propósitos de año nuevo
La ruta de tu vida

Nuevo año, nuevos propósitos

Enero 21, 2022 4 min 6 veces compartido

Con el comienzo del nuevo año, se abren nuevas oportunidades. 

Es como un papel en blanco en el que podemos escribir de nuevo.

Suena motivador, ¿no es así?

Dependiendo de nuestra forma de ser, o del momento vital en el que nos encontremos, podemos empezar el año con muchas ganas y muchos proyectos en mente, o, por el contrario, empezar con cierta pereza y un ritmo más bajo. 

¿Por dónde empiezo?

Lo primero que debemos hacer es escucharnos y respetarnos. 

Si venimos de la pausa navideña, y se nos hace cuesta arriba comenzar con el nuevo curso, nuestra recomendación es que lo hagamos de la manera más lenta y cariñosa posible. Todos sabemos que en el mundo en el que vivimos, en cuanto queremos darnos cuenta vamos en sexta a toda velocidad. De modo que, sí, permítete volver poquito a poco, con cariño…, manteniendo ciertas cosas que hacías en Navidades y que te sentaban bien. 

Si, en cambio, has comenzado el año con muchas ganas y energía, tómate algún espacio de tiempo para parar y planificar dónde vas a querer poner el foco este nuevo año.

El origen del propósito y cómo planificar los propósitos del nuevo año

La palabra “propósito” viene del latín, compuesta por el prefijo pro, que significa ‘hacia delante’, y positum (participio de ponere), ‘poner’. Así que esta palabra tan utilizada en los comienzos significa algo que se quiere hacer mirando al futuro, hacia delante

Y siguiendo esta reflexión, nuestros propósitos los hacemos para conseguir una meta más grande. Así que os animamos a que os respondáis las siguientes preguntas: 

  • ¿Cuál es el propósitoprincipal que quiero alcanzar en 2022?
  • ¿Qué propósitossecundarios surgen de mi propósito principal?
  • ¿Está alineado con mis valores y con mis recursos (tiempo, energía, dinero)?
  • Por ejemplo, mi propósito principal para este año 2022 puede ser cuidarme más
  • ¿De qué acciones concretas se compone este propósito? Por ejemplo: hacer ejercicio, dejar de fumar, leer, meditar, ver más a determinadas personas que me hacen bien, cuidar mi alimentación, aprender a poner límites, delegar, etc.
  • Responderé con sinceridad para ver si estos propósitos están alineados con mis valores y mis recursos. 

Después iré seleccionando cada uno de estos propósitos más concretos y los iré desgranando para poder realizar un Plan de Acción. Y ya sabes, que sea lo más SMART posible: específico, medible, alcanzable, relevante y en tiempo. 

Otros ejemplos de propósito principal pueden ser: 

  • Disfrutar más.
  • Conectar más con la gente a la que quiero.
  • Ser más compasivo conmigo mismo.
  • Apropiarme de mis fortalezas.
  • Superar mi miedo a…
  • Escuchar más.

La importancia de tener un propósito principal

Es importante que tengamos un propósito principal y lo localicemos, para buscar una coherencia y un sentido en nuestros esfuerzos. Nuestro propósito principal nacerá de nuestra esencia y necesidades, de nuestra escucha y de nuestro autoconocimiento. 

Esto es clave para no dejarnos influenciar por los demás, por la sociedad, o por nuestros miedos. 

También es importante centrarnos en un propósito principal, ya que en ocasiones nos ponemos tantos propósitos que al final no conseguimos llevar a cabo ninguno. Y, por supuesto, para no perder el objetivo de vista, necesitaremos realizar un seguimiento, mensual, trimestral y/o semestral, y así medir nuestros avances.  

Con honestidad, escucha y autenticidad, podemos diseñar nuestro propósito principal y nuestros propósitos secundarios para acercarnos más a nuestra mejor versión, sacar el máximo partido al año que empieza, motivarnos y disfrutar por el camino. 

¿Te animas a diseñar tu propósito?

Temas relacionados