que son las contingencias comunes
Reduce tus impuestos

Contingencias comunes: qué son y cómo se calculan

Mayo 12, 2020 6 min 48 veces compartido

Contingencias comunes. Seguro que has escuchado y visto este término en tu nómina en infinidad de ocasiones, pero ¿sabes realmente lo que significa? Aunque su nombre no es demasiado explicativo, es un concepto sencillo y, sin duda, te interesa saber a qué se refiere. 

Si te paras a leer las cotizaciones de tu salario, verás que cada mes encuentras el término ‘contingencias comunes’ en tu nómina. Es una de las aportaciones a la Seguridad Social más importantes, la que te protege frente a acontecimientos inesperados, como una enfermedad, un accidente o cuando te jubilas. En estos casos, esas aportaciones a las contingencias comunes te permiten cobrar una prestación. Vamos a ver en detalle qué son las contingencias comunes en la nómina, para qué se utilizan y cómo se calcula su base de cotización. ¡Sigue leyendo para conocer todos los detalles!

Contingencias comunes, ¿qué son?

En cada nómina (o pago de autónomos) podemos leer las distintas cotizaciones que aportamos a la Seguridad Social, entre ellas el subsidio por desempleo o las contingencias comunes. A grandes rasgos, una contingencia es un imprevisto o riesgo que podemos padecer. Esto es literalmente a lo que se refiere esta aportación de nuestra nómina. 

Las contingencias comunes son una serie de situaciones que nos pueden ocurrir y que están cubiertas con prestaciones económicas, de manera que estamos protegidos cuando nos ocurren. Pueden ser situaciones inesperadas, como una baja por accidente o enfermedad, acontecimientos como una baja por maternidad o paternidad o la jubilación. 

Los tipos de contingencias comunes de la Seguridad Social

Como hemos comentado, la cotización por contingencias comunes es la más elevada de todas las de tu nómina. Ese dinero que se “queda” la Seguridad Social va a un fondo que cubrirá los periodos en los que el trabajador no pueda trabajar por algún motivo (excepto enfermedad o accidente laboral). También se cubre la asistencia médica, tanto para el trabajador como para su familia.

Dicho de otro modo, las contingencias comunes son:

  • Las bajas laborales por accidente o enfermedad externa al trabajo. También la incapacidad permanente (el trabajador no puede desarrollar sus tareas cotidianas), la permanente absoluta (cuando ya no puede trabajar en nada) o la gran invalidez.
  • La jubilación, así como las pensiones de orfandad, pensión de viudedad, la de auxilio por defunción y demás pensiones relacionadas con la muerte del trabajador.
  • La protección sanitaria a todos los miembros de la familia, en la que se incluye la médica, la farmacéutica y otras prestaciones sanitarias.
  • La prestación por maternidad y paternidad. También están incluidos los permisos por riesgo durante el embarazo y los días de lactancia natural.

Como ves, hay una gran relación entre las contingencias comunes y la Seguridad Social y sus pensiones.

La diferencia entre contingencias comunes y profesionales

Además de las contingencias comunes, en tu nómina también verás otro apartado de cotizaciones destinadas a cubrir las llamadas contingencias profesionales. Aunque tengan nombres similares, son completamente distintas. 

Las contingencias profesionales cubren los gastos sanitarios y farmacéuticos siempre que el origen de la incapacidad para trabajar sea laboral. Es decir, que el trabajador haya sufrido un accidente o enfermedad laboral.

Cómo se calcula la base de cotización por contingencias comunes

Si comparas varias de tus nóminas, verás que no en todas cotizas lo mismo por contingencias comunes. Esto es debido a que la base de cotización varía en cada tramo salarial.

Para poder calcular esta base de cotización hay que sumar el salario base (quitándole complementos tipo dietas, kilómetros y horas extras) a la parte proporcional de las pagas extras. Y después, multiplicar el resultado por 0,047 (ya que es el 4,47% del salario bruto). El resultado de esta fórmula nos da el total de nuestra cotización por contingencias comunes de la Seguridad Social. 

La fórmula quedaría así:

(Salario base [menos dietas, kilómetros y horas extras] + parte proporcional de las pagas extras) x 0,047

Si esta cantidad es inferior a lo que establece el convenio para el puesto de trabajo que se ejerce, se aplicará la base de cotización mínima. Si supera el máximo que establece la Ley se aplicará la base máxima de cotización.

Hay que tener en cuenta que siempre se aplica la base mínima de cotización, independientemente del tipo de contrato (indefinido, temporal o por obra y servicio), a no ser que sea a tiempo parcial. En ese caso se aplica en proporción a las horas que se establezcan en el contrato.

Ejemplo de cálculo de base de cotización

Qué mejor forma de explicarlo que con un ejemplo. Vamos a suponer que María cobra un salario base de 1.000 euros. Además, en su nómina se suma un plus de dietas de 50 euros, las comisiones por objetivos de 350 euros y 150 euros por las horas extras que ha trabajado este mes. 

Así pues, su salario bruto ese mes asciende a 1.550 euros.

Para calcular su base de cotización, como hemos visto, debemos quitar del salario bruto las horas extras (150 euros) y las dietas (50 euros). Y el resultado, multiplicarlo por 0,047. La operación completa sería esta:

(1.550 – 50 – 150) x 0,047= 63,45 euros

Esa es la cantidad que se le descontará del salario bruto a María como base de cotización por contingencias comunes.

Las contingencias comunes de la Seguridad Social, un seguro

Como hemos visto, las cotizaciones por contingencias comunes son imprescindibles. Este dinero que aportas mes a mes a la Seguridad Social es una inversión en tranquilidad y seguridad. Así, sabes que en caso de acontecimientos inesperados como un accidente o enfermedad, estarás protegido gracias a una prestación. Además, las contingencias comunes te permiten recibir una paga si vas a ser mamá o papá o cuando llegue el momento de tu jubilación.Ahora te proponemos un ejercicio. Busca tu nómina y léela, localiza ‘contingencias comunes’ y comprueba por ti mismo todo lo que te hemos contado en este post. Entender tus nóminas y saber a dónde va tu dinero y para qué te puede servir en un futuro es importante.

Temas relacionados