contratar un plan de pensiones siendo joven
Asegura tu jubilación

4 razones para contratar un plan de pensiones siendo joven

Agosto 24, 2022 5 min

Ahorrar para el futuro, y más concretamente para la jubilación, es una de las mayores preocupaciones de los españoles. Y es que es posible que las pensiones del Estado no nos permitan mantener el mismo nivel de vida que hemos llevado durante nuestra juventud. Contratar un plan de pensiones privado es una opción perfecta para cubrir esa diferencia y disfrutar de una jubilación tranquila y desahogada. 

Los planes de pensiones suelen relacionarse más con personas de mediana edad cuando, en realidad, son una manera de planificar un ahorro a largo plazo. Así que comenzar con un plan de pensiones siendo joven no es tan disparatado como puede parecer. Al fin y al cabo, cuanto antes empieces mayor será la rentabilidad de tus ahorros y menos debes destinar mes a mes. 

Si estás pensando en contratar un plan de pensiones y quieres saber todas las posibilidades y los beneficios que te puede aportar siendo joven, sigue leyendo, ¡te damos cuatro razones para hacerlo!

¿Por qué hay que contratar un plan de pensiones siendo joven?

Aunque en España la cultura de planificar y ahorrar para la jubilación no está nada extendida, cada vez se hace más necesario. La población está cada vez más envejecida, ¿por qué? Por la combinación de dos factores: cada vez vivimos más y cada vez tenemos menos hijos. Este cambio demográfico hace que nos planteemos si el sistema actual de pensiones es viable y si cobraremos una prestación acorde a lo que esperamos cuando nos jubilemos. 

Vamos a ver todas las ventajas que tiene contratar un plan de pensiones cuando todavía eres joven.

Rentabilidad

Reservar dinero que no necesitamos ahora para el futuro es útil y beneficioso, pero un plan de pensiones nos aporta, además, una rentabilidad que recuperaremos cuando lo cobremos. Cada mes nuestros ahorros están trabajando y generando futuras ganancias.

Para los ahorradores más jóvenes, de entre 20 y 30 años es aconsejable elegir un plan de pensiones de renta variable. De esa manera, las ganancias a largo plazo serán mucho mayores y, en caso de que haya pérdidas en esa rentabilidad, siempre habrá tiempo para recuperarla en los siguientes años.

Para obtener la mejor rentabilidad de tu plan de pensiones, te recomendamos seguir el siguiente patrón. Un mayor ahorro mensual pero de rentabilidad baja (y por tanto riesgo bajo) nos dará, a largo plazo, una rentabilidad moderada. Si además somos constantes en nuestros depósitos de dinero, por ejemplo mes a mes, aunque sean reducidos, nos aportarán mucha más rentabilidad que hacer mayores depósitos de manera desigual.

A más tiempo, menor esfuerzo

Aunque no existe una edad específica para contratar un plan de pensiones, está claro que cuanto antes empieces a ahorrar, mayor será el ahorro para tu jubilación y mejores los resultados al estar rentabilizándose durante más tiempo. 

Contratar un plan de pensiones significa pensar en el futuro, sabiendo que será una forma de ahorrar progresiva, poco a poco y sin grandes aportaciones. Así que cuanto más tiempo estemos ahorrando, menor será el esfuerzo económico de cada mes. 

Por otra parte, a pesar de que sea un dinero que no disfrutamos en el momento presente, saber que tendremos una jubilación segura nos aportará una gran tranquilidad.

Ventajas fiscales

Las aportaciones al plan de pensiones cuentan con interesantes ventajas fiscales a la hora de hacer la declaración de la renta. A partir de 2022, Hacienda permite descontar de la declaración un máximo de 1.500€ anuales de tus aportaciones a un plan de pensiones. 

Así, invertir en tu jubilación contratando un plan de pensiones te permite año a año reducir tus impuestos.

El ahorro: mejor a largo plazo 

Sin duda, es una forma sencilla de ahorrar, tanto a corto como a largo plazo. Como son aportaciones sistemáticas que se realizan mes a mes, evitarás tener que hacerlas de manera proactiva.

Como ya hemos comentado, cada vez es más necesario empezar a planificar la jubilación antes. Es importante comenzar a contribuir a nuestro plan de pensiones privado a una edad todavía joven, por ejemplo, en nuestros primeros años de trabajo, aunque sea con pequeñas aportaciones. Todos esos años pueden convertirse en un gran colchón para cuando llegue el momento de la jubilación. 

Sabemos que puede ser complicado encontrar el momento de empezar a guardar dinero mes a mes, sobre todo si nuestro retiro nos parece tan lejano. Sin embargo, una vez comencemos, el resto será mucho más sencillo. Al final, se trata de aportaciones sistemáticas automáticas, por lo que ni tendrás que pensar en hacerlas tú.

Pensando en el futuro

Las razones por las que hay que contratar un plan de pensiones siendo joven son claras. Independientemente de lo que ocurra en un futuro con las pensiones de jubilación, ahorrar para el futuro siempre es una opción acertada. Tener un colchón que nos asegure que viviremos unos años de retiro tranquilos y sin imprevistos es la mejor inversión para el futuro. Es importante tener en cuenta que este método de ahorro, además, nos aportará cierta rentabilidad cuando lo cobremos, de manera que el dinero que reservamos para el futuro ‘trabaja’ para nosotros.

Además, este método de ahorro permite reducir tus impuestos en la declaración de la renta, por lo que, aunque tardemos en disfrutar de esas rentas, contratando un plan de pensiones disfrutaremos de ventajas fiscales en el día a día. Aun así, las opciones son muchas, por lo que te recomendamos consultar, comparar y adecuar este plan de ahorro a tus posibilidades y circunstancias.

Temas relacionados