entornos digitales y mayores
La ruta de tu vida

Los entornos digitales ayudan a que las personas mayores sean cada vez más libres e independientes

Enero 26, 2021 8 min 21 veces compartido

Las nuevas tecnologías forman parte, cada vez más, de la vida cotidiana de cualquier persona, con independencia de su edad. De hecho, una de las tendencias crecientes es que se adapten y se personalicen de acuerdo a las preferencias de los usuarios, siendo una poderosa herramienta de accesibilidad social para todos. 

En este sentido, la realidad virtual y el machine learning están destinados a llevar la relación entre el hombre y la tecnología a un nuevo nivel en los próximos años que aún es difícil de llegar a imaginarse, pero que, en el caso de los más mayores, les servirá para incrementar su conectividad social y, en definitiva, para mejorar su salud. Estas son algunas de las conclusiones de la sesión de Aaron Kohn, Strategy Digital Development Director en NBC Universal, durante el Longevity World Summit 2020, un evento online organizado por la Universidad de Barcelona y el Longevity Institute.

Una oportunidad para las personas mayores

Kohn, que cuenta con una dilatada carrera profesional en el ámbito digital, en la que ha ocupado cargos ejecutivos en compañías como AOL, National Geographic o Mattel, ha expuesto en su ponencia Digital Media: una oportunidad para las personas mayores que los entornos digitales ya se han extendido a todos los segmentos de edad y que la tecnología permite crear contenidos y funcionalidades que ayudan a las personas mayores a superar problemas. 

De hecho, ha afirmado que las nuevas personas que se están jubilando en estos últimos años son, por regla general, conocedores de la tecnología y no tienen miedo de ella ni la ven como algo complejo. Por ello, ya no se limitan a usarla solo para comunicarse con amigos y familiares, sino que se sirven de ella para disfrutar del ocio, adquirir productos o disponer de determinados servicios.

La importancia de las apps

“El entorno digital ayuda a las personas mayores a ser cada vez más libres e independientes, contribuyendo a paliar sus posibles problemas de memoria”, ha asegurado este especialista, subrayando que, probablemente, su único hándicap es que precisa de “un aprendizaje continuo”. 

En su experiencia, la utilización frecuente de los smartphones por parte de las personas mayores es clave para situarles en el epicentro de la vida social, por ejemplo, a través de apps que les facilitan el acceso a la información y al contacto con cualquier persona. “Las personas jubiladas precisan, sobre todo, estar conectadas a nivel social y, en eso, las nuevas tecnologías son uno de sus grandes aliados”.

De hecho, en su opinión, el uso frecuente de las apps tiene múltiples utilidades para ellos. Por ejemplo, les pueden servir para comer mejor, para hacer deporte o para mejorar su salud mental, adaptándose, en todo momento, al estado físico y cognitivo de su usuario, así como a su situación vital particular. “La gamificación es, cada vez, más relevante para involucrar a las personas a la hora de realizar ejercicios, ya que se los toman como un juego que les supone un menor esfuerzo”, ha insistido. Además, gracias a la tecnología, los mayores tienen más accesible iniciar actividades como estudiar una carrera universitaria, aprender un nuevo idioma o encontrar compañeros para hacer deporte.

El social commerce en edades avanzadas

Jorge Antelo es consultor de marketing digital, con más de 20 años de experiencia y especializado en estrategia digital e innovación aplicada al marketing y la comunicación. Su ponencia, en el Longevity World Summit 2020, se tituló Social Commerce, oportunidad emergente de venta online para mayores.  

En su exposición Antelo compartió las nuevas herramientas de venta que se implementan en las redes sociales y las oportunidades de negocio centradas en la población más longeva. “Las posibilidades de venta en redes sociales ahora sí son reales”, señaló este profesional del marketing. 

Estas son las nuevas funcionalidades que, según el ponente, están revolucionando el mercado en este sector:

  • Botones y etiquetas de compra. “Es un enlace que lleva a una tienda online externa. Es lo más habitual, lo que más se prodiga. La tendencia es introducir todo el funnel de compra en la misma red social”. 
  • Las tiendas. “Una especie de mini e-commerce, una tienda nativa. En el corto plazo serán una revolución. No solo servirán para promocionar productos, sino que también se podrán usar para servicio al cliente, entre otras funcionalidades. El funnel de compra se acorta mucho”. 
  • Marketplace de Facebook. “Lleva tiempo entre nosotros. Una especie de Wallapop. Su componente de peso es la localización geográfica”. 
  • Soluciones de pago integradas. “Facebook lleva bastante tiempo buscando soluciones y que se puedan realizar de forma sencilla. Un sistema de pago unificado”. 
  • Catálogos: “De productos y servicios”. 
  • Live stream commerce: “Tienen gran éxito en el mercado chino, como en AliExpress, Alibaba… Se trata de un influencer que prescribe un producto y, sobreimpresos, se fijan enlaces al mismo, en los que se promociona el producto y se puede comprar”.

En opinión de Antelo, todos estos avances suponen una oportunidad real para aplicarlo en el sector de la gente mayor. Así lo indican los datos del INE. El 64% de los mayores de entre 64 y 74 años han usado internet en los últimos tres meses, y, además, las nuevas implementaciones de accesibilidad en los smartphones, como la tecnología biométrica, que permite acceder al móvil con la huella digital o a través del reconocimiento facial, así como los comandos de voz, han acercado mucho este tipo de dispositivos a los más mayores. 

Las principales actividades online que realiza este colectivo son la mensajería instantánea (un 72% se conecta de media unas 17 veces al día, y no solo para mensajes, sino también para videollamadas), leer la prensa (56%) y consultar el e-mail (44%). 

Según los datos aportados por Antelo, el 32% de los mayores de 55 a 64 años compran con cierta asiduidad en un entorno digital, siendo un 17% en la franja de 65 a 74 años. “La pandemia ha hecho aumentar estos porcentajes notablemente”, sostuvo el ponente, quien señaló los productos de salud, de farmacia, los bienes para casa y la cosmética como los que más interés suscitan entre este colectivo. 

Para concluir, el ponente explica que este sector de la población lo forman 17 millones de personas, con unos ingresos por encima de la media nacional. “Todo indica que las condiciones actuales son una gran oportunidad para comerciar en las redes sociales”, afirma Antelo. 

Monitorización y control de la salud

Volviendo a la ponencia de Kohn, el ponente ha insistido en todo lo que se está invirtiendo para el desarrollo de nuevas aplicaciones basadas en tecnologías emergentes en el campo de la salud. En concreto, ha subrayado el importante rol que ya está jugando pero que va a desempeñar aún más en los próximos años la realidad virtual para, por ejemplo, ayudar a contener y controlar patologías como el Alzheimer o la demencia senil. “Existen, cada vez más, nuevos programas con mayores funcionalidades para meterse en la mente de las personas afectadas por enfermedades relacionadas con capacidades cognitivas, de modo que permiten monitorizarlas y entenderlas mejor”.

A su juicio, es fundamental “evitar que la gente con una determinada edad se sienta sola”, por lo que la tecnología “que aprende” puede convertirse poco a poco en algo así como una mascota para ellos, ya que les aporta compañía, les obliga a relacionarse y les ofrece ayuda en determinados servicios. Además, muchas apps ya permiten monitorizar en tiempo real y de manera continua las constantes vitales de una persona o conocer si, por ejemplo, ha sufrido una caída o es capaz de recordar cosas básicas para su día a día.

“Se está invirtiendo mucho dinero en los smart speakers, ya que cada vez va a haber más personas mayores que vivirán solas, por lo que se está trabajando en el desarrollo de usos nuevos y en el aprendizaje de la realidad virtual de los programas”, ha señalado. 

Finalmente, el especialista ha indicado que, en paralelo a las utilidades en el campo de la salud, cada vez más gente de la Tercera Edad se está metiendo en plataformas de ocio en streaming. “El mundo del entretenimiento se está haciendo más y más inclusivo, lo que es muy positivo para ellos, ya que, principalmente, les abre un abanico de posibilidades muy grande de socialización”.

Temas relacionados