subvenciones personas dependientes
Protégete a ti y a los tuyos

Ayudas para personas dependientes en 2023

Mayo 17, 2023 6 min 177 veces compartido

La ley de dependencia se ha actualizado este año 2023, aumentando las cuantías mínimas y las máximas desde el 1 de abril. Por ello, si tienes a una persona mayor o dependiente a tu cuidado o tú mismo estás en situación de dependencia, te interesará conocer todas las novedades en relación a las prestaciones y ayudas a la dependencia. El objetivo de este fondo es garantizar una cierta autonomía para estas personas. 

Recuerda que puedes pedir que revisen tu grado de dependencia o el de cualquier familiar si consideras que han podido haber variaciones en este sentido. Además, te recomendamos solicitar las ayudas cuanto antes, ya que suele ser un proceso largo de más de un año de media. Antes de solicitar una prestación, asegúrate  de tener un grado de dependencia que entre en la recepción de ayudas. 

Sigue leyendo este post para conocer todos los servicios y las prestaciones económicas disponibles en 2023 y los requisitos para solicitarlos o cómo funciona la ley de dependencia. ¡Que no se te pase nada! 

Ley de dependencia: Nuevas ayudas a personas dependientes en 2023

Según el Boletín Oficial del Estado (BOE), la ley de dependencia pretende “regular las condiciones básicas que garanticen la igualdad en el ejercicio del derecho subjetivo de ciudadanía a la promoción de la autonomía personal y atención a las personas en situación de dependencia”.

Dicho de una forma más sencilla, la ley de dependencia regula el pago de ayudas a personas vulnerables para garantizar sus derechos básicos, su autonomía, seguridad y su bienestar. Esta ley incluye a mayores, personas enfermas y personas incapacitadas.

La ley se puso oficialmente en marcha en 2007 por la creciente tasa de dependencia en España. Durante 2022, el presupuesto para financiar las ayudas se aumentó en 600 millones de euros. Así, el presupuesto total aprobado y que entró en vigor en 2023 para la ley de dependencia es de 2.629 millones de euros.

Las ayudas a la dependencia se solicitan presencialmente o por Internet, y los servicios sociales valoran el grado de dependencia (grado I, II o III) y hacen un PIA (Plan Individualizado de Atención), en el que se detalla la prestación económica o servicio que corresponde. 

Lo cierto es que la lista de espera para percibir las ayudas a la dependencia ha sido muy larga, sobre todo durante los primeros meses desde su entrada en vigor. En 2023 el Gobierno ha aumentado el presupuesto asistencia pero la gestión y la burocracia en cada una de las autonomías han entorpecido el proceso para percibir estas ayudas, según detectaron los mismos Servicios Sociales. 

La ley de dependencia ofrece una serie de prestaciones económicas que incluyen tanto ayudas para familiares cuidadores como para contratar cuidadores de personas dependientes como un servicio profesional o a través de un centro especializado. 

Las prestaciones económicas de la ley de dependencia

Las prestaciones económicas de la ley de dependencia siempre dependen del grado de incapacidad de la persona. Vamos a ver cómo quedan estas ayudas a la dependencia para el 2023.

Cuidados no profesionales y ayudas a familiares de personas dependientes 

En concreto las ayudas a la dependencia para cuidados no profesionales van desde los 150 hasta los 430 euros mensuales para cubrir cuidados no profesionales, es decir, familiares que cuidan a la persona en su casa (suele ser su cónyuge o hijo). La cantidad la cobra la persona dependiente mensualmente, y varía según la comunidad autónoma y según el grado de dependencia:

  • Dependencia moderada, grado I: prestación de 138,4 euros de media.
  • Dependencia severa, grado II: prestación de 241 euros de media.
  • Gran dependencia, grado III: prestación de 334 euros de media.

Servicio: ayudas para contratar cuidadores de personas dependiente 

Si el PIA elaborado por los servicios sociales determina que la persona dependiente requiere servicios profesionales, ya sean a domicilio o en un centro de día o una residencia, la prestación cubre una cantidad del precio mensual. Esta cantidad va en función de la renta de la persona dependiente. 

  • Ayuda a domicilio:
    • Dependencia grado I: prestación media de 218 euros y 20,5 horas al mes (menos de una hora al día).
    • Dependencia grado II: prestación media de 344 euros y 37 horas al mes (alrededor de una hora al día).
    • Gran grado III: prestación media de 557 euros y 70 horas al mes (alrededor de dos horas al día). 
  • Centros de día:
    • Dependencia grado I: prestación media de 213 euros al mes. 
    • Dependencia grado II: prestación media de 335 euros al mes.
    • Gran grado III: prestación media de 458 euros al mes.
  • Residencias:
    • Dependencia grado I: prestación media de 465 euros al mes. 
    • Dependencia grado II: prestación media de 480 euros al mes.
    • Gran grado III: prestación media de 540 euros al mes.

Requisitos para solicitar las ayudas a la dependencia

Como ya hemos visto, existen tres grados distintos de dependencia:

  • Grado I: Dependencia moderada. La persona necesita ayuda en sus tareas básicas al menos una vez al día o de manera intermitente. 
  • Grado II: Dependencia severa. La persona necesita ayuda en sus tareas básicas varias veces al día, aunque no constantemente.
  • Grado III: Gran dependencia. La persona necesita ayuda en sus actividades básicas varias veces al día y la presencia constante de la persona que la cuide.

Para solicitar ayudas a la dependencia hay que acudir a un centro de atención primaria o a los servicios sociales municipales, y es necesario contar con un informe que acredite el grado de dependencia. Este informe lo elabora el Servicio de Valoración de la Dependencia teniendo en cuenta los informes de salud, la visita al domicilio y una entrevista con la persona dependiente. Más adelante, si su situación cambia, puede pedir una revisión sobre este grado.

Recapitulando: las ayudas a la dependencia

La ley de dependencia ofrece estas prestaciones económicas, necesarias para todas aquellas personas que necesiten ayuda para realizar sus tareas básicas diarias y así garantizar su autonomía y bienestar. Pueden ser mayores, personas enfermas o personas incapacitadas. 

Para solicitar una ayuda es necesario tener acreditado uno de los tres grados de dependencia (moderada, severa o gran dependencia). Las prestaciones van destinadas a cubrir desde los cuidados no profesionales en el domicilio hasta los servicios de personal especializado o de centros de día y residencias. La cantidad recibida mensualmente dependerá del grado de dependencia de la persona. 

Eso sí, a la hora de pedir ayudas a la dependencia, paciencia. La norma dice que se resuelva el expediente en seis meses como máximo, aunque ese proceso suele extenderse bastante dependiendo de la comunidad autónoma, y la media se sitúa en un año de espera.

Temas relacionados