Jubilacion forzosa 61 años
Asegura tu jubilación

¿Qué hacer en caso de una jubilación forzosa a los 61 años?

Septiembre 11, 2023 5 min 803 veces compartido

La jubilación forzosa anticipada es la que tiene lugar por causas ajenas al trabajador y puede convertirse en una realidad para muchas personas a partir de los 61 años. Como sabemos que este tipo de jubilación puede generar incertidumbre, es importante estar preparado y conocer todos los detalles para saber qué hacer si se presenta esta situación. 

En este artículo, veremos en detalle qué implica la jubilación forzosa a los 61 años, los requisitos necesarios que el Gobierno de España establece y cómo calcularla. Acompáñanos a descubrir todas estas cuestiones clave relacionadas con una etapa de transición en tu vida laboral y financiera. ¡Empezamos!

Jubilación forzosa a los 61 años: todas las claves

La jubilación forzosa a los 61 es un tipo de jubilación que muchos trabajadores pueden optar en consecuencia de diversos factores: despidos involuntarios, paro prolongado, excedencia forzosa, reestructuraciones empresariales, cambios en las políticas laborales u otras situaciones que hayan provocado un cese en su actividad laboral. De esta forma, podrán disfrutar de su merecido descanso laboral antes de la edad de jubilación ordinaria siempre y cuando cumplan con los requisitos de la Seguridad Social. El único problema de este tipo de pensión es que se percibe hasta un 30% menos, en función de los años que haya cotizado a la Seguridad Social.

¿Cuál es la edad máxima de jubilación obligatoria anticipada?

Es importante recordar que desde 2013 la edad de jubilación ordinaria en España aumenta progresivamente y en 2027 será de 67 años. La última reforma de las pensiones establece que la edad de jubilación forzosa será siempre cuatro años menor que la ordinaria. De este modo, en 2027 la edad de jubilación anticipada forzosa pasará de los 61 años actuales a los 63 años. 

Requisitos de la jubilación a los 61 años

Para jubilarse a los 61 años, hay que cumplir una serie de objetivos impuestos por el Gobierno. En primer lugar, el periodo mínimo que un trabajador debe acreditar si quiere acogerse a una jubilación anticipada forzosa a partir de los 61 años establece dos requisitos:

  • tener un mínimo de 37 años cotizados a la Seguridad Social.
  • tener 62 años en caso de que la cotización acumulada sea menor a 37 años y seis meses.

Además de estos requisitos, es necesario cumplir dos más para acceder a esta modalidad de jubilación. Por un lado, ser demandante de empleo durante al menos los seis meses inmediatamente anteriores a la solicitud y, por el otro, que existan causas económicas, tales como un despido colectivo (ERE), objetivo, resolución judicial, fuerza mayor, muerte, jubilación del empresario o violencia de género.

Hay que recordar que en la jubilación forzosa a los 61 años existe un coeficiente reductor de la pensión pública. Esto quiere decir que se aplicará una rebaja del 7,5% en la cantidad a percibir de la pensión anual. Hay que tener en cuenta, además, que desde 2013 se añade un nuevo punto en la normativa que castiga más la cuantía de la pensión que recibirá el trabajador. Si antes la reducción se aplicaba sobre la base de cotización, ahora esta penalización se calcula sobre toda la pensión, lo que provoca una rebaja notable del dinero que se recibe.

Cómo calcular mi jubilación forzosa anticipada

Llegados a este punto, es normal preguntarse cuánto se va a cobrar de pensión al jubilarse. Por eso, se ha puesto en marcha un simulador que calcula en función de diferentes parámetros la diferencia entre lo que uno espera cobrar cuando se jubile, lo que cobrará y lo que, según sus expectativas, debería tener ahorrado para poder llevar la vida a la que aspira.

Ciertamente, se trata de una herramienta muy útil para poder valorar si la estrategia de ahorro que se está siguiendo de cara a la jubilación es la adecuada. De lo contrario, será necesario realizar ajustes para complementar la pensión que se va a recibir tras el retiro laboral.

Instrumentos de ahorro

Aquí es donde entran en juego algunos de los instrumentos más conocidos de ahorro a largo plazo, como los planes de pensiones o los seguros de ahorro Unit linked.

Lee también: ¿Cómo me puedo jubilar anticipadamente?

Las interesantes ventajas fiscales del plan de pensiones son la característica más destacable de esta herramienta para la jubilación. Hay que recordar que las aportaciones a este producto están limitadas a 1.500 euros anuales (o el 30% de las rentas del trabajo) y que todo este dinero es deducible en su totalidad en la declaración del IRPF.

Por otro lado tenemos los seguros Unit linked, un producto que te permite planificar un ahorro para tu jubilación, de forma sistemática y constante, para tener la posibilidad de complementar tus ingresos y disponer de más tranquilidad el día de mañana. Este seguro te ofrece una gran flexibilidad en las aportaciones y acceso a carteras de inversión dinámicas con garantía mínima de las primas aportadas durante los primeros 10 años o hasta cumplir los 67 años de edad en caso de invalidez o fallecimiento.

Recapitulando

Si te encuentras en una situación de jubilación anticipada forzosa por despido o cualquier otra situación, es crucial informarte sobre tus derechos, calcular tu pensión y considerar diferentes herramientas de ahorro complementarias. Jubilarse a los 61 años y empezar una nueva etapa de transición laboral puede ser un nuevo comienzo, y con una buena planificación financiera, podrás disfrutar de una jubilación plena.

Simuladores y calculadoras

Calcula tu próxima etapa con Ruta67

Si te planteas cuánto podrías ahorrar con tus ingresos o qué plan de pensiones encaja contigo, incluso si buscas visualizar tu futuro, te lo ponemos fácil con nuestros simuladores y calculadoras que te ayudarán a afrontar tu próxima etapa con Ruta67.