de pensión que busques; se trata de los conocidos como planes de ciclo vital. Se dirigen a inversores que desean despreocuparse de esta inversión.

¿En qué consisten? Se firman con un vencimiento cercano a la fecha de jubilación, y el propio plan va evolucionando en el nivel de riesgo de sus inversiones: asume más peligros al principio y se va volviendo más conservador sobre la marcha, conforme la fecha de jubilación se va acercando. En consecuencia, contribuyen a asegurarte que el tipo de gestión realizada es acorde con tus circunstancias vitales.

¿Qué plan es el idóneo para ti?

Cada persona es diferente, como también lo son sus circunstancias. Todo depende de tu edad, nivel de ingresos, seguridad laboral, capacidad de ahorro… Lo importante es que sopeses bien los pros y los contras de cada alternativa antes de decidirte.

En cualquier caso, ahora ya conoces cuáles son los tipos de planes de pensiones en España. Hemos visto sus ventajas e inconvenientes en términos de rentabilidad y riesgo. Haz tus cuentas y, sobre todo, toma una decisión que te permita dormir tranquilo. ¡Y recuerda que siempre tienes la opción de combinar varios planes!

Temas relacionados