chica joven trabajando desde casa
Intranet

¿Cómo adaptar tu casa y tu rutina para sacar el máximo partido al teletrabajo?

marzo 17, 2020 6 min 9 veces compartido

Gracias a alternativas como teletrabajo se están pudiendo tomar las medidas de aislamiento necesarias para frenar la pandemia de Covid-19. En estos días en los que la mayoría vamos a tener que quedarnos en casa y adaptar nuestra rutina a las circunstancias especiales, es bueno que tengas en cuenta una serie de consejos que te ayudarán a mantener la productividad a la vez que evitas la sensación de burnout.

Una de las principales dificultades de trabajar desde casa se produce cuando la falta de rutina difumina las líneas que separan la vida personal y la profesional.

Consejos para hacer teletrabajo de forma óptima

Se estima que este período de confinamiento va a durar más de 15 días, por lo que a continuación te ayudamos a prepararte con algunos consejos para llevarlo mejor y conseguir pasar este periodo de cuarentena con éxito.

1.- Sigue una rutina

Aunque a diario tienes que seguir una rutina estricta marcada por los horarios y obligaciones de todos los miembros de la familia, cuando nos quedamos en casa es habitual caer en la tentación de dejar cosas para después o incluso de realizarlas mientras se está trabajando. Desayunar mientras se responden e-mails, realizar llamadas personales en los momentos de trabajo o poner una lavadora a media mañana son decisiones tentadoras que a medio plazo perjudicarán tu sensación de bienestar.

Está demostrado que las distracciones y paradas constantes afectan directamente a los niveles de estrés, ya que impiden tu concentración y dificultan habilidades como la toma de decisiones o la comprensión. Si no separas tu trabajo del tiempo libre, a lo largo de los días verás que te cuesta más hacer tus funciones habituales y sentirás que tienes que dedicarles más tiempo que cuando estás en la oficina.

Sigue un horario estricto en el que esté perfectamente separado tu tiempo de trabajo del resto de actividades, como las labores domésticas y el ocio. Si lo cumples verás cómo tu calidad de vida mejora y reduces la sensación de perder el tiempo.

2.- Crea un espacio acogedor dedicado únicamente a trabajar desde casa

Cuando no estás acostumbrado a trabajar desde casa, es habitual caer en el error de elegir cualquier zona como espacio de trabajo e ir improvisando a medida que el día avanza. Trabajar desde la cocina mientras se hace la cena o en el cuarto de los niños mientras estos hacen los deberes puede parecer tentador, pero acabará perjudicando tu calidad de vida.

Si no tienes un área destinada en exclusiva a realizar tu trabajo te resultará más difícil tener todo lo que necesitas al alcance de la mano y perderás tiempo buscando documentación y el resto de objetos necesarios para realizar tus funciones. A medio plazo esto te generará estrés y sensación de fatiga.

Para evitarlo, destina una zona en exclusiva a tu puesto de trabajo en un lugar donde te sientas cómodo y que esté aislado del resto de distracciones de tu casa. Si puedes conseguir que esta zona no esté en cerca de tus áreas de ocio conseguirás un plus, ya que evitarás la tentación de levantarte a comprobar emails fuera de tus horas de trabajo o de distraerte cuando quieras terminar cosas.

3.- Las listas serán tu mejor aliado mientras estés en casa por el coronavirus

Al pasar mucho tiempo solo y no tener contacto directo con tus compañeros de trabajo, es frecuente que pierdas la noción de las cosas que realizas a lo largo del día. Esto puede llegar a generarte sensación de frustración y minará tu motivación.

Para luchar contra esta percepción, tener una lista de tareas pendientes que actualices cada mañana será de gran ayuda. Anotar las actividades pendientes y las ya realizadas te permitirá tener una clara perspectiva del trabajo que estás realizando y podrás valorar el partido que le estás sacando al tiempo.

4.- Practica mindfullness y meditación durante el teletrabajo

Aunque parezca que el teletrabajo te permitirá realizar tus tareas de forma más relajada, sin la necesidad de desplazarte y en la comodidad de casa, lo cierto es que, si no se cuenta con la disciplina necesaria, puede ser más estresante que la rutina diaria.

Estarás sometido a distracciones e interrupciones distintas a las que estás acostumbrado y, en consecuencia, tendrás que lidiar con muchos momentos de frustración y estrés. La práctica de ejercicios de meditación y atención plena o mindfulness te ayudarán a estar en el presente reduciendo la sensación de frustración. Meditar cinco minutos te ayudará a mejorar tu calidad de vida mientras atraviesas esta etapa diferente a la que estás habituado.

Crea pausas regulares de unos pocos minutos en las que realices ejercicios de respiración o visualización. Si no tienes experiencia en este tipo de actividades, puedes buscar recursos por Internet o descargarte aplicaciones para el móvil que te guiarán en esta práctica beneficiosa.

5.- Respeta tu tiempo de descanso

Tan importante como mantener la productividad con los consejos que hemos visto hasta ahora es proteger y cuidar de tu tiempo de descanso. Cuando tienes el trabajo al alcance de la mano, puede ser muy tentador robarle minutos al ocio constantemente y abrir el ordenador y ponerte a trabajar cuando te acuerdes de algo o te surja alguna duda.

Si este es tu caso, debes saber que no solo no estás siendo más productivo, sino que a la larga este tipo de comportamiento perjudicará la calidad de tu trabajo y tu salud mental. Es tan importante para la productividad la concentración y la dedicación como lo son los momentos de desconexión y relax. Si no cuidas de tu descanso caerás en el agotamiento y será más fácil que pases ciertas cosas por alto o cometas errores.

Esta tarea se dificulta cuando, en situaciones como la del coronavirus, no se puede salir de casa y el aburrimiento acecha. Para evitarlo busca actividades de ocio que requieran tu atención plena como cocinar, leer o realizar manualidades y labores. Ver la televisión, películas o series no serán de gran ayuda ya que te resultará sencillo desconectar de ellas y ponerte a pensar en el trabajo.

Como animales de costumbres, nuestras rutinas y hábitos forman un pilar invisible en nuestro bienestar físico y mental. Soluciones como el teletrabajo representan un cambio en nuestro día a día que, si bien puede ser beneficioso, es necesario adaptarse a él con cierta disciplina.

Temas relacionados