como empezar a ahorrar
Rentabiliza tus ahorros

¿Por qué no ahorramos y cómo empezar a hacerlo?

Agosto 4, 2022 5 min 11 veces compartido

A todos nos ha pasado: ahorrar, muchas veces, no entra dentro de nuestras prioridades y preferimos dejarlo para el mes que viene (incluso para el año que viene). Sabemos que es importante y que nos aporta tranquilidad para el futuro, pero hasta que no tenemos una motivación o una necesidad real, no comenzamos a hacerlo.

Ahorrar requiere dos cosas: constancia y compromiso con nuestro objetivo. Pero siempre tenemos excusas e inconvenientes para no hacerlo y pensamos que ya habrá tiempo más adelante. Tenemos una buena noticia: ahorrar es fácil si sabes cómo. ¿Quieres saber por qué nos cuesta ahorrar a los españoles? ¿Y cómo crear una tabla de ahorro para empezar a hacerlo? Sigue leyendo. ¡Lo que tenemos que contarte te interesa!

Los españoles, entre los menos ahorradores

Comparados con nuestros países vecinos, en España se nos hace muy cuesta arriba ahorrar. Siempre estamos en la cola, principalmente por la poca cultura sobre el ahorro que existe en nuestro país, y es que ya sea en momentos de crisis o de crecimiento económico, a los españoles nos cuesta ahorrar igual. 

¿Por qué no ahorramos?

Es cierto que ahorrar es mucho más sencillo y evidente cuando tenemos más ingresos, pero es igualmente posible hacerlo si disminuyen; de hecho, es necesario para mantener la costumbre. Pero ¿cuáles son las razones por las que nos cuesta ahorrar?

  • Falta de cultura y educación financiera

Como hemos adelantado, la falta de cultura y educación financiera en nuestro país es una de las causas por las que nos cuesta tanto ahorrar. 

La falta de costumbre y de formación en este ámbito hace que ni siquiera nos lo planteemos desde la juventud y que pensemos que el ahorro es cosa de la madurez. Sin embargo, como en todos los hábitos, en la práctica está la constancia, así que cuanto antes empecemos, más y mejor ahorraremos nuestro dinero. 

  • Hipoteca y otros gastos 

No es ningún secreto: los españoles vivimos anclados a una hipoteca casi toda nuestra vida activa. Si todos los meses tenemos este (elevado) gasto fijo, es normal que nos resulte más complicado pensar en reservar otra parte de nuestro sueldo para ahorrar.

Además de la hipoteca, otros gastos mensuales, como el transporte, la alimentación, aficiones o deportes, imprevistos, viajes, etc., hacen que el ahorro para el futuro pase a un segundo plano y nos centremos en las necesidades presentes. 

Normalmente, pensamos que debemos ahorrar lo que sobra de nuestro salario mensual, cuando deberíamos ver el ahorro como un gesto automático y periódico, al igual que el pago de un préstamo. Lo que habría que recortar entonces son gastos superfluos o incluso prescindibles en vez de recortar en ahorro. 

La tabla de ahorro o cómo empezar 

Ya lo hemos visto: las excusas y los impedimentos para ahorrar son infinitos; pero, seamos sinceros, quien no ahorra es porque no quiere. Por pequeña que sea la cantidad, lo importante siempre es empezar, y cuanto antes mejor. Aunque ahorremos muy poco a poco, es clave comenzar a crear un hábito que perdure. 

Una forma ideal para comenzar a crear esta rutina es elaborar nuestra propia tabla de ahorro. ¿Y cómo te recomendamos que empieces? Fijando un objetivo a corto plazo, pongamos a un mes vista. Con el método de la tabla de ahorro, ahorraremos diariamente, cada día una cantidad mayor que el día anterior.  

La tabla de ahorro clásica consiste en ahorrar un euro el primer día del mes, dos el segundo, tres el tercero, y así sucesivamente hasta ahorrar 30 (o 31) euros el último día. Parece fácil y accesible, ¿verdad? Pues gracias a este método, a final de mes habremos ahorrado 465 euros. Por supuesto, podemos doblar o multiplicar la cantidad como más nos convenga o estemos dispuestos a asumir. 

Además, la tabla de ahorro se puede extender en el tiempo para otros objetivos o adaptarla a nuestra rutina mensual y mantenerla. 

Verás como, en tan solo un mes, la semilla del ahorro empieza a dar sus frutos y se te hace cada vez más natural. A partir de ahí, comienza a pensar en este hábito como una acción mecánica; de hecho, puedes ajustar tu cuenta para que el banco reserve la cantidad que fijes directamente en cuanto recibas tu salario. Será como un gasto mensual más, igual que pagas el teléfono, el wifi o el parking. No es tan evidente, y para ello quizá debas reducir o prescindir de ciertos gastos hormiga y, por supuesto, la cantidad que ahorres debe ser realista y asumible para ti.

Recapitulando: empezar a ahorrar 

Las razones por las que nos cuesta tanto ahorrar a los españoles son varias. La falta de educación financiera desde la juventud, los elevados gastos que provoca la compra de una vivienda y, en general, excusas diversas que nos ponemos porque pensamos que ahorrar no es lo suficientemente importante. 

Solemos vivir más en el presente y priorizar los gastos del momento, aunque sean superfluos. Si te encuentras en esta situación y te interesa empezar a ahorrar, atiende a nuestro consejo: cuanto antes lo hagas, mejor. No importa la cantidad, la clave es tener interiorizado el gesto de reservar una parte de tu salario cada mes. Puede que en ocasiones tengas que ajustarla y que en otras puedas aumentarla, pero no abandones el hábito. Verás que poco a poco tus esfuerzos dan sus frutos y, te lo aseguramos, te aportarán una tranquilidad para el futuro que no tiene precio. 

Temas relacionados