controlar ansiedad en el trabajo
Protégete a ti y a los tuyos

¿Cómo manejar la ansiedad laboral?

Agosto 5, 2022 6 min

Todos hemos pasado por ahí, hay temporadas en el trabajo en las que estamos más estresados que otras, nos desbordan las tareas y parece que no llegamos a todo. En ocasiones estamos obligados a trabajar bajo presión y con unos tiempos ajustados. 

Sin embargo, cuando ese estrés, bastante común en algunos sectores, se transforma en ansiedad, hay que vigilarlo e intentar controlarlo. Y es que puede afectar en tu vida diaria más allá del ámbito laboral y comprometer tu salud mental. Si crees que te encuentras en una situación o quieres prevenirla, ¡sigue leyendo! En este post te compartimos algunos consejos para manejar y reducir la ansiedad laboral. 

¿Qué es la ansiedad laboral? 

La ansiedad laboral suele ser resultado de un largo período de estrés en el trabajo. Una combinación de factores puede hacer que esa sensación de agobio y de presión constante derive en un trastorno de ansiedad.

Puede que no estés del todo agusto en tu lugar de trabajo, que haya tensiones con los compañeros, que consideres que tu trabajo no se reconoce lo suficiente o que la competitividad es muy alta. Aguantar ante estas situaciones (no tienen por qué ir todas juntas) y no abordarlas a tiempo pueden hacer que te sientas frustrado, impotente y angustiado y que vayas desarrollando los siguientes síntomas.

Los síntomas de la ansiedad en el trabajo

La ansiedad se puede manifestar de distintas maneras, y muchas veces podemos pensar que son síntomas comunes y corrientes debidos al estrés:

  • Síntomas físicos
    • Cansancio constante
    • Dificultad para dormir y mala calidad de sueño
    • Opresión en el pecho y/o taquicardias
    • Dolores musculares
    • Mareos y molestias digestivas
    • Temblores y espasmos
  • Síntomas psicológicos
    • Agobio y tensión
    • Sensación de inseguridad e inquietud
    • Preocupación extrema por tareas del día a día
    • Nerviosismo e irritabilidad
    • Dificultad para concentrarse
    • Estado de alarma constante
    • Frustración
    • Aislamiento social

¿Cómo prevenirla?

Ya hemos visto los síntomas que puede provocar la ansiedad laboral, así que, si comienzas a notar que padeces alguno o varios de ellos durante demasiado tiempo, te aconsejamos que busques una solución. 

Muchas veces, el simple hecho de hablar del tema ya nos puede quitar un gran peso de encima. Comunicar y expresar problemas o cuestiones que nos angustien no solo nos ayuda a desahogarnos, también nos permite buscar alternativas y soluciones.

Y es que la mejor cura es la prevención, por lo que tratar los problemas cuando aparezcan es clave. A veces puede que los síntomas no sean tan evidentes, pero los cambios en tu rutina de trabajo, la sensación de agobio o el sentimiento de rechazo hacia algunas tareas o compañeros, pueden ser señales si se alargan en el tiempo.

Manejar la ansiedad en el trabajo

Es importante saber que la forma de manejar la ansiedad es algo muy personal y varía de una persona a otra. Conocer la causa (o causas) que la provocan es muy útil a la hora de lidiar con la ansiedad y será mucho más sencillo buscar soluciones. 

  • Reconoce la ansiedad y trata de identificar su origen

El primer paso es aceptarlo. Reconocer estos síntomas y admitir que suponen un problema en tu día a día te permitirá buscar soluciones y tomar decisiones que te ayuden a mejorar. Quizá las tensiones o problemas en el trabajo puedan resolverse, o quizá la mejor opción sea tomarse un descanso o cambiar de trabajo. 

Por ejemplo, si tu ansiedad en el trabajo viene de una situación concreta, como una jefe tóxico o abusivo o un proyecto específico, puede que sea viable encontrar una solución. Sin embargo, si tus tareas del día a día, el ritmo de trabajo o directamente el sector en el que estás trabajando no te satisface, la mejor opción será buscar otras vías.

  • La organización: clave para desahogar tu mente

Una buena organización de tu horario de trabajo es necesaria para tener la cabeza más despejada y recuperar la sensación de control sobre tu trabajo. Hacer listas con las tareas pendientes, ponerte límites y marcarte objetivos te ayudará a ser más consciente de tu trabajo, a reconocer tus esfuerzos y tu valía y a valorarte más. 

  • No todo es trabajo

Marcar límites entre tu vida laboral y tu vida personal no solo es aconsejable, es imprescindible. Pasa tiempo con tu gente, incluye alguna rutina de ejercicio en tu día a día para relajar tensiones y desestresar, toma tiempo para pasar contigo mismo y prioriza a las personas y las actividades que te hagan sentir bien.

  • Pide ayuda

Por último y no por ello menos importante, la ansiedad puede ser muy difícil de manejar sin la ayuda de un profesional. Buscar ayuda psicológica puede ayudarte a reconocer mejor el origen de tu ansiedad laboral y a cambiar tu perspectiva, a controlar tus sentimientos negativos y a desahogarte, a abrir tu mente y a encontrar soluciones. 

Baja por ansiedad laboral

Si crees que sufres ansiedad laboral y los síntomas comienzan a afectar en tu vida diaria y en tu productividad en el trabajo, debes acudir a un médico de cabecera para que realice el diagnóstico. Si el caso lo requiere, te otorgará la baja por ansiedad laboral.

La duración de la baja puede variar según tu convenio colectivo, pero generalmente el tiempo de baja por ansiedad laboral suele ser de un año prorrogable a seis meses. 

Recapitulando

La ansiedad laboral va mucho más allá del simple estrés y no se debe tomar a la ligera. En muchas ocasiones tensiones, preocupaciones y agobios comunes del día a día pueden enquistarse si no se solucionan y causar una situación difícil de manejar.

Por eso, reconocer conflictos y tratarlos de raíz puede ayudarnos a prevenir la ansiedad. Eso sí, si reconocemos algunos de los síntomas propios de esta patología, reconocer lo que estamos sufriendo, tratarlo y buscar ayuda externa nos ayudará a salir poco a poco de ese estado.

Temas relacionados