Trabajador yendo en bici a la oficina
La ruta de tu vida

El transporte sostenible: ¿por qué es tan importante?

Septiembre 7, 2023 5 min 39 veces compartido

Las alternativas de movilidad sostenible están cobrando cada vez más fuerza, sobre todo en las ciudades, que viven cada vez más castigadas por la delicada situación medioambiental. Los medios de transporte ecológico son idóneos para las urbes, donde los trayectos cortos pueden perfectamente resolverse sin emitir gases de efecto invernadero, que tienen un impacto directo en nuestra salud y en la del medio ambiente.

Cada vez son más las personas interesadas en dejar de depender del coche para moverse por su ciudad, tanto por comodidad como por sostenibilidad. Por eso, en este post te contamos todo lo que debes saber sobre los transportes sostenibles para que puedas plantearte distintas opciones y alternativas para dejar el coche aparcado. ¿Te interesa? Entonces, ¡sigue leyendo!

¿Qué son los transportes sostenibles?

La sostenibilidad supone aprovechar los recursos que nos ofrece el planeta, sin malgastarlos ni abusar de ellos. Por tanto, el transporte sostenible es el que reduce el consumo de energía y apuesta por las energías limpias y renovables. Para ello, se buscan vehículos que contaminen menos, que utilicen energías no contaminantes y que optimicen los traslados. 

Por ejemplo, en el caso del transporte de pasajeros, se puede entender por sostenibles aquellos vehículos que logran trasladar al mayor número de personas contaminando menos. Es el caso del transporte público (autobuses, metro, ferrocarril o tranvía) frente a los coches particulares.

¿Por qué es importante un nuevo modelo de transporte ecológico?

Más del 50% de los habitantes del planeta viven en ciudades y, en 2050, esta cifra habrá aumentado a casi dos tercios de la humanidad. En 2015, cerca de 4.000 millones de personas vivían en ciudades, y se prevé que este número aumente hasta unos 5.000 millones en 2030. Esta aglomeración en los núcleos urbanos ha planteado un nuevo reto en cuanto a transporte sostenible.

El sector del transporte es el mayor consumidor de energía y el mayor emisor de dióxido de carbono del mundo, ya que la mayor parte de la energía empleada en el transporte proviene de combustibles derivados del petróleo. Este aumento de emisiones de gases contaminantes provocados por el transporte es cada vez mayor en las grandes urbes, donde los índices de contaminación atmosférica han llegado a considerarse como cuestiones de salud pública.

El objetivo a corto plazo más importante es que las ciudades cuenten con sistemas de transporte seguros, accesibles y sostenibles para todos, mejorando la seguridad vial y reduciendo considerablemente la emisión de carbono. De esta manera, estaremos contribuyendo a una urbanización inclusiva y sostenible, prestando especial atención a la calidad del aire que respiramos.

Transportes sostenibles: ejemplos

Pero vamos a lo importante, ¿cuáles son los medios de transporte ecológicos? ¿Qué opciones tenemos a nuestra disposición para prescindir del coche en ciudad? Hemos elaborado una lista con todas las alternativas disponibles para moverse de manera sostenible por los núcleos urbanos, contaminando lo menos posible. Vamos a verlos.

Bicicleta

En este sentido, debemos aprender de ciudades del norte de Europa como Copenhague o Ámsterdam, donde el uso de la bicicleta particular o pública es una opción muy utilizada por la gran mayoría de habitantes. Se trata de la opción de movilidad más sostenible (y saludable). Además, con la reciente irrupción de las bicicletas eléctricas o e-bikes (bicicletas tradicionales a la que se les instala un motor eléctrico para que nos ayude en el pedaleo) se ha abierto aún más el abanico de posibilidades sostenibles.

Patinetes eléctricos

Otra de las últimas tendencias en transporte sostenible son los patinetes eléctricos. Cada vez son más las personas que optan por dejar su coche en casa y usar este nuevo medio de transporte sostenible que, al cargarse mediante electricidad, no contamina la atmósfera.

Transporte público

La más evidente pero, sin duda, una de las mejores opciones, ya que se trata de un transporte compartido y que además, ayuda a evitar atascos. Cada vez son más los medios de transporte públicos (autobuses, metros, tranvías…) que son eléctricos.

Coches eléctricos

Aunque no sean la solución a los atascos, sí reducen considerablemente el impacto medioambiental, ya que no emiten gases nocivos y contribuyen a reducir la contaminación acústica. El coche eléctrico es la solución perfecta para aquellos que quieran un vehículo particular sostenible. Eso sí, recuerda que siempre es mejor utilizar el transporte público.

Carreteras inteligentes

La movilidad sostenible también puede apelar a las carreteras: pinturas fotosensibles que se cargan con la luz solar para iluminar en la oscuridad o pinturas dinámicas que muestran diferentes iconos según la meteorología. Estos son solo dos ejemplos de propuestas que veremos en nuestras ciudades en un futuro cercano y que contribuyen al ahorro de energía.

Recapitulando

Una buena noticia para el medio ambiente: las ciudades son cada vez más eco-friendly. Más pensadas para el disfrute de sus ciudadanos y menos para las idas y venidas de transportes contaminantes. 

Las opciones de medios de transporte sostenibles son cada vez más abundantes y funcionales. Y lo que es más importante, las ciudades se adaptan cada vez más a estos. El transporte público, las bicicletas y los patinetes se coronan como las opciones más convenientes a la hora de moverse de manera ecológica y eficaz por un núcleo urbano. ¿ A qué esperas? 

Simuladores y calculadoras

Calcula tu próxima etapa con Ruta67

Si te planteas cuánto podrías ahorrar con tus ingresos o qué plan de pensiones encaja contigo, incluso si buscas visualizar tu futuro, te lo ponemos fácil con nuestros simuladores y calculadoras que te ayudarán a afrontar tu próxima etapa con Ruta67.