Ser joven y ahorrar es posible

¿Cómo aprender a ser una persona ahorrativa? 10 buenas ideas 

Noviembre 3, 2022 4 min 288 veces compartido

¿Cuál es la mejor forma de ahorrar dinero? ¿Cuánto debo destinar al ahorro exactamente? ¿Cómo ponerme objetivos de ahorro? Estas son las eternas preguntas cuando nos planteamos, como propósito de Año Nuevo (o cualquier día del año), ahorrar más y mejor para el futuro.

La mala noticia es que no existe una fórmula mágica ni una respuesta exacta a todas estas cuestiones. La buena, que ahorrar sí es posible y muy necesario para nuestro futuro de cara a la jubilación. Si te planteas cuál es la mejor forma de ahorrar dinero, ¡quédate a leer nuestras diez ideas!

Haz tu simulación: Descubre el plan de ahorro ideal para tu futuro

¿Cómo aprender a ser una persona ahorrativa?

En el libro Cómo ahorrar 5.000 euros al año, sus autores escribieron una especie de decálogo sobre cómo ahorrar dinero cada mes. En aquel texto de consulta, escrito en los momentos más delicados de la crisis económica en España, dividían en diferentes apartados (energía, transporte, supermercados, telecomunicaciones…) las mejores formas de ahorrar.

En el blog de VidaCaixa hemos querido actualizar sus diez claves para aprender a ser una persona ahorrativa adaptándolas al tiempo presente. Te las contamos:

  • Sí, se puede. El ahorro es posible, no es ciencia ficción. La fuerza de voluntad, el esfuerzo y quizá también algo de autocrítica pueden convertirte, poco a poco, en un ahorrador de primer nivel.
  • Stop al despilfarro. Sabes perfectamente que tienes una serie de gastos que son innecesarios. El abono al gimnasio al que no vas nunca, las suscripciones a todas las plataformas de streaming, el café fuera de casa, las cenas todas las semanas… Haz examen de conciencia, no te engañes a ti mismo y valora qué es necesario y de qué puedes prescindir. 
  • Ten 1.000 ojos. Debes ser consciente que lo barato no siempre es lo mejor. A veces compramos cosas compulsivamente solo porque son baratas. Las supuestas gangas y ofertas nos incitan a consumir cosas que ni siquiera necesitamos. Piensa dos veces antes de comprar esas botas rebajadísimas que probablemente te pongas dos veces y después acaben en el fondo de un cajón. 
  • Gratis. No es una palabra en una lengua muerta. Existen multitud de actividades que no requieren gastar dinero y que son divertidas. Ahorrar no es sinónimo de aburrimiento.
  • Objetivos. Si te preguntas cuál es la mejor forma de ahorrar dinero, te la desvelamos: ponte objetivos. Sin una meta concreta (y, muy importante, realista) parece que nuestros esfuerzos son en balde, así que ponte retos que te estimulen y te animen a seguir ahorrando. Poco a poco irás tomándolo como un hábito.
  • Smartphone. Empieza a ser consciente de que mucho de tu dinero se cuela por tu teléfono móvil. Puedes comprar desde Instagram y pagar con una simple tecla sin pensártelo dos veces. Los estímulos son constantes durante todo el día, así que plantéate el uso que le das y sé cauteloso.
  • Ahorro y derroche son dos caras de la misma moneda. Ahorrar no tiene por qué suponer gastar menos, sino no derrochar, que es diferente. Visto de esta forma, ¿qué cara eliges?
  • Todo cuesta trabajo, incluso convertirse en un buen ahorrador. Con el tiempo irás depurando tu técnica de ahorro hasta convertirte en un experto. Eso sí, ten en cuenta que lleva su tiempo, los hábitos de ahorro no te vienen de la noche a la mañana.
  • Excusas. Lo tuyo es tuyo y no de los demás, así que lo que les sirve a otros no tiene por qué servirte a ti y viceversa. Personaliza tu plan de ahorro. Habla con expertos que te asesoren y no te frustres, tal vez tienes que probar diferentes técnicas para ver cuáles te funcionan mejor. 

¿Cómo ahorrar dinero cada mes? Conclusiones

Como en muchos aspectos de la vida, ir poco a poco es una de las mejores formas de ahorrar. Tiene dos ventajas muy atractivas: una, al ser paulatino no notarás que lo estás haciendo, y dos, el largo plazo es el mejor amigo de la rentabilidad.

Si estás empezando, reserva mes a mes una pequeña cantidad y ve aumentándola paulatinamente. Verás cómo vas tomándolo como una costumbre y cada vez te cuesta menos. Y es que si quieres ser un buen ahorrador, tu objetivo es dejar de ver el ahorro como un esfuerzo y empezar a verlo como una práctica positiva y necesaria.  

Temas relacionados