jubilación
Asegura tu jubilación

Los principales gastos en la jubilación

Enero 25, 2016 5 min 69 veces compartido

Estar jubilado entraña gastos que es necesario conocer.

Cuando la etapa laboral toca a su fin y empieza la jubilación, debemos tener en cuenta que es necesario adaptar nuestra vida a la situación actual. Es imprescindible realizar un sincero trabajo de campo para detectar todos aquellos gastos de los que podamos prescindir, con el objetivo de no tirar el dinero en cosas que no necesitamos.

En Estados Unidos, por ejemplo, desde la entidad BlackRock realizaron recientemente un interesante ejercicio con más de 1.000 personas entre los 50 y los 74 años. Les pidieron que hicieran una lista con las tres partidas de gasto que esperaban que iban a ser más cuantiosas en su jubilación y, después, que pusieran junto a esa misma lista lo que la realidad les ha enseñado acerca de los principales gastos una vez ya retirados de la vida laboral.

El resultado fue el siguiente. En el puesto número uno de los gastos esperados se situaban los relacionados con el hogar. La realidad, sin embargo, y en un país como Estados Unidos, es que el principal gasto en la jubilación para los estadounidenses está en el apartado médico. En segundo lugar, el gasto esperado eran las facturas del día a día, mientras que la realidad de los encuestados indica que son los gastos relacionados con la vivienda. Por último, el seguro médico era el tercer gasto esperado una vez terminada la etapa laboral mientras que la realidad de los jubilados preguntados indicaba que donde se iba más dinero era en actividades de ocio.

¿Qué conclusiones podemos sacar de este estudio? La primera de ellas es que la mayoría de los jubilados esperaba una cosa y después la realidad se ha encargado de mostrarles otra. De ahí la necesidad, como decíamos, de tratar de conocer cuáles son las principales partidas de gasto que tenemos durante nuestra etapa laboral y ver cómo podemos adaptarlas a nuestras necesidades cuando nos jubilemos.

Veamos un ejemplo. ¿Podemos ahorrar en transporte? Sí, se puede. ¿Cómo? Lo primero que hay que hacer es informarse de todas las ventajas para los jubilados en este capítulo. Hay que aprovechar los descuentos disponibles para reducir gastos. ¿Necesitamos un coche ahora que no trabajamos? Es una opción que, en función de cada caso, se puede plantear. El mantenimiento de un vehículo implica una serie de gastos fijos (impuestos) y variables (gasolina, reparaciones), que si no son inevitables aumentan innecesariamente la factura a final de mes.

¿En qué otros aspectos puedo ahorrar? Uno muy interesante hace referencia al capítulo de los viajes. Si la salud y el ánimo acompañan, la posibilidad de viajar bien y barato se amplía en la jubilación debido a que uno no está sujeto a fechas concretas limitadas por el calendario laboral y porque en determinados viajes uno puede obtener descuentos por ser pensionista.

Un ejercicio interesante que se puede realizar en este sentido es el que explica en el blog de VidaCaixa Jordi Martínez, director del programa de Educación Financiera del IEF y asociado de EFPA España. En las clases de cultura financiera que imparte en colegios profesionales de toda España, lo primero que les pregunta a sus alumnos es “cuánto dinero necesitan para jubilarse”. Según explica Martínez, “muchos abren los ojos” cuando ven los números y es entonces, con información y datos sobre la mesa, el momento en el que la mayoría toma decisiones de cara a su futuro.

En este sentido, recientemente se ha puesto en marcha el simulador de jubilación de CaixaBank, una herramienta que calcula los ingresos previstos de la persona cuando se jubile en función de los ingresos actuales y los ahorros en productos de jubilación. El objetivo es ver con números estimados cuál es la diferencia de ingresos entre uno y otro.

La herramienta es muy sencilla y, en cuatro simples pasos, es posible conocer el nivel de ingresos que tendremos al jubilarnos, y si vamos a requerir más o menos recursos para complementar la pensión pública de jubilación.

El simulador calcula la pensión futura con los siguientes datos. Por un lado, indicando la situación profesional, es decir, señalando el régimen de trabajo (asalariado, autónomo u otros); introduciendo la fecha de nacimiento, y finalmente, la edad a la que deseamos jubilarnos.

Asimismo, debemos introducir nuestros ingresos netos o brutos mensuales y la pensión estimada, por un lado, o la informada, por el otro, de la Seguridad Social. Por último, si existen, hay que rellenar un cuarto y último campo en el que señalaremos cuánto dinero tenemos invertido en productos de jubilación.

Lee también: Jordi Martínez: “Muchos abren los ojos cuando calculan cuánto dinero necesitan para jubilarse”

Con todos estos datos, el simulador de jubilación realiza un cálculo estimado en el que indica, por ejemplo, si nos va a faltar o no dinero para mantener el nivel de vida al que aspiramos una vez nos retiremos.

Temas relacionados