Quien llega tarde vive más
La ruta de tu vida

Quienes llegan tarde, viven más años

Julio 5, 2024 5 min 33 veces compartido

“La gente que llega tarde es más inteligente” o “llegar tarde es de guapas”, son típicos mensajes que llenan las redes sociales para tratar de disculpar lo que es una costumbre bastante molesta, sobre todo para quien espera siempre y cuando no tiene justificación. Llegar tarde se considera una falta de respeto y la impuntualidad casi siempre ha estado penalizada, desde la escuela hasta en cualquier puesto de trabajo. 

Aún así hay quienes piensan que ser impuntual no es algo tan grave, incluso, quienes apelan a “su propio ritmo”, a “dejarse llevar” o a ser “un despiste”. Muchos de los que cumplen con el horario en su trabajo y obligaciones, son los que después se permiten el lujo de llegar tarde a citas con familiares y amigos. 

En los últimos años se ha investigado sobre la impuntualidad, relacionada sobre todo con la percepción del espacio y el tiempo. Y aunque pueda parecer uno de esos memes que ves en instagram, la realidad es que quienes llegan tarde podrían ser agraciados con la longevidad, así que por ser tardones podrían vivir más años. Antes de que digas nada, esta afirmación sí tiene un aval científico. Los detalles, en este post.  

La impuntualidad y la longevidad ¿están relacionadas o es solo un mito?

No podemos asegurar que quienes llegan tarde son más inteligentes, pero sí existen evidencias de que los impuntuales podrían vivir más años que quienes llegan a sus citas a la hora. Esta es la conclusión del estudio de la Escuela de Medicina de Harvard, en el que se detalla que a los que no llegan a la hora se les asocia un mayor “optimismo y alegría”, dos características que aumentan las probabilidades de vivir durante más tiempo y también mejoran la calidad de vida.

Según las pruebas realizadas por este estudio, pudieron comprobar que estas personas sufrían menos estrés, un factor clave del envejecimiento y del desarrollo de enfermedades como el Alzheimer. Las posibilidades de sufrir síntomas del envejecimiento se reducen en las personas que llegan tarde. El estudio añade que los impuntuales tienen una actitud diferente que contribuye a bajar la tensión, a tener menor riesgo de sufrir enfermedad cardiaca o cerebrovascular y menos probabilidades de sufrir depresión. 

Con su actitud relajada y la percepción distorsionada del tiempo, experimentan menor estrés que se asocia a muchos problemas de salud, como los que hemos mencionado, y que acortan la esperanza de vida. Por lo tanto, tal y como recoge este estudio, los optimistas y tardones, sufren menos estrés, lo que contribuye en su longevidad.  

Los efectos de la procrastinación y la mala gestión del tiempo influyen menos en el estado de ánimo de los optimistas. En esta línea, los expertos apuntan a que las personas optimistas y con bajos niveles de autocontrol tienden también a ser más impuntuales que quienes llegan a tiempo.

La gente que llega tarde es más inteligente

No hay evidencia científica que respalde la afirmación de que las personas que llegan tarde son más inteligentes. La puntualidad no está relacionada con la inteligencia, pero sí con la gestión del tiempo y con otros factores de la personalidad.

Si que existe una ciencia detrás de la impuntualidad, y se demostró a través de un experimento publicado en la revista estadounidense ‘Southern Living’, que tras estudiar a dos grupos de personas, puntuales e impuntuales, se dieron cuenta de que aquellos que llegaban tarde a los sitios tenían la sensación de que un minuto dura más segundos de los que realmente lo componen. Es decir, dependiendo de su personalidad unos tendían a percibir que el tiempo pasa más deprisa, mientras que para los más creativos, el tiempo transcurre más lento. 

Se ha sugerido que las personas con ciertos rasgos de personalidad, como la creatividad y la tendencia a tomar riesgos, pueden tener una percepción diferente del tiempo y pueden ser más propensos a llegar tarde. Por otro lado, las personas con una personalidad más orientada hacia el logro y el perfeccionismo pueden priorizar la puntualidad y la eficiencia en sus vidas diarias.

Además de los aspectos individuales de la personalidad, los factores culturales y situacionales también pueden influir en la puntualidad de una persona. En algunas culturas, llegar tarde puede ser más aceptable que en otras, y las normas sociales y laborales pueden variar en cuanto a la importancia que se le da a la puntualidad. Del mismo modo, las situaciones específicas, como el tráfico o los imprevistos, pueden contribuir a la impuntualidad ocasional.

La importancia de la puntualidad hoy en día 

Aunque algunos estudios sugieren posibles beneficios de la impuntualidad en términos de estrés y longevidad, es importante recordar que la puntualidad sigue siendo una cualidad valorada en la sociedad moderna. La puntualidad es un signo de respeto hacia los demás y una muestra de responsabilidad y compromiso. En muchos contextos, como el trabajo y las relaciones personales, la puntualidad puede ser crucial para el éxito y la armonía.

En resumen, el mito de que quienes llegan tarde viven más años puede tener ciertas bases en la investigación y la teoría, pero es importante no sacar conclusiones definitivas sobre este tema. La impuntualidad puede estar influenciada por una variedad de factores, incluida la personalidad, el estrés y los factores culturales. Si bien algunos estudios sugieren posibles beneficios de la impuntualidad en términos de estrés y longevidad, sigue siendo importante reconocer la importancia de llegar a tiempo en nuestra vida diaria.

Simuladores y calculadoras

Calcula tu próxima etapa con Ruta67

Si te planteas cuánto podrías ahorrar con tus ingresos o qué plan de pensiones encaja contigo, incluso si buscas visualizar tu futuro, te lo ponemos fácil con nuestros simuladores y calculadoras que te ayudarán a afrontar tu próxima etapa con Ruta67.