Periodo de carencia de la Seguridad Social: Jubilación
Asegura tu jubilación

Periodo de carencia de la Seguridad Social: Jubilación

Enero 26, 2024 5 min

La seguridad financiera en tu jubilación es esencial y estar protegido en está etapa de la vida es vital. Llegado el momento pueden asaltarte dudas, sobre todo a la hora conocer los tiempos, trámites o requisitos para acceder a la pensión. Por ello, comprender el periodo de carencia de la Seguridad Social es un paso crucial para garantizar que disfrutes de una jubilación cómoda y sin preocupaciones económicas. Si quieres saber más, sobre tu futuro al llegar tu jubilación, sigue leyendo para conocer más sobre el periodo de carencia. 

¿Cuál es el periodo de carencia de la Seguridad Social? 

El periodo de carencia de la Seguridad Social es el tiempo mínimo de cotización requerido para acceder a determinadas prestaciones, como la jubilación. En España, para tener derecho a la jubilación, es necesario haber cotizado un mínimo de 15 años; para tener derecho a pensión ordinaria de jubilación o retiro es requisito indispensable. 

La carencia es un concepto técnico con el que se conoce al periodo de cotización mínimo exigido para acceder a la pensión y jubilarse. Además, también se pide período de carencia para el acceso a la jubilación anticipada: 33 años para la involuntaria (cuando el trabajador es expulsado del mercado laboral) y 35 para la voluntaria (la que decide libremente el trabajador).

Así, para poder acceder a una pensión de jubilación es necesario cumplir con tres condiciones: acreditar la carencia genérica, acreditar la carencia específica y tener la edad exigible para saber qué pensión percibirás. ¡Sigue leyendo para entender todos los detalles y la diferencia entre carencia genérica y carencia específica! 

La carencia genérica en la Seguridad Social 

La carencia genérica se refiere al tiempo mínimo de cotización requerido para acceder a cualquier prestación de la Seguridad Social, ya sea por enfermedad, maternidad, desempleo, entre otras. En general, el período de carencia genérica es de 15 años.

Es importante comprender que este período de carencia genérica es acumulativo, lo que significa que no necesitas haber cotizado los 15 años de forma continua. Puedes sumar los períodos de cotización a lo largo de tu vida laboral para cumplir con este requisito.

Por ejemplo, si has cotizado durante 10 años en el pasado y luego te reincorporas al mundo laboral y cotizas durante otros 5 años, habrás alcanzado el período de carencia genérica necesario para acceder a las prestaciones de la Seguridad Social.

En resumen, la carencia genérica se aplica a todas las prestaciones de la Seguridad Social y se refiere al tiempo mínimo de cotización necesario para tener derecho a ellas. Cumplir con este período es esencial para acceder a las prestaciones que puedas necesitar en diferentes etapas de tu vida laboral y, especialmente, en tu jubilación.

Carencia específica en la jubilación

Además del período de carencia general, hay otros requisitos específicos para la jubilación. Para acceder a la pensión de jubilación, debes cumplir con los siguientes: 

1. Tener al menos 65 años (o 66 años si has nacido después de 1955), o 55 años si tienes una discapacidad igual o superior al 65%.

2. Haber cotizado un mínimo de 15 años, siendo los últimos dos años de forma ininterrumpida.

Esto es lo que se conoce como carencia específica en la jubilación. Hace referencia al periodo del total que se ha cotizado en los últimos 15 años anteriores al cese del trabajo, o anteriores al momento en que cesó la obligación de cotizar. 

Si a la jubilación se accede desde una situación de alta o asimilada al alta sin obligación de cotizar, cabe aplicar la doctrina del paréntesis. En todo caso, se aplicará de manera flexible y se permiten las interrupciones en función de las circunstancias de cada usuario. 

¿Cómo cumplir con el periodo de carencia? 

Si te encuentras preocupado acerca de no cumplir con el periodo de carencia de la Seguridad Social, existen estrategias que pueden ayudarte a alcanzarlo:

1. Revisión de tu historial de cotizaciones: Consulta tu historial de cotizaciones con la Seguridad Social para asegurarte de que se hayan registrado todas tus cotizaciones correctamente.

2.Convalidación de estudios o períodos no cotizados: En algunos casos, es posible convalidar estudios o períodos en los que no hayas cotizado para alcanzar el periodo de carencia.

3. Continúa cotizando: Si te acercas a la jubilación y aún no has alcanzado el periodo de carencia, considera seguir cotizando como trabajador autónomo o a través de convenios especiales.

4. Plan de pensiones. Con tu ahorro puedes tener un plan de pensiones que pueda servirte de colchón ante situaciones imprevistas.

Conclusión

El periodo de carencia de la Seguridad Social es un elemento clave en tu planificación de tu futuro y de tu retiro. Asegurarte de cumplir con los requisitos específicos de la jubilación es esencial para garantizar una jubilación tranquila y sin problemas económicos. Si tienes dudas o necesitas más información sobre tu situación particular, no dudes en consultar con un profesional o asesor financiero que pueda ayudarte a tomar decisiones informadas para asegurar tu bienestar durante la jubilación.

Simuladores y calculadoras

Calcula tu próxima etapa con Ruta67

Si te planteas cuánto podrías ahorrar con tus ingresos o qué plan de pensiones encaja contigo, incluso si buscas visualizar tu futuro, te lo ponemos fácil con nuestros simuladores y calculadoras que te ayudarán a afrontar tu próxima etapa con Ruta67.