uso de rrss
Ser joven y ahorrar es posible

Redes sociales: uso y abuso

Agosto 5, 2022 5 min

Las sociedades no dejan de cambiar, las mentes se abren y las nuevas tecnologías cada vez abarcan más ámbitos de nuestras vidas, algo que no escapa ya a ninguna generación. Todos conocemos los beneficios y las utilidades de las redes sociales, pero ¿somos realmente conscientes de la cara oculta?

La adicción a las redes sociales es una realidad más que visible hoy en día, y es que cada vez acumulan más y más usuarios. Y esta conducta puede llevar a otros problemas psicológicos como el insomnio, la irritabilidad o la falta de atención y concentración. En este post, te contamos todo lo que debes saber para identificar esta adicción, sus síntomas, consecuencias y cómo prevenirla y aplacarla. ¿Listo? ¡Vamos a ello!

La adicción a las redes sociales: consecuencias

Lo primero es lo primero, ¿cómo puedo identificarla? ¿Qué supone una adicción a las redes sociales? ¿Cuáles son los síntomas y las consecuencias?

Lo cierto es que el uso que le damos a Internet, a las redes y en general, a las herramientas digitales, es clave en nuestro día a día. Y es que cada día usamos nuestro móvil, nos comunicamos, nos informamos y nos entretenemos con él. Todo un mundo en la palma de nuestra mano. Teniendo esto en cuenta, saber poner límites, tratar de no depender al cien por cien y distanciar el mundo real del mundo virtual es esencial para darle un buen uso a todo este universo. 

Sin embargo, en el caso de las redes sociales existe una fina línea entre la socialización y la comunicación y la adicción. Pueden ser un potente motor de conductas adictivas y abusivas.  

Cuando escuchamos adicción, probablemente nos venga a la mente la ingesta de algún tipo: de sustancias, de alcohol, de medicamentos, incluso de comida. Sin embargo, las adicciones también pueden ser psicológicas, asociadas a conductas (al juego, al sexo, al trabajo…). Realmente, cualquier acto que nos reconforte puede derivar en adicción. Si hablamos de redes sociales, los síntomas más comunes que nos pueden ayudar a identificar una adicción son los siguientes:

  • Aumento del tiempo pasado en redes.
  • Dependencia psicológica: obtener ‘likes’ reconforta y anima. 
  • Aislamiento social físico.

Muchas veces, el uso de las redes puede llevar a sensaciones y sentimientos muy identificables como la insatisfacción, la falta de autoestima, la irritabilidad… Estos síntomas pueden ser buenos indicativos de que nos encontramos ante una situación de adicción a las redes sociales. 

Se vuelve adicción cuando perdemos el control sobre el uso que les damos, es decir, cuando nos crean dependencia. Pueden aparecer síntomas depresivos y pérdida de autoestima ante la sobre exposición de publicaciones de otras personas. Estar continuamente contemplando la vida de los demás provoca que inevitablemente nos comparemos. Comparemos nuestro físico, nuestras relaciones, nuestro trabajo, nuestras vacaciones…

Y es que, como cualquier adicción, la adicción a las redes sociales puede tener consecuencias más graves como:

  • Ansiedad o depresión.
  • Pérdida de autoestima.
  • Abandono de relaciones sociales y actividades cotidianas.
  • Trastornos del sueño como el insomnio.
  • Déficit de atención e incapacidad para concentrarse. 
  • Irritabilidad y cambios de humor.
  • Cambios físicos e incluso trastornos alimenticios.

Estos síntomas no hacen más que alimentar el bucle y conseguir que la adicción a las redes sociales se convierta en una manera perfecta de evitar enfrentarse a la realidad. En estos casos, poner límites no es suficiente y es más que aconsejable acudir a un profesional para atajar el problema cuanto antes. 

¿Cómo prevenir y tratar esta adicción?

Identificar una adicción o un principio de adicción a las redes sociales es el primer paso para comenzar a tratarla. De hecho, cuanto antes nos demos cuenta de nuestro nivel de dependencia, más fácil será tratarlo. Aquí van unos cuantos consejos para tomar distancia y establecer una buena relación con las redes:

  • Marca límites y ponte normas. La mejor forma es bloquear las notificaciones y marcar un tiempo de uso determinado por día (podemos fijarlo en nuestro teléfono móvil) que no exceda una hora. 
  • Respeta el tiempo de desconexión. Evita utilizar el teléfono móvil en la cama, el baño y en presencia de otras personas. Entiende que son situaciones en las que no es necesario ni conveniente estar conectado.
  • “Desintoxícate”. Todos necesitamos desconectar del todo de tanto en tanto, establece un día por semana en el que no utilices en ningún momento las redes sociales. Te ayudará a tomar distancia y a reducir esa dependencia.
  • Trata de buscar alternativas. Un nuevo hobbie, ir al cine o ver una serie, practicar deporte… Son actividades que ocuparán el tiempo que habitualmente pasarías en redes sociales. 

En definitiva 

Ya lo hemos visto, la adicción a las redes sociales se puede manifestar por distintos síntomas que podemos identificar en otras personas o en nosotros mismos. Los más importantes son el aumento del tiempo pasado en redes cada día, la dependencia psicológica a ellas y el aislamiento social hacia nuestro entorno. 

¿Lo más importante? Ser conscientes del problema y querer frenarlo. Una vez conseguido esto, trata de marcar límites de tiempo diarios, desconecta por completo durante un día entero de vez en cuando y busca actividades que te distraigan de las redes sociales. Es importante tratarla antes de que provoque consecuencias psicológicas más graves. En estos casos, por supuesto, la ayuda de un profesional se vuelve esencial. 

Temas relacionados