etapas de la vida
Disfruta tu retiro

La teoría de la escalera y el envejecimiento

Mayo 30, 2023 7 min 278 veces compartido

A pesar de lo que se dice en Internet, Albert Einstein nunca formuló una “teoría del envejecimiento”, pero si hubiera sido así, se podría relacionar con su teoría de la relatividad y esa sensación constante de que, cuanto más mayores nos hacemos, más rápido pasa el tiempo. Una teoría que sí explica el paso de los años en las personas es la teoría de la escalera, que relaciona cada etapa con un peldaño diferente, con su ritmo y sus variaciones, porque no todas las vivencias son iguales ni cada persona experimenta lo mismo en cada “escalón”.

¿Qué es la teoría del envejecimiento de Einstein?

Muchas páginas de internet aseguran que Albert Einstein, conocido por su teoría de la relatividad y sus contribuciones a la física, formuló una teoría específica sobre el envejecimiento humano, pero es mentira. Aún así es cierto que si miramos su trabajo de cerca y le damos una vuelta, veremos que la teoría de la relatividad puede servirnos para entender un poco mejor por qué cada uno vive el paso de los años diferentes. 

La teoría de la relatividad, a grandes rasgos, se basa en la noción de que el tiempo no es una cosa que se mantiene estática todo el rato, sino que es cambiante según la velocidad y la gravedad. Siguiendo esta teoría, el tiempo puede pasar más despacio para alguien que se mueve muy rápido. Eso significa que si existen dos personas, una de ellas viajando a una velocidad aproximada a la velocidad de la luz y otra estando en completo reposo, la persona que va casi a la velocidad de la luz notaría pasar el tiempo más lento.

Aunque la teoría de la relatividad de Einstein está más relacionada con el tiempo en el ámbito físico, podemos reflexionar sobre cómo a la hora de envejecer se puede percibir diferente en cada persona según las experiencias y las circunstancias de la vida.

Entonces en el caso de existir una “teoría del envejecimiento de Einstein”, podríamos decir que se basa en la idea de que el envejecimiento no es un proceso fijo y lineal, sino que está sujeto a factores muy cambiantes. Para algunas personas, el tiempo puede parecer pasar más rápido, mientras que para otras puede parecer más lento, dependiendo de diversos factores como la salud, las experiencias o la calidad de vida.

Qué es la teoría de la escalera: descripción y etapas

La teoría de la escalera es una forma de entender cómo envejecemos y cómo cambia nuestra vida a medida que pasan los años. Según esta teoría, podemos ver el envejecimiento como si estuviéramos subiendo una escalera, con diferentes etapas en cada peldaño. A medida que las personas avanzan en edad, se espera que suban cada escalón sucesivamente y enfrenten diferentes retos en cada uno de ellos propios de la edad correspondiente.

Primera etapa: la infancia

La primera etapa de la escalera se refiere a la infancia y la niñez, donde los principales desafíos se centran en el crecimiento físico, el desarrollo de los sentidos y la adquisición de habilidades básicas durante el día a día. Durante esta etapa, los niños no son plenamente conscientes del paso del tiempo.

Segunda etapa: adolescencia y juventud

A medida que las personas suben al siguiente escalón, que representa la adolescencia y la juventud, se enfrentan al gran cambio a la edad adulta, la formación de la identidad y la búsqueda de independencia. En esta etapa, se tiene una gran curiosidad por la vida en general, llevar todo al límite y querer probar cosas nuevas. Aquí es a lo que se refiere Einstein con lo de que un cuerpo que va a la velocidad de la luz, notará que el tiempo pasa más lento que uno que está estático. 

Tercera etapa: edad adulta

El tercer escalón representa la edad adulta, donde las personas suelen centrarse en sacar sus carreras, formar una familia y asumir responsabilidades. Esta etapa también puede estar marcada por cambios en las relaciones y el equilibrio entre el trabajo y la vida personal. Dan los primeros pasos para ser un “cuerpo estático”, quieren estabilidad mientras que todo a su alrededor se mueve rápido. 

Cuarta etapa: mediana edad

El cuarto escalón corresponde a la mediana edad, donde las personas pueden experimentar una reevaluación de sus metas y prioridades, y pueden enfrentarse a desafíos como el cuidado de los padres mayores y el ajuste a cambios físicos y emocionales.

Quinta etapa: vejez y jubilación

Finalmente, el último escalón representa la vejez y la jubilación. En esta etapa, las personas pueden enfrentar desafíos relacionados con la salud, la pérdida de seres queridos y la reflexión sobre el legado que dejan y el propósito de la vida. A pesar de todas estas dificultades, muchas personas aprovechan esta etapa de sus vidas para hacer cosas que no han podido hasta el momento y que les hace sentirse más jóvenes que nunca

Es importante destacar que la teoría de la escalera no implica que todas las personas sigan el mismo camino o tengan las mismas experiencias en cada etapa. Cada individuo tiene su propio recorrido y puede enfrentar los desafíos de manera diferente. Además, las etapas pueden superponerse o variar dependiendo de factores individuales y culturales.

A lo largo de nuestras vidas, subimos los peldaños de la escalera del envejecimiento, enfrentando diferentes desafíos y etapas. Desde la juventud desenfrenada hasta la cumbre de la madurez, cada peldaño nos da la oportunidad de crecer, aprender y disfrutar de la vida en todas sus etapas. 

¿Qué tienen en común estas dos teorías?

Como hemos visto, al relacionar el envejecimiento con la teoría de la relatividad de Einstein, se sugiere que el tiempo es relativo y puede variar según las circunstancias. Esta idea nos lleva a reflexionar sobre cómo percibimos y experimentamos el tiempo a lo largo de nuestras vidas.

De manera similar, la teoría de la escalera en el envejecimiento sugiere que el proceso de hacerse mayor implica pasar por diferentes etapas o escalones en nuestras vidas. Cada peldaño representa una fase nueva y distinta en este proceso, con sus propias características y desafíos.

Al relacionar estas dos teorías, podemos ver que el envejecimiento, al igual que el tiempo en la teoría de la relatividad, no es igual para todos, cada persona lo va a sentir de una forma completamente diferente. Algunas pueden notar que el tiempo pasa rápido, mientras que otras pueden tener una sensación de que el tiempo se mueve más despacio. A todos nos ha pasado lo de hablar con compañeros de trabajo o con amigos y que digan que su semana se ha pasado volando, mientras que para nosotros han sido unos días eternos. De manera similar, algunos individuos pueden avanzar rápidamente en los escalones de la teoría de la escalera, mientras que otros pueden tomar más tiempo en cada etapa. Sobre todo en la etapa donde se es un joven adulto, empiezas a ver gente de tu misma edad comprándose un piso y teniendo hijos, mientras que otros aún no han finalizado sus estudios. 

En resumen, la teoría de la relatividad, que no la teoría del envejecimiento de Einstein, y la teoría de la escalera comparten la idea de que el envejecimiento es un proceso individual y subjetivo, y que tanto el tiempo como las etapas del envejecimiento pueden variar según las circunstancias y las experiencias de cada persona. Ambas teorías nos invitan a reflexionar sobre cómo percibimos y experimentamos el envejecimiento en relación con nuestra propia realidad. 

Simuladores y calculadoras

Calcula tu próxima etapa con Ruta67

Si te planteas cuánto podrías ahorrar con tus ingresos o qué plan de pensiones encaja contigo, incluso si buscas visualizar tu futuro, te lo ponemos fácil con nuestros simuladores y calculadoras que te ayudarán a afrontar tu próxima etapa con Ruta67.