Acuerdo de pensión compensatoria
La ruta de tu vida

Pensión compensatoria: ¿qué es y en qué consiste?

diciembre 24, 2020 6 min 25 veces compartido

La pensión compensatoria suele suscitar diferentes dudas. Hay incluso quien no conoce en qué consiste o cómo se llega a obtener. Así pues, para arrojar luz sobre el asunto, a continuación vas a encontrar toda la información referente a este tipo de pensión. Si quieres conocerla bien, ¡no dejes de leer!

¿Qué es una pensión compensatoria?

Consiste en una prestación económica que uno de los cónyuges proporciona al otro en caso de separación o de divorcio. Su objetivo es reparar una posible situación de desequilibrio entre ambos, como consecuencia del propio proceso de divorcio; es decir, paliar el hecho de que uno de los miembros de la pareja se vea perjudicado económicamente. Así, la parte que haya salido peor parada tendrá unos ingresos que le permitan mantenerse a flote mientras reajusta su vida.

No se pretende igualar las economías de ambos cónyuges, sino evitar una pérdida brusca de nivel de vida por parte del que se haya visto perjudicado. Así, el que mejor situación tiene ayudaría al otro. Sin embargo, es importante recalcar que esta pensión no tiene un carácter indemnizatorio. No se busca reparar los daños que el proceso cause a quien sale perdiendo. Cabe destacar que esta situación también se produce en las parejas de hecho que se rompen.

Para poder acceder a la pensión compensatoria de divorcio es necesario demostrar que se ha dado un perjuicio económico. Por ejemplo, si ambos cónyuges poseían un negocio y vivían de sus beneficios, podría establecerse esta pensión para evitar que uno de ellos saliera mal parado. Este tendría acceso a una cuantía determinada para empezar a reconstruir su vida o, como mínimo, tardar menos en lograr unas condiciones de vida adecuadas.

La pensión compensatoria y sus requisitos

Llega el momento de conocer la pensión compensatoria y sus requisitos. El principal entre estos últimos es que se produzca un perjuicio económico en uno de los miembros de la pareja. Pero, ¿qué significa esto? Se trata de que se dé un empeoramiento económico en comparación con la situación de la que se disfrutaba durante el matrimonio. Así pues, si te ves en esta situación tendrás que justificar este aspecto, de acuerdo a la normativa vigente. De lo contrario, podrías perder este tipo de compensación.

Por otro lado, la pensión se solicitará siempre por parte del cónyuge afectado, y en ningún caso puede fijarla el juez sin esa solicitud. Razón de más para justificar debidamente que se está en situación de desequilibrio económico.

¿En qué casos no será otorgada? Muy sencillo: esto ocurrirá si ambos sufren un perjuicio similar, si se dispone de medios suficientes para subsistir o si la separación no supone una pérdida significativa del poder adquisitivo que se tenía durante el matrimonio. Asimismo, el juez se encargará de fijar la cuantía a pagar si no hay acuerdo entre las partes.

¿Hay diferentes tipos de pensión?

La realidad es que no. Eso sí, este es un tipo de pensión que se otorga en caso de separación o divorcio, y no debes confundirla con la prestación alimenticia. Con esta última se evita que uno de los cónyuges no contribuya al mantenimiento del bienestar de los hijos que tenga en común el matrimonio, y en ella se incluye todo lo indispensable para su subsistencia: comida, habitación, vestido, asistencia médica y educación.

Ten en cuenta también que, en este caso, el juez será quien determine la cuantía a pagar, y lo hará teniendo en cuenta los ingresos de la pareja y los gastos que pudiera acarrear la crianza de los hijos. Como ves, ambas tienen un carácter diferente, y se adaptan a las distintas situaciones que puede causar un divorcio.

¿Cómo se determina si hay desequilibrio y su duración?

A la hora de determinar si hay desequilibrios económicos, se recurre a una serie de criterios sencillos. Para empezar, se tienen en cuenta los acuerdos a los que haya llegado la pareja, la edad y la salud de los dos, la facilidad para conseguir trabajo, la colaboración en las actividades mercantiles del otro cónyuge, la duración del matrimonio o la pérdida eventual del derecho a pensión.

Además, podrían estimarse oportunos otros criterios que puedan mostrarse relevantes en función del caso concreto. Una vez se llegue a un acuerdo entre las partes, este se formalizará ante un secretario judicial o notario, se fijará la periodicidad del pago y cómo hay que realizarlo, el momento del cese y cuáles serán las garantías de cumplimiento.

Ambos cónyuges pueden ponerse de acuerdo, en función de la situación. Sin embargo, calcular una cuantía exacta y general es muy complicado, y es mejor que quede en manos de especialistas con experiencia en este tipo de casos. En cualquier caso, cada separación es diferente, y esta pensión debería ajustarse a las circunstancias de la pareja.

En cuanto al periodo de tiempo durante el que se percibirá, también hay varias opciones. Puede ser vitalicia, efectuarse en un pago único, durante una serie de meses o años, hasta que se encuentre trabajo o se haya terminado de pagar una hipoteca… Incluso podría sustituirse por la titularidad de una vivienda. También podría acordarse una pensión compensatoria con separación de bienes.

La pensión compensatoria y el IRPF

La pensión compensatoria y el IRPF están relacionados. Ten en cuenta que la parte acreedora tiene derecho a la reducción de la base imponible del importe abonado al antiguo cónyuge. Además, se entiende que la pensión es un rendimiento del trabajo, pero no computa igual que una pensión alimenticia.

Cuando vayas a indicarlo en tu declaración, tendrás que acudir al apartado I y al punto de «Reducciones por pensiones compensatorias a favor del cónyuge y anualidades por alimentos, excepto en favor de los hijos». Luego tendrás que rellenar las casillas desde la 0482 hasta la 0486, donde podrás indicar que se trata de un divorcio y pensión compensatoria para esposa o marido.

Esto es, en líneas generales, todo lo que tienes que saber respecto a la pensión compensatoria. Gracias a ella se evita que surjan problemas económicos graves para uno de los cónyuges durante una separación, y normalmente se establece en función de lo pactado por los interesados.

Temas relacionados