reformas laborales
Ser joven y ahorrar es posible

Los cambios laborales de los últimos años

agosto 5, 2022 6 min

Reforma laboral, pandemia, cambios sociales… Vivimos en un mundo que evoluciona a pasos agigantados, y el ámbito laboral no se queda atrás. Son pocos los empleos que no han sufrido enormes cambios en los últimos años, y la creación de nuevos puestos y conceptos tiene más importancia que nunca. 

Seguro que hace tan solo unos años, justo antes de la pandemia, el término ‘teletrabajo’  era desconocido para muchos de nosotros, y sin embargo, hoy en día es una opción o incluso el día a día de muchos otros. Además, son muchos los cambios de la reforma laboral de 2022, que afecta sobre todo a la negociación colectiva y a la contratación temporal. Vamos a ver todas estas cuestiones en este post, ¿empezamos?

Hacia la digitalización 

El principal factor de cambio en los últimos años ha sido, sin duda, la digitalización de cada vez más sectores. Muchos trabajos han desaparecido para ser realizados por máquinas, y muchos otros han sido creados.

Ciertas fuerzas de trabajo se están automatizando a pasos agigantados, por lo que las tareas, las capacidades y las aptitudes que se espera de los nuevos profesionales cambian a su vez.

Igual que la digitalización provoca la pérdida de empleos, lógicamente también los crea. Cada vez hay más demanda de trabajadores en sectores como el marketing, el desarrollo de software, aplicaciones o páginas web, seguridad de la información, internet de las cosas… Para que te hagas una idea, aquí te dejamos una lista de profesiones cada vez más demandadas:

  • Analista de datos
  • Especialista en comercio electrónico
  • Especialista inteligencia artificial 
  • Especialista en big data y marketing digital
  • Especialista en procesos de automatización y digitalización
  • Desarrollador de software y aplicaciones
  • Especialista en internet de las cosas

La digitalización (y la pandemia de Covid-19) nos ha traído también una nueva posibilidad, que hasta el momento no estaba del todo normalizada. El desarrollo de la tecnología nos permite trabajar desde cualquier lugar, ya sea desde casa, desde una cafetería o en un trayecto en tren, de la misma manera que desde la propia oficina. Parecía que el teletrabajo era una cosa pasajera y que desaparecería al terminar la pandemia, pero lo cierto es que ha llegado para quedarse. Muchas empresas ofrecen la posibilidad de trabajar de manera remota uno o un par de días a la semana, o incluso de manera excepcional durante más tiempo. Por supuesto, esto depende del sector y de la empresa. 

El trabajo del presente (y del futuro)

Por otra parte, el aumento de la esperanza de vida ha provocado que cada vez trabajemos durante más tiempo. Eso sí, la necesidad de una formación cada vez más completa y especializada, hace que entremos en el mundo laboral más tarde que hace tan solo unos 20 años. 

Las organizaciones, las empresas y la forma de trabajar evolucionan con el tiempo, ofrecen nuevos servicios, se especializan, buscan mejoras e inevitablemente, sus empleados también deben hacerlo para adaptarse. Un requisito esencial para los nuevos perfiles de profesionales es la adaptación al cambio, es decir, la flexibilidad. Y es que, al hilo de esto, al contrario que hace unos años, un trabajador hoy en día ya no permanece toda su vida laboral en un mismo puesto o una misma empresa. Es cada vez más común cambiar de trabajo, incluso compaginar unos trabajos con otros, es el caso de las personas freelance, que suelen trabajar por proyectos. 

Cambios en la reforma laboral

Además de los evidentes cambios en el mundo laboral provocados principalmente por el auge de las nuevas tecnologías, en 2022 también nos hemos enfrentado a los cambios que una reforma laboral trae consigo. Vamos a ver los principales.

Convenios colectivos

La nueva reforma da prioridad a los convenios sectoriales a la hora de negociar sueldos. Eso sí, los empresarios siguen teniendo el poder de negociar las condiciones laborales de sus empleados si la empresa está pasando por dificultades económicas. 

Además, se recupera la ultraactividad indefinida del convenio. ¿Y esto qué supone? Que los convenios siguen vigentes aunque hayan caducado hasta que no se pacte uno nuevo entre empresario y trabajadores.

Contratos temporales

El llamado contrato de obra y servicio desaparece y se instaura el contrato por circunstancias de producción y para sustituir a un trabajador (conocida como interinidad).

Además, se pide que se justifiquen las causas de la temporalidad. Si la causa es imprevisible, el contrato durará seis meses prorrogable a 12, si es previsible, tres meses. 

Por otra parte, la contratación temporal fraudulenta tiene ahora mayores sanciones. 

Contratos formativos

Este tipo de contratos también vienen con cambios en la reforma laboral de 2022. El empleo se puede compatibilizar con procesos de formación. Ahora bien, no pueden superar los dos años de duración con horario limitado.

Existen dos modalidades. Una para los que todavía no sean titulados menores de 30 años que combinen prácticas profesionales y clases. Y otra para los que hayan obtenido el título en los tres años anteriores.

Subcontratación

Otro de los cambios de la reforma laboral tiene que ver con las subcontratas. Las empresas contratistas y subcontratistas deben regirse por el convenio sectorial de la actividad que se desarrolle. 

Solo se aplica el convenio de empresa si otorga mejores condiciones salariales que el sectorial.

Mecanismo RED

La reforma también ha traído la creación de un nuevo mecanismo, el RED (red de flexibilidad y estabilización del empleo), que pretende ayudar a las empresas afectadas por problemas sectoriales o cíclicos. 

Este mecanismo permite reducir jornadas o suspender contratos, e incorpora un fondo para pagar prestaciones y exenciones de cotizaciones a la Seguridad Social.

¿Ha habido una derogación de la reforma laboral?

La nueva norma es más una modificación que una derogación de la reforma laboral del 2012.

Los cambios en la reforma laboral de 2022 afectan sobre todo a la negociación colectiva y a la contratación temporal, pero algunos de los aspectos clave de la ley siguen vigentes.

Por eso, aunque no se trata de una derogación de la reforma laboral del 2012, sí ha traído grandes cambios que marcan un antes y un después en el mercado del trabajo en España.

Recapitulando

En definitiva, la digitalización y la pandemia han sido los protagonistas de los principales cambios en el mercado laboral de los últimos años. Desaparición de trabajos y creación de otros, nuevos procesos, nuevas metodologías, más flexibilidad y adaptabilidad. 

Por otra parte, los cambios en la reforma laboral más reciente han traído nuevas formas de contratación y subcontratación, prioridad a los convenios sectoriales y un nuevo mecanismo para que las empresas aborden problemas sectoriales o cíclicos. 

Temas relacionados