nueva ley de planes de pensiones de empleo
Asegura tu jubilación

Nueva ley de planes de pensiones de empleo: conoce las principales claves

julio 6, 2022 6 min

Más allá del primer pilar de las pensiones, el de las prestaciones públicas controladas por la Seguridad Social, o el tercero, el ahorro individual privado para pensiones futuras, el segundo pilar de las pensiones se basa en los fondos de pensiones de empleo.

Ahora bien, ¿en qué consisten estos planes de pensiones? La nueva ley aprobada por el Congreso pretende potenciar este instrumento de ahorro como parte del plan de recuperación económica.

En este post, veremos en qué consisten los planes de pensiones de empleo, las claves de la nueva ley que los impulsa y las ventajas fiscales que tienen. Si quieres saber todos los detalles sobre este instrumento de ahorro, ¡sigue leyendo!

Contexto actual

Los planes de pensiones son fórmulas ideales para asegurarse una jubilación tranquila, ya que planifican el ahorro de cara al retiro laboral. El desarrollo de la sociedad y la economía siguen una tendencia de baja tasa de natalidad y de aumento en la esperanza de vida, lo que sin duda afectará al sistema de pensiones público.

Por eso, y con motivo de la recuperación económica tras la COVID-19, el Gobierno apuesta por potenciar la segunda pata del sistema de pensiones, relativa a los planes de empresa, con el fin de restaurar la credibilidad en el sistema, darle sostenibilidad y ofrecer certidumbre a los pensionistas a medio y largo plazo.

Planes de pensiones de empleo: qué son

A diferencia de los planes de ahorro individuales, los de empleo son colectivos y las empresas son las encargadas de promoverlos en favor de sus trabajadores a través de la negociación colectiva y el apoyo en la creación de fondos de promoción pública.

Los empleados que mantengan una relación laboral con esta empresa, corporación, sociedad o entidad podrán adherirse de forma voluntaria a este plan de pensiones, que, hasta el momento, tenía una presencia minoritaria en el panorama nacional. Y es que a finales de 2021 había 7,5 millones de partícipes de planes de pensiones individuales y unos 2,2 millones en planes de empleo. Con esta ley, el objetivo del Gobierno es cambiar esta tendencia.

Claves para el impulso de los planes de empleo

La ley aprobada contempla varios cambios que pretenden fomentar el desarrollo de este tipo de planes de pensiones:

  • Creación de fondos de impulso público

Esta ley pretende que todo tipo de trabajadores, independientemente de si lo son por cuenta propia, ajena o funcionarios, encuentren más facilidades a la hora de adscribirse a este tipo de planes de pensiones. Para ello, el Estado impulsará la creación de fondos de promoción pública para planes de empleo de grandes empresas, pymes, trabajadores públicos y autónomos.

  • Simplificación de la creación de planes sectoriales

El origen de este tipo de planes de pensiones deberá tener lugar a partir de la negociación colectiva entre patronal y sindicatos de cada sector. Sin embargo, una vez se alcance un acuerdo, el Estado será el encargado de diseñarlo y las empresas solo tendrán que adscribirse.

  • Plataforma digital para aunar todos los planes

De esta manera, se pretende simplificar los trámites, facilitar el acceso a la información de los partícipes y favorecer la portabilidad entre los planes de pensiones.

Control de los fondos

La gestión y control de los fondos ha sido uno de los principales debates en el trámite parlamentario. En conclusión, se han puesto límites a las capacidades del Gobierno en cuanto a la toma de decisiones en las inversiones de los fondos. Además, se establecen varias comisiones:

  • Comisión Promotora y de Seguimiento

Estará compuesta por nueve miembros, cinco de ellos designados por los ministerios de Inclusión, Hacienda, Economía, Trabajo y Transición Ecológica. Su objetivo será diseñar y poner en marcha los fondos de pensiones, así como seleccionar las gestoras y depositarias del patrimonio.

  • Comisión de Control Especial

Sus miembros, que deben contar con al menos diez años de experiencia en la gestión de fondos o planes de pensiones, serán los encargados de supervisar la gestión de los mismos y de vigilar la calidad del servicio. Esta comisión contará con trece miembros, de los cuales cuatro serán designados por las organizaciones sindicales, cuatro por las organizaciones empresariales y cinco por el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones.

Ventajas fiscales de los planes de pensiones de empleo

Según lo establecido en los Presupuestos de 2022, la reducción en el IRPF de las aportaciones a los planes individuales queda limitada a un máximo de 1.500 euros al año. Sin embargo, la reducción por las aportaciones que un trabajador realice al plan colectivo aumenta hasta 4.250 euros anuales, siempre que la empresa aporte otros 4.250 euros al plan de ese empleado. Teniendo en cuenta que la desgravación de este plan es compatible con la del plan individual, puedes llegar a desgravarte hasta 10.000 euros al año. Ahora bien, cuando te jubiles el importe computará como rentas de trabajo en la base imponible general y tendrás que pagar como tal en el IRPF.

No obstante, los planes de pensiones de empleo también tienen ventajas fiscales para las empresas. Y es que, en la cuota íntegra del impuesto de sociedades, pueden deducirse un 10% de las contribuciones que hagan a los planes de pensiones de empleo de sus trabajadores, siempre y cuando las retribuciones brutas anuales sean inferiores a los 27.000 euros.

El futuro de los planes de pensiones de empleo

Los cambios en la sociedad y en la economía son dos factores clave en la recuperación económica. En esta línea, la nueva ley de planes de pensiones de empleo implica una apuesta del Gobierno por este tipo de planes y por medidas complementarias a las pensiones de jubilación. Se trata de un impulso a estos instrumentos financieros para paliar las complicaciones previstas en el plan de pensiones actual dentro de unos años, ya que el ahorro en pensiones en España apenas supone el 10% de PIB, mientras que en el resto de Europa supera el 63%.

Temas relacionados