Asegura tu jubilación

¿Conoces la diferencia entre un Plan de Pensiones Garantizado y un Plan de Previsión Asegurado?

marzo 15, 2021 5 min 30 veces compartido

Te has convencido de la necesidad de ahorrar durante tu vida laboral para poder afrontar la jubilación con solvencia. Bien. Es una excelente noticia. Conocemos las amenazas a los sistemas públicos de pensiones y debemos estar alerta. Sin embargo, si nuestro perfil de inversión es conservador, necesitamos alguna garantía. En este sentido se enmarcan tanto los Planes de Pensiones Garantizados como los Planes de Previsión Asegurados; pero, ¿cuál es la diferencia? Veámoslo.

Plan de Pensiones Garantizado

Como cualquier otro plan de pensiones, este es un instrumento de ahorro que se puede rescatar solo en supuestos de jubilación y otros como ser parado de larga duración, invalidez, fallecimiento o enfermedad grave. La diferencia de este producto respecto a otros planes de pensiones es que ofrecen una garantía.

Esa garantía implica que el partícipe puede obtener todo el capital invertido y un interés fijo o variable. Este mismo seguro dejaría de aplicarse en caso de retirar el capital antes de tiempo. En ese caso, se podría obtener una rentabilidad positiva o negativa dependiendo de los precios de mercado.

Un Plan de Pensiones Garantizado puede invertir en los mercados de renta fija o variable. En ambos casos, el capital está garantizado; sin embargo, el interés puede conocerse de antemano (renta fija) o ir variando (renta variable). También hay planes (llamados Planes Destino) que se van adaptando y que van aumentando la exposición a la renta fija conforme se va acercando la edad de jubilación del partícipe.

Planes de Previsión Asegurados (PPA)

El Plan de Previsión Asegurado es otro instrumento de ahorro con ciertas similitudes con el Plan de Pensiones Garantizado. Es también un sistema de ahorro voluntario y complementario al sistema público. También tienen garantizado el capital y una rentabilidad y cuentan con ventajas fiscales. El plan se va nutriendo a partir de aportaciones del tomador, que es la figura que contrata este producto.

En ambos casos, el perfil de cliente al que se dirigen es conservador, aquel que quiere obtener una rentabilidad pero que asume que sea algo menor a cambio de que la inversión esté asegurada.

Lee también: Claves para elegir un buen plan de ahorro para tu jubilación

Plan de Previsión Asegurado (PPA) vs. Plan de Pensiones Garantizado

Ambos sirven para afrontar la jubilación con más tranquilidad, para asegurar nuestro nivel de vida. Ambos se dirigen a clientes conservadores y los dos preservan el capital y tienen ventajas fiscales, pero para valorar por cuál decantarse debemos conocer las diferencias en los siguientes puntos:

Aportaciones

PPA: Las aportaciones pueden ser periódicas.

Plan de Pensiones Garantizado: Se realiza una aportación única, no es posible ir haciéndolas periódicamente.

Rescate

PPA: No es posible rescatarlo hasta que no se den los supuestos de jubilación, fallecimiento, invalidez absoluta, dependencia severa o gran dependencia, o enfermedad grave. También incluye a familiares de primer grado o personas tuteladas o por desempleo de larga duración. Además, un PPA puede ser rescatado cuando han pasado 10 años desde la primera aportación a contar desde el 1 de enero de 2015.

Plan de Pensiones Garantizado: se rescata en el momento del vencimiento, si no se quiere perder la garantía. Los supuestos para el cobro son los mismos que en los PPA, excepto el de los 10 años desde la primera aportación posterior al 1 de enero de 2015.

En ambos casos, el rescate puede ser en forma de capital (cobrándose de una sola vez el capital y el rendimiento), en forma de renta o en forma mixta. Puede que el contrato ofrezca la posibilidad de rescatarlo en pagos sin una periodicidad regular.

Fiscalidad

Tanto los planes de pensiones como los PPA tributan ante Hacienda de la misma manera. Desde enero de 2021, las aportaciones tienen un límite anual del 30% de los rendimientos netos del trabajo y actividades económicas hasta los 2.000 euros.

Cuando se produce el rescate, se tributa como rendimientos del trabajo.

Movilidad

Plan de Pensiones Garantizado: Cabe la posibilidad de que la movilidad a otro producto suponga la pérdida de la garantía.

PPA: Es posible la movilidad a otro PPA, plan de pensiones o plan de previsión social empresarial. También, dependiendo de si lo incluye el contrato, es posible movilizarlo una vez producida la contingencia, es decir, una vez dado el supuesto para el rescate.

Lee también: Todo lo que debes saber sobre tu perfil de riesgo a la hora de ahorrar

En resumen, aportaciones y rescate son los puntos en que más diferencias hay entre un Plan de Previsión Asegurado y un Plan de Pensiones Garantizado. Ambos son instrumentos de ahorro válidos para un perfil conservador. Como siempre, la elección es personal.

Temas relacionados
¿Tienes alguna duda?
    1. Hola Andrés. Tal como establece la ley vigente, se debe cumplir al menos uno de estos requisitos: jubilación, invalidez, fallecimiento, dependencia severa o gran dependencia. Además existen unos supuestos excepcionales de liquidez: desempleo de larga duración, enfermedad grave o rescate del plan de pensiones a los 10 años. Para acogerte a cualquiera de estos supuestos debes presentar la documentación que acredite dicha situación para poder iniciar los trámites del rescate de tu plan de pensiones.