inflación y ahorros
Rentabiliza tus ahorros

¿Cómo afecta la inflación a tus ahorros parados?

Enero 9, 2023 5 min

Vivimos en una época de cambios sociales y políticos frenéticos y constantes. Y a estos cambios, se suman, cómo no, importantes e incluso inauditas variaciones en la economía. La inflación está cerca del 10% y las alarmas se disparan. Si pensamos en nuestros ahorros, sobre todo si están parados, el efecto de la inflación puede ser devastador. 

Nuestro poder adquisitivo también se ve muy afectado a causa de este fenómeno. ¿Cómo puede afectar la inflación al ahorro? Y, lo que es más importante, ¿cómo evitar o paliar este efecto? Si has contestado que convirtiéndolo, enhorabuena, estás en lo cierto. En este post te explicamos los efectos que puede tener la inflación en tus ahorros y algunas ideas para poner tu dinero a trabajar y así evitarlos. ¿Empezamos?

¿Qué es la inflación?

Seguro que alguna vez has oído hablar del “enemigo silencioso de los ahorradores”, se trata de la inflación. Y es que este fenómeno económico se come los ahorros y reduce mucho el poder adquisitivo de las personas. Sobre todo en el campo de las materias primas, los alimentos y la energía.

La inflación es el incremento continuo durante un periodo de tiempo determinado de los precios de los productos y servicios. Esto provoca que el poder adquisitivo y la rentabilidad de los ahorros de las personas caigan. En pocas palabras, el dinero pierde su valor inicial y, por tanto, podemos comprar menos bienes y servicios que antes con el mismo dinero. También, por otro lado, disminuye el valor de los ahorros que tenemos parados. Por eso, como veremos a continuación, la mejor opción para tratar de luchar contra la inflación es invertir. 

¿Cómo se mide la inflación?

La inflación se mide con un indicador: el Índice de Precios de Consumo o IPC. El Instituto Nacional de Estadística es el encargado de medir el IPC y, de esta manera, evaluar el coste de la vida en nuestro país y valorar cómo nos afecta la inflación. Para calcularlo, se tienen en cuenta nada menos que 955 productos y servicios relacionados con la alimentación, el ocio, los transportes, la medicina, las comunicaciones o la restauración, entre otros. 

¿Cómo afecta la inflación al ahorro?

El poder adquisitivo de las personas es el principal perjudicado de este fenómeno. Y es que a más inflación, menos poder de compra y más cara es la vida en general. Es decir, 10 euros ahora no valen lo mismo que 10 euros hace un año. El efecto es claro: simplemente llenando nuestra cesta de la compra como hacemos normalmente, podemos comprobar el aumento de los precios.

Pero el dinero que utilizamos a diario para hacer nuestra compra habitual (no solo de productos, sino también de servicios) no es lo único que nos debe preocupar. El dinero que no usamos en el día a día y que tenemos ahorrado para posibles imprevistos, emergencias, o bien para adquirir un bien más costoso en un futuro, también sale perdiendo. El dinero parado, o lo que es lo mismo, los ahorros que tenemos descansando en el banco, pierden su valor.

¿Cómo hacer frente a la inflación?

Ya hemos visto que no existe una fórmula mágica para evitar la inflación, pero sí una clave: hay que poner el dinero a trabajar. ¿Cómo? Invirtiendo nuestros ahorros en algún producto (o varios) con una rentabilidad suficiente (o superior) para compensar los efectos de la inflación sobre nuestro dinero. Eso sí, como sabes, a mayor rentabilidad, mayor riesgo, por lo que es complicado encontrar un equilibrio sin asumir grandes riesgos.

Si decides invertir tu dinero para luchar contra la inflación, puedes hacerlo por distintas vías. Hay opciones de inversión para cada tipo de ahorrador, sobre todo asociadas al nivel de riesgo que se puede afrontar. Eso sí, es importante tener en cuenta que, aunque toda inversión vaya acompañada de riesgo, tener tus ahorros parados es también un riesgo ya que, conforme pasa el tiempo, cada vez valen menos. 

Podemos elegir opciones de renta variable o de renta fija, activos inmobiliarios, distintas divisas… Asimismo, acciones, fondos de inversión, bonos y obligaciones del Estado, compra de vivienda… Cualquier opción, siempre bien meditada y, por supuesto, comprendiendo el nivel de riesgo al que viene asociada, será más útil que mantener los ahorros parados. 

Recapitulando

La vieja costumbre de guardar dinero bajo el colchón no es, ni mucho menos, un buen método de ahorro. En periodos de inflación, el dinero pierde drásticamente su valor, los precios suben, nuestro poder adquisitivo baja y nuestros ahorros ya no valen lo mismo que antes. Así es cómo afecta la inflación al ahorro. 

Este fenómeno es un problema especialmente importante en un país como España, en el que las familias son tradicionalmente conservadoras y tienden a dejar sus ahorros parados. Invertirlos es la única manera de combatir la inflación, pero con un objetivo en mente: encontrar la rentabilidad suficiente para paliar sus efectos. 

Temas relacionados