alimentos energéticos
La ruta de la teva vida

Aliments energètics que no poden faltar en la teva dieta

Novembre 23, 2021 6 min 1 vegades compartit

¿Sueles despertarte agotado por la mañana? Si es así, tu cuerpo te indica que tienes falta de energía. Por ello, puede ser recomendable comer alimentos energéticos para pasar de estar somnolientos a estar más fuertes. Y es que la vida laboral es muy estresante y las largas jornadas de trabajo agotan a cualquiera.

Sin embargo, en lugar de depender de alimentos y bebidas energéticas con alto contenido calórico, debes consumir alimentos que te den energía para todo el día. Los alimentos que aumentan la energía suelen ser ricos en proteínas, lípidos y carbohidratos complejos. Tanto los carbohidratos como las proteínas ofrecen la misma cantidad de energía por gramo de alimento.

El objetivo, al comer, ha de ser mantener estables los niveles de azúcar en la sangre del cuerpo y evitar las inmersiones o los alimentos que simplemente te dejan con una sensación de letargo.

Diez alimentos energéticos

Los siguientes son algunos de los alimentos que te darán mucha energía y que puedes conseguir fácilmente.

1. Plátanos

Calorías: 100 g de plátanos contienen 89 kcal.

Los plátanos están repletos de potasio y contienen una buena cantidad de fibra para ralentizar la liberación de azúcar en el torrente sanguíneo. También son una buena fuente de vitamina B y magnesio. Un plátano maduro ofrece más energía en forma de azúcar que un plátano verde. Por lo tanto, procura consumir un plátano en tu desayuno para convertir el azúcar natural en energía.

2. Huevos

Calorías: 1 huevo tiene 75 kcal.

Los huevos son una de las mejores ideas para un desayuno saludable. Un huevo es una rica fuente de grasas saludables y proteínas de alta calidad, que equivalen a 5 gramos de grasa y 7 gramos de proteína. Esta combinación es perfecta para obtener energía para rendir bien todo el día. Este alimento te aporta, además, abundantes minerales y vitaminas, como colina, hierro, vitamina D y vitamina B12.

Son tan proteicos que, comiendo un solo huevo al día, tendrías cubierto el 30% de la cantidad diaria recomendada. En caso de hacer ejercicio o ser un deportista habitual, ten en cuenta que las proteínas son imprescindibles para el buen funcionamiento de la musculatura. También se ocupan de transportar los nutrientes por la sangre, lo que te ayuda a reponerte más fácilmente tras el esfuerzo.

3. Frutos secos

Calorías: 100 g de frutos secos contienen 359 kcal.

Los frutos secos son los mejores aperitivos para combatir la fatiga y el hambre. Orejones, ciruelas pasas, dátiles, etc., todos ellos te ofrecen nutrientes saludables y energía para tu organismo. Hay muchos tipos; asegúrate de incluir en tu dieta una pequeña ración de vez en cuando.

4. Avena

Calorías: una ración de avena contiene 154 kcal.

Un tazón de avena está lleno de fibra y también proteínas. Es perfecto para personas que experimentan caídas y picos de azúcar en sangre. Lo mejor es elegir la avena natural, ya que no está repleta de azúcar. Puedes añadir un poco de miel, leche y bayas para realzar el sabor de la avena.

5. Chocolate

Calorías: una barra de chocolate contiene 235 kcal.

El chocolate contiene teobromina y cafeína. Ambos compuestos ayudan a aumentar los niveles de energía. Si lo consumes con moderación, este alimento puede ofrecerte energía sin desequilibrar tu dieta. Si te preocupa tu línea, tienes la opción del chocolate negro, con menos azúcar.

6. Yogur

Calorías: 100 g de yogur contienen 59 kcal.

El yogur es un alimento perfecto, que puedes tomar a diario y es muy energético. Contiene carbohidratos en forma de azúcares simples, como la galactosa y la lactosa. Cuando estos azúcares se rompen, proporcionan energía instantánea a tu cuerpo y te mantienen fresco y activo durante todo el día.

7. Café

Calorías: 1 taza de café contiene de 1 a 5 kcal, dependiendo de si se acompaña con leche, y si esta es desnatada o no.

El café contiene cafeína, que ayuda a sentirse menos cansado, mientras aumenta los niveles de energía en el cuerpo. Sin embargo, no se recomienda el exceso de café. De esta forma, es mejor limitarse a una o dos tazas de café por la mañana y durante el día. Evita tomar café por la noche, ya que puede afectar a la calidad de tu sueño.

8. Patatas

Calorías: 100 gramos de patatas contienen 86 kcal.

Dado que las patatas son ricas en fibra, aportan energía y también te ayudan a perder peso, al hacer que te sientas más lleno durante un período prolongado. Las patatas tienen los mejores carbohidratos complejos y también son ricas en vitamina C, hierro, magnesio y betacaroteno, todos ellos nutrientes energéticos básicos para tu cuerpo.

9. Espinacas

Calorías: 100 g de espinacas contienen 23 kcal.

Las espinacas tienen niveles equilibrados de magnesio que ayudan a tu cuerpo a generar más energía para afrontar las tareas del día a día. También tienen un alto contenido de ácido fólico, que es un nutriente que favorece la conversión de los alimentos en abundante energía utilizable.

10. Higos

Calorías: 100 g de higos contienen 70 kcal.

Este alimento le da a tu cuerpo muchos azúcares saludables que se convierten en energía de manera instantánea. Asimismo, le ofrecen bastante calcio, a la vez que ácido fólico, ambos nutrientes básicos para incrementar la resistencia de los huesos. Se trata de un aspecto importante para prevenir la descalcificación y ciertas patologías, como la osteoporosis. Consume higos siempre que te sientas agotado; recuerda que puedes incluirlos en tu dieta a diario, y que son un buen snack para picar entre horas.

Para terminar, te recordamos que es importante consumir esta clase de alimentos energéticos dentro de una dieta equilibrada que aporte a tu cuerpo todo lo que necesita. Con este tipo de comida te será fácil combatir la fatiga sin exponerte a engordar. 

Por otro lado, recuerda que beber agua es importante para el funcionamiento normal de nuestro cuerpo. Si bien el agua no proporciona ninguna energía en forma calórica, facilita los procesos energéticos dentro del organismo. Bebe suficiente agua todos los días para que funcione bien; se trata de un simple cambio que suele suponer una gran diferencia.

Temes relacionats