Movimiento Pro-ageing
Disfruta tu retiro

El movimiento pro-aging: lo positivo de hacerse mayor

Enero 9, 2023 6 min

Olvida toda esa teoría sobre la eterna juventud, los tratamientos, cremas y productos que te ayudan a verte más joven, que luchan contra el paso del tiempo para crear la ilusión de que el tiempo no pasa. Los cánones de belleza están, poco a poco, cambiando hacia un modelo de lo bello más natural, que abraza la sencillez y la realidad del paso del tiempo. 

Para hacer frente al anti-aging, que busca luchar contra el envejecimiento, el movimiento pro-aging llega para abrazar el paso de los años y resaltar un aspecto sano y real a cualquier edad. ¿Quieres saber por qué está triunfando el movimiento pro-aging y qué es? ¿Qué implica este cambio de mentalidad sobre el envejecimiento? Vamos a verlo todo en este post. ¡Sigue leyendo!

Movimiento pro-aging: ¿qué es?

El pro-aging es un movimiento que apuesta por aceptar y celebrar el paso de los años y su huella en nuestro aspecto. Pero esto no implica descuido ni dejadez, sino cuidarse tanto por dentro como por fuera para estar sanos y vitales y así disfrutar más de la edad madura, no escondiendo o resignándose, sino ensalzando lo bueno. 

Pro-aging significa, literalmente, a favor del envejecimiento. Pero este concepto también nos sitúa a favor de la experiencia, la sabiduría y la madurez que nos aporta hacernos mayores. La clave es aceptar la edad, pero seguir rutinas de cuidado. Esto implica cuidarse la piel, cuidar nuestro cuerpo con rutinas de ejercicio, cuidar de nuestro organismo gracias a una alimentación equilibrada y saludable y, por supuesto, cultivar nuestra mente y cuidar nuestra salud mental.

El movimiento pro-aging es una filosofía que evoluciona igual que los cánones de belleza: un atractivo más auténtico, más saludable y natural. Por eso, seguir unos hábitos saludables es positivo tanto para nuestro cuerpo como para nuestro aspecto físico y nuestro espíritu. Realmente, este movimiento implica cuidar nuestro bienestar, y es que es nuestro mayor tesoro. En definitiva, el paso del tiempo puede convertirse en nuestro aliado, ya que el envejecimiento también puede ser positivo.

Eso sí, para cuidarnos en todas las facetas, es necesario reconciliarse con el paso de los años y con los factores cronológicos y externos que provocan los signos del envejecimiento. 

Pro-aging: ejemplos

Seguro que entenderás mejor lo que es el pro-aging con unos ejemplos. Eso sí, la base de este movimiento es sentirte bien en tu propia piel, tengas la edad que tengas, con un aspecto saludable y con energía. 

El autocuidado es clave en esta filosofía de vida; se trata no solo de prestarle atención a la piel con cremas y tratamientos, sino también de cuidar nuestro cuerpo, nuestro templo. Hidratación interna y externa, cuidado de nuestro bienestar emocional, ejercicio físico y dieta saludable son las claves de un pro-aging exitoso. Y es que cuando invertimos tiempo y esfuerzo en cuidarnos, se nota en nuestro exterior. Un estilo de vida sano y, sobre todo, una relación saludable con nuestro cuerpo suponen aceptar el paso del tiempo y sus efectos, pero sabiendo que podemos disfrutar de nuestra edad adulta de la misma manera que disfrutamos de nuestra juventud. 

Si estás comprometido a envejecer de manera real y sana, te mostramos algunos ejemplos de pro-aging que te ayudarán a abrazar el paso del tiempo en lugar de temerlo:

  • A veces conviene bajar el ritmo de vida. Tendemos a vivir acelerados, a no pararnos a disfrutar de las pequeñas cosas, a darlo todo por sentado y a normalizar el estrés constante. Un ritmo más pausado, más consciente y respetuoso con nuestro cuerpo es beneficioso en muchos aspectos de la vida.
  • El bienestar por encima de todo. El trabajo, la vida social y los compromisos son elementos indispensables de nuestras vidas y debemos cuidarlos, pero recuerda que lo más importante es tu bienestar. 
  • La importancia del sueño. Es esencial para nuestra salud física y mental dedicar el tiempo necesario a nuestro descanso, pero igual de importante es que ese descanso sea de calidad. Para eso, apaga todas las pantallas (móvil, televisión u ordenador) como mínimo una hora antes de ir a dormir, trata de seguir una rutina horaria y no te acuestes con el estómago lleno. Un sueño reparador de 8 horas vale más que 12 horas mal dormidas. 
  • Cuida tu dieta. Un menú equilibrado y saludable tendrá efectos por fuera, en tu piel y forma física, y por dentro, en tu vitalidad, resistencia y en tu sistema inmunitario. Nutre tu cuerpo para cuidar tu salud. 
  • Entrena tu cuerpo. Mantenerse activo implica llevar un estilo de vida no sedentario, elegir andar en lugar de coger un transporte, subir las escaleras de vez en cuando… Pero también seguir una rutina de ejercicios adaptada a tu forma física y edad, o apuntarte a algún deporte que te motive (por ejemplo, un deporte en equipo).
  • Entrena tu mente. No descuides nunca tu salud mental y tu tranquilidad. Si crees que peligran, pide ayuda a un profesional, o quizá también te puede ayudar realizar ejercicios de meditación.

Todas estas acciones de autocuidado tendrán efectos positivos en la salud de tu piel, la salud de tu mente y tu salud física. Porque envejecer de manera consciente y con paso firme es la mejor manera de envejecer, tanto por dentro como por fuera. 

Aceptar el paso del tiempo es pro-aging

En definitiva, está claro que es imposible detener el envejecimiento; por eso, ¿por qué no celebrarlo? El pro-aging supone cuidarse profundamente por dentro y por fuera para ser la mejor versión de nosotros mismos, sin ocultar los inevitables signos de la edad y potenciando todo lo bueno que tenemos y podemos tener. Vivir plenamente es pro-aging, celebrar cada año que cumplimos como si fuera el primero también lo es.

Temas relacionados