Hombre comete un error financiero
Protégete a ti y a los tuyos

Errores financieros según tu generación

Septiembre 30, 2022 5 min

Aunque casi todas las recopilaciones de errores financieros más frecuentes se centran en los jóvenes, y más específicamente en los millennials, te aseguramos que cada generación comete sus propios fallos y cada uno tiene sus consecuencias. 

Como sabemos que lo mejor de fallar es el aprendizaje que sacamos, aquí van distintos tipos de errores financieros personales que solemos cometer según nuestra generación. Si quieres adelantarte a ellos y mantener tu economía a salvo lo máximo posible, ¡sigue leyendo!

Errores financieros de los jóvenes: millennials y generación Z

Tal vez por inmadurez, por falta de experiencia, de cultura financiera o de interés, los jóvenes suelen cometer más errores con respecto a su economía y sus ahorros. Pero, claro, estos años están para caerse, levantarse y aprender la lección.  

Los jóvenes de la generación millennial (los nacidos entre 1980 y 1993), y cada vez más jóvenes de la generación Z (los nacidos entre 1994 y 2009), suelen retratarse como los más irresponsables económicamente hablando. 

Los errores financieros personales que más caracterizan a los jóvenes millennials son los siguientes:

  • No pensar en el futuro. El momento de la jubilación se ve muy lejano desde la comodidad de los 20 y los 30 y pocos, pero lo cierto es que cuanto antes empecemos a pensar en nuestro retiro, más preparados estaremos cuando llegue ese momento. Poder adelantarse a imprevistos y asegurar un buen fondo para nuestra jubilación es clave para vivir con tranquilidad esos años. Para ello, es necesario comenzar a destinar una parte de nuestros ahorros a un plan de pensiones o de ahorro.
  • Despilfarrar. Las tarjetas de crédito no suponen dinero infinito, y si gastamos sin pensar, podemos topar con gastos inesperados derivados de los intereses que nos cobra el banco. Esto demuestra la falta de educación financiera y de cultura del ahorro con la que cuentan nuestros jóvenes. Controlar las compras compulsivas y comenzar a ahorrar mes a mes es necesario para instaurar unos hábitos económicos saludables y sostenibles para el futuro. 

Errores financieros de los adultos: baby boomers y generación X

Los hoy ya adultos pertenecen a la generación del baby boom (nacidos entre 1946 y 1964) y a la generación X (nacidos entre 1965 y 1981). 

Seguro que te suena el famoso “vivir por encima de tus posibilidades”: es el lema que probablemente ha marcado a estas generaciones. Los que vivieron la crisis del 2008 en todo su esplendor y sufrieron las consecuencias de la burbuja inmobiliaria, el despilfarro, los créditos y las hipotecas por las nubes… 

Los adultos ya han pasado por algunas de las etapas clave de la vida, como comprarse una casa, un coche, tener hijos, establecerse laboralmente… Y, por supuesto, también han tenido tiempo de cometer errores financieros personales:

  • Gastar más de lo que se ingresa. Adquirir un coche muy por encima de nuestro nivel adquisitivo, embarcarse en hipotecas sin leer bien la letra pequeña y sin ser muy conscientes del futuro, endeudarse… Tomes las decisiones financieras que tomes, es crucial asegurar que tus gastos no superen tus ingresos; para ello, trata de planificar con cabeza y adelantarte a posibles imprevistos. 
  • Dejar el ahorro para más adelante. Aunque muchas veces pueda pasar a un segundo plano si tenemos que hacer frente a muchos gastos, a largo plazo agradeceremos recortar y ajustar nuestro presupuesto para hacerle hueco al ahorro. Puede ser buena idea comenzar por mantener a raya nuestros gastos hormiga o empezar con algún método como el Kakebo

Errores financieros de la tercera edad: generación silenciosa

La tercera edad también tiene su propio nombre acuñado: las personas mayores forman parte de la generación silenciosa (los nacidos entre 1928 y 1945). Y ya han llegado a la etapa de su existencia en la que recogen los frutos de toda una vida trabajando.

Hay una serie de errores financieros personales que debes evitar si quieres disfrutar de unos años de jubilación tranquilos y desahogados. Vamos a verlos:

  • No prever un colchón para complementar la pensión pública de jubilación. Especialmente durante los últimos años hemos visto cómo el sistema de pensiones se tambalea y se cuestiona cada vez más su sostenibilidad. Por ello, es recomendable tener un buen fondo de ahorros para poder afrontar una jubilación cómoda.
  • Si los tenemos, tocar los ahorros destinados a la jubilación. Pensar con antelación y adelantarse a los contratiempos evitará que cometamos este error.

En conclusión

Si podemos sacar algo bueno de los fallos, sin duda son las enseñanzas que nos dejan. Y es que a veces es necesario ser conscientes de los errores que cometemos, tanto nosotros como los demás, para poder prevenir malas decisiones y para pensar dos veces todos nuestros movimientos (en este caso, económicos).

La juventud es el mejor momento para analizar nuestros gastos y corregir fallos y manías que no benefician nuestro ahorro. La edad adulta, el momento de tomar decisiones acertadas y trabajar para asegurarnos un buen colchón para el futuro. Eso sí, nunca es tarde para culturizarse, y menos en el plano económico: te proponemos cinco libros de educación financiera

Si tuviéramos que sacar una conclusión de todos los fallos que hemos repasado, lo tenemos claro: es muy necesaria una buena base educativa. La cultura financiera debería ser universal y obligatoria desde la infancia, tanto en la familia como en los centros educativos. Y es que está comprobado: las personas que saben más de economía ahorran más y mejor.

Temas relacionados