que es la revolucion digital
Ser joven y ahorrar es posible

Revolución digital: ¿qué es y qué nos depara?

Agosto 5, 2022 5 min 1 veces compartido

La revolución digital a día de hoy es un concepto común que tenemos casi interiorizado. La tecnología digital sigue avanzando, actualizándose prácticamente cada minuto. La innovación es una característica propia de la revolución digital, que sigue transformando los entornos y nuestras vidas día a día, la manera en la que trabajamos, estudiamos, nos relacionamos o realizamos acciones cotidianas. 

Pero, ¿realmente sabes lo que es la revolución digital? ¿Tienes curiosidad por saber qué nos depara y hacia dónde vamos? Predecir el futuro no es nuestra especialidad, pero sí podemos estimar y reflexionar sobre este concepto tan familiar ya en nuestro día a día, y es que la revolución digital conlleva ventajas y desventajas. ¡Comenzamos!

¿Qué es la revolución digital?

Cambio, evolución o actualización constante. Esta podría ser la principal particularidad de la revolución digital. Esta tecnología tiene la capacidad de abarcar todos los ámbitos, la industria, el comercio, la ciencia, y por supuesto, la información y la comunicación. 

La resolución digital, también conocida como tercera revolución industrial, sigue en proceso y sigue renovando la sociedad, el entorno y la economía. También provoca que ciertos procesos, objetos y metodologías queden anticuados a pasos agigantados.

Revolución digital: el origen

Aunque nos suene muy moderno y vanguardista, la revolución digital comenzó a gestarse hace unos 60 años. La década de los 1960 fue el principio de lo que hoy conocemos como la web. 

En los 70-80 comienzan a aparecer los primeros equipos informáticos, los primeros dispositivos móviles, la televisión, los cajeros automáticos… La revolución digital ya avanzaba a ritmo acelerado y con ella, avanzaba y mutaba la sociedad. 

En los 90, cuando el acceso a los equipos informáticos se democratiza e Internet llega a cada vez más hogares, la manera en la que consumimos información y nos comunicamos con otras personas da un vuelco total. 

Comienza una nueva “era de la información”. Tras el boom de la radio y la televisión, la nueva forma de acceder a la información, la web, gana todo el protagonismo. 

Aunque no se puede considerar el punto de partida, sí podríamos decir que la revolución digital tiene su origen más evidente en la facilidad del acceso a Internet. Podría considerarse un antes y un después en el mundo digital.  

Ventajas y desventajas

No todo es blanco o negro, la revolución digital tiene ventajas y desventajas en nuestras vidas. Hay que reconocer que la tecnología nos ha traído muchas cosas buenas, pero la otra cara de la moneda también existe. 

Vamos a ver algunos de los beneficios que nos ha traído la revolución digital:

  • Ya no hay distancias. La tecnología llega a todas partes, lo que nos permite contactar con cualquier punto del planeta en cualquier momento, lo cual es útil tanto para el área del trabajo como para las relaciones personales. 
  • Mayor productividad. Muchos procesos y metodologías traídos por la tecnología han supuesto un antes y un después en el mundo de la eficiencia y la productividad
  • Acceso universal a la información. Internet ha permitido acceder a todo tipo de informaciones, más generales o más especializadas, desde muchos medios distintos, tanto los medios de comunicación tradicionales como las redes sociales más punteras. 
  • La ciencia avanza mucho más rápido. Uno de los aspectos más positivos del progreso tecnológico sin duda ha sido los avances en salud y ciencia que mejoran la vida de las personas. 

La evolución tecnológica nos ha traído, por otra parte, desventajas que no podemos ignorar:

  • Desaparición de ciertos puestos de trabajo. Es cierto que ha traído la creación de muchos otros, pero la revolución digital ha conllevado la eliminación de miles de puestos de trabajo que ahora son realizados por máquinas de manera automática.
  • Dependencia y adicción. La creciente automatización de ciertas tareas también ha traído que cada vez seamos más dependientes de las máquinas y las tecnologías inteligentes, lo que puede provocar aislamiento, soledad e incluso adicción.
  • Más consumismo y materialismo. Podemos acceder casi a cualquier producto o servicio a un clic desde nuestro propio teléfono móvil, por lo que consumir es cada vez más y más fácil y puede volverse insostenible, tanto para la sociedad como para el medio ambiente
  • Marginación social. La brecha tecnológica es una realidad, las personas y sociedades que no tienen acceso a herramientas tecnológicas quedan relegadas a un total aislamiento social. 

La tecnología al servicio de las personas: ¿hacia dónde vamos?

En definitiva, las tecnologías se crean, y de hecho, deben crearse para estar al servicio de las personas, para hacernos la vida más fácil, más productiva y eficiente. Sin embargo, la conocida como tercera revolución industrial, la revolución digital, ha traído algunos inconvenientes. 

Aunque simplifiquen muchas tareas del día a día y sean perfectas herramientas de trabajo e incluso de entretenimiento, las nuevas tecnologías pueden llegar a aislarnos socialmente y llevarnos a una especie de dependencia de ellas. El uso que les demos y los límites que establezcamos dependen de nosotros y pueden marcar la diferencia entre lo que nos es útil y lo que nos perjudica. Este es uno de los retos del Internet de las cosas, del big data o la realidad virtual, las tecnologías que cada vez ganan más terreno y que tan solo dentro de unos años acapararán nuestras vidas.

Temas relacionados