Ayudas para mayores de 55 años
La ruta de tu vida

Ayudas para mayores de 55 años que no hayan cotizado

Enero 4, 2024 6 min 4 veces compartido

Tener un contrato de trabajo parece algo común y obvio, sobre todo cuando alcanzas cierta edad. Sin embargo, la realidad en ocasiones puede ser muy diferente. Ya sea por haberse dedicado al cuidado del hogar o por realizar trabajos puntuales sin contrato, las personas que no han cotizado nunca son más de las que creemos. 

Otra situación que vivimos en España es la del desempleo de larga duración en personas que superan el umbral de los 55 años. Personas que se han quedado sin trabajo y que no consiguen que les contraten en ningún otro sitio, principalmente por la edad que tienen. Si hablamos de reinserción en el mundo laboral tras un despido, este grupo es uno de los más afectados y con más complicaciones e impedimentos a la hora de encontrar un nuevo empleo. 

La jubilación es una etapa de la vida que todos esperamos con ilusión. Sin embargo, no todos los trabajadores han tenido la oportunidad de cotizar lo suficiente para asegurar una jubilación tranquila y cómoda. Afortunadamente, en España existen ayudas para mayores de 55 años que no hayan cotizado lo suficiente. En este artículo, exploramos las opciones disponibles y cómo pueden beneficiarse de ellas.

La dificultad de encontrar trabajo a partir de los 55

Según los datos ofrecidos por la Encuesta de Población Activa (EPA) realizada por el Instituto Nacional de Estadística (INE), en junio de 2023 el número de parados con más de 55 años estaba en 535.100 personas. Teniendo en cuenta que el número total de personas desempleadas durante junio estaba en 2.688.842, podemos decir que los mayores de 55 años suponen 1 de cada 5 personas en situación de desempleo, un 20% aproximadamente. Este problema afecta ligeramente más a las mujeres que a los hombres. 

Encontrar trabajo a partir de los 50: por qué es tan complicado

Existen diferentes motivos y razones por las que las empresas prefieren no contratar o despedir a los trabajadores una vez pasan la barrera de los 50 años. Una de ellas es precisamente la edad, las empresas prefieren contratar a jóvenes con salarios más bajos y menos experiencia. Además, con la importancia que le da la sociedad a la buena imagen, las empresas creen que con personas mayores dan peores sensaciones. Tener gente joven en la plantilla da la impresión de innovación, flexibilidad, modernidad, etcétera. Otros motivos son las competencias y conocimientos desactualizados o que puedan abstenerse más del trabajo por causas de salud.

¿Qué ayudas ofrece la Seguridad Social para los mayores de 55 años?

Ante esta situación, el gobierno y la Seguridad Social se han puesto manos a la obra para poder ofrecer ciertas ayudas para mayores de 55 años que no hayan cotizado o que estén en situación de desempleo de larga duración.

Ingreso Mínimo Vital (IMV)

Desde 2020, pueden solicitar el Ingreso Mínimo Vital todas aquellas personas que se encuentran en una situación de desempleo, sin ingresos ni patrimonio o las que tienen empleos precarios y salarios tan bajos que no cubran las necesidades básicas. El objetivo de este subsidio es mitigar el riesgo de pobreza y exclusión social de la gente que se encuentra en situación de vulnerabilidad económica. 

Aunque no es una ayuda específica para los mayores de 55 años, también se incluyen entre las personas que tienen derecho a solicitarla, siempre y cuando cumplan ciertos requisitos. Algunas de las condiciones que se deben dar para recibir esta prestación son no superar el límite de renta anual estipulado en 6.000 euros para una única persona y 13.000 euros en los casos de que la unidad familiar sea de 2 adultos y 3 niños. 

La cuantía a percibir del IMV depende de ciertos factores y puede variar entre 565,37 euros al mes para unidades familiares de una sola persona hasta 1.368,21 euros para aquellas unidades de convivencia más grandes. 

Pensión no contributiva por jubilación

Muchas de estas personas se encuentran cerca de la edad de jubilación pero no cuentan con suficiente tiempo cotizado para acceder a la pensión correspondiente. Los que se encuentren en este caso, podrán solicitar la pensión no contributiva de jubilación.

El subsidio para mayores de 55 años es una ayuda no contributiva gestionada por el Instituto de Mayores y Servicios Sociales (Imserso). Para poder solicitar y obtener esta ayuda, se deberá cumplir estos requisitos:

  • Haber cumplido los 65 años
  • Residencia en España durante al menos 10 años, de los cuales al menos 2 deben ser inmediatamente anteriores a la fecha de solicitud. 
  • Que sus ingresos no superen los 6.784,54 euros anuales.

Renta Activa de Inserción (RAI)

Si no se cumplen los requisitos de ninguna de los anteriores subsidios, existe otro tipo de ayuda para los mayores de 65 años que no hayan cotizado nunca o el tiempo mínimo exigido para las demás pagas. La Renta Activa de Inserción está enfocada para todos los colectivos que no tienen ingresos ni reciben ninguna otra prestación. La meta del RAI es aumentar las oportunidades de volver al mundo laboral a todas las personas con dificultades económicas y que no logren encontrar empleo. 

Esta ayuda se puede solicitar hasta en tres ocasiones y cada vez se cobrará durante 11 meses consecutivos. Junto a la ayuda económica, los beneficiarios de esta participarán en un programa de reinserción en el mercado de trabajo. 

Entre los requisitos que deben cumplir las personas que soliciten esta ayuda están:

  • Estar desempleado e inscrito como demandandante de trabajo
  • Menor de 65 años
  • Que los ingresos propios no superen el 75% del salario mínimo interprofesional (SMI) 

Subsidio Extraordinario por Desempleo (SED)

Para las personas que hayan agotado las prestaciones por desempleo y/o sean parados de larga duración, y que además tengan obligaciones familiares, existe otra alternativa disponible. El subsidio extraordinario por desempleo cuenta con requisitos como la búsqueda activa de empleo y que no se tenga aún la edad suficiente para solicitar la pensión de jubilación. 

De forma muy breve

La jubilación es un período de la vida que debe disfrutarse con tranquilidad y comodidad. Para aquellos mayores de 55 años que no han cotizado lo suficiente, existen ayudas y programas diseñados para proporcionar apoyo financiero y mejorar su calidad de vida en la jubilación. Desde prestaciones de ingresos mínimos hasta opciones de reinserción laboral y programas de formación, es importante explorar todas las posibilidades disponibles y buscar asesoramiento financiero cuando sea necesario. La jubilación puede ser una etapa gratificante, independientemente de las contribuciones pasadas, y estas ayudas están diseñadas para hacer que ese objetivo sea alcanzable para todos.

Simuladores y calculadoras

Calcula tu próxima etapa con Ruta67

Si te planteas cuánto podrías ahorrar con tus ingresos o qué plan de pensiones encaja contigo, incluso si buscas visualizar tu futuro, te lo ponemos fácil con nuestros simuladores y calculadoras que te ayudarán a afrontar tu próxima etapa con Ruta67.