Empresario explicando el éxito del sistema de cubos
Ser joven y ahorrar es posible

Qué es el sistema de cubos y cómo puedes ponerlo en práctica con éxito

agosto 27, 2020 6 min 27 veces compartido

El sistema de cubos fue enunciado por el economista norteamericano Thomas C. Corley en su libro Cambie sus hábitos, cambie su vida. Para escribirlo, entrevistó a un total de 233 estadounidenses cuyo denominador común era su éxito financiero. Todos ellos contaban con ingresos por encima de los 143.000 euros y con un patrimonio neto en activos de casi tres millones. Su objetivo era identificar cuáles eran los puntos básicos y comunes que los habían llevado a tener éxito económico.

El estudio de Corley

El sistema o la llamada teoría de los cubos es un método de planificación financiera que puedes aplicar para mejorar tu forma de ahorrar. Corley llegó a él tras comprobar que sus entrevistados presentaban numerosos hábitos comunes en su comportamiento con el dinero. Curiosamente, la mayoría de estas personas habían acumulado su fortuna después de cumplir los 50 años. Y, lo que era más importante, casi todas habían empezado a amasarla de la misma forma.

Básicamente, antes de hacerse millonarios, se habían fijado como norma ahorrar entre un 10 y un 20 % de sus ingresos. Estaban por encima de la media estadounidense, pues los norteamericanos ahorraban en torno al 8 %. Asimismo, esas personas habían utilizado una estrategia común para gestionar sus ahorros. Y ese método, a la larga, resultó ser uno de los pilares de su éxito para buena parte de ellas.

Te resultará llamativo que 177 de los 233 entrevistados carecieran de patrimonio económico inicial. No habían recibido un premio ni una herencia, ni siquiera un capital importante. Dicho con otras palabras, habían hecho su fortuna desde cero. Todo ello despertó la curiosidad de Corley por la estrategia que habían usado. Y, después de estudiarla, el autor estadounidense enunció la teoría de los cubos.

que es el sistema de cubos y como podemos ponerlo en práctica

¿Qué son los cubos?

Como te explicábamos, el método de los cubos es una estrategia de planificación de las finanzas. Se aplica con objeto de optimizar el ahorro. Si lo pones en práctica, no podemos garantizarte el éxito económico, pero no cabe duda de que estarás utilizando un sistema del cual se ha beneficiado mucha gente.

Digamos que el precepto inicial de Corley es que cuanto antes comiences a ahorrar, más crecerá tu fortuna en un futuro. Esto parece obvio. Pero si tenemos en cuenta que muchas personas empiezan a plantearse ahorrar más pasados los 40 años, quizá no lo sea tanto. A partir de esta tesis, desarrolla su método de los cubos. Este sistema consiste en diversificar el dinero que ahorras en cuatro partes, recipientes o cubos. Son los siguientes.

Los cuatro cubos

  1. El ahorro destinado a la jubilación

En este cubo debes incluir tanto los planes de pensiones como los fondos de inversión a largo plazo. Por lo tanto, se trata de un dinero que no vas a tocar hasta que termine tu ciclo laboral. Y, en consecuencia, siempre que lo tengas en un buen producto financiero, va a experimentar una importante revalorización.

  1. El fondo para gastos específicos

En este recipiente iría el dinero que guardas para determinados gastos futuros que van a llegar de manera inevitable. Por ejemplo, una cantidad para la compra de tu casa, para tu boda o para los estudios de tus hijos. En general, aquí estaría el dinero que ahorras para cualquier gasto previsible en el desarrollo de tu vida.

  1. El fondo para emergencias

No siempre podemos planificar y prever todo. Justamente, en la vida hay determinadas circunstancias imprevistas que nos pueden poner en apuros económicos. Por lo tanto, en este cubo irá el dinero que destinas a cubrir esos posibles gastos sobrevenidos. Buena muestra de ellos serían los derivados de la pérdida del empleo o de un accidente.

  1. Fondo para gastos cíclicos

En esta cuenta o cubo iría el dinero que guardas para hacer frente a determinados gastos que se repiten periódicamente. Pueden reiterarse cada año o cada más tiempo, pero sabes que vas a tener que hacer frente a ellos. Por ejemplo, te estaríamos hablando de las vacaciones o de regalos por los cumpleaños de tus familiares. Pero también de otros más prosaicos como el cambio de coche o reformas en tu casa, unos gastos que tendrás que afrontar cada varios años.

Conclusiones del método de los cubos

Corley se basó en los testimonios de sus 233 entrevistados para desarrollar su interesante teoría. Pero estas confesiones no solo le sirvieron para sentar las bases de estrategias como la de los cubos. También, y como colofón, pudo extraer de ellas ciertas conclusiones que te interesará conocer. Una de ellas es la mencionada de que cuanto antes se empiece a aplicar su sistema, mayor será la fortuna que se logre acumular.

Esto le llevó a ratificar algo que casi todo el mundo debería saber. Se trata de que el tiempo juega siempre a favor de la persona que ahorra. Dicho de otra forma, cuando inviertes unos ahorros que no vas a necesitar y lo haces a largo plazo, es casi imposible que pierdas dinero. La razón es obvia: al no precisarlo, solo recuperarás tu dinero cuando te sea rentable hacerlo.

Pero quizá aún más interesante es otra conclusión. Según Corley, todas las personas a las que entrevistó habían podido vivir perfectamente con el 80 % de sus ingresos. Es decir, no se habían privado de nada y habían conseguido destinar al ahorro desde muy pronto el otro 20 % de aquellos. Este aspecto, junto a la aplicación del método de los cubos, habían propiciado que acumulasen un capital muy importante.

En conclusión y resumen, el sistema de cubos fue diseñado por Corley después de entrevistar a 233 personas que se habían enriquecido. Consiste en que ahorres un 20 % de tus ingresos regulares y distribuyas esa cantidad en cuatro recipientes. Son los que podríamos llamar cubo de la jubilación, cubo de los gastos específicos, cubo de emergencias y cubo de gastos cíclicos. De esta forma, no tendrás garantizado el éxito económico, pero sí mayores posibilidades de conseguirlo. Por todo ello, te animamos a probar el método de Corley.

Temas relacionados