esperanza de vida en españa
Protégete a ti y a los tuyos

Esperanza de vida por países: ¿cuánto vivimos en España?

Julio 18, 2022 6 min 1 veces compartido

En algunos casos, cantidad no es sinónimo de calidad. En el caso de la edad, en general, la calidad de vida va de la mano de la cantidad de años vividos. Conceptos como la alimentación, la contaminación, el clima, el estrés o la actividad física determinan nuestra salud y, por tanto, cuánto y cómo vivimos.

En los países desarrollados, la esperanza de vida aumenta a buen ritmo, en especial gracias a los avances médicos y la evolución de la tecnología. Somos más conscientes que nunca de lo que comemos y también de los hábitos perjudiciales que debemos cambiar, como el tabaco, el estrés o el sedentarismo. ¿Cómo cambia la esperanza de vida por países? ¿Qué factores determinan una mejor calidad de vida? ¡Te lo contamos todo en este post!

La esperanza de vida en el mundo

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la esperanza de vida en el mundo se sitúa en los 72 años, 74,2 años en mujeres y 69,8 años en hombres. Los países más longevos suelen ser países desarrollados, con mejor acceso a asistencia médico-sanitaria, a alimentos y agua de calidad y a higiene diaria. Sin embargo, los ritmos de la vida occidental también conllevan dificultades para la longevidad, como los altos niveles de estrés, la contaminación de las ciudades, las enfermedades mentales o el consumo de alcohol. 

La esperanza de vida en España 

Lo cierto es que podemos presumir de ser uno de los países con mejor esperanza de vida del mundo, 83,6 años de media (86,3 años en mujeres y 80,9 años en hombres), más de 10 años por encima del promedio mundial. De hecho, somos el país de la Unión Europea con mayor longevidad, seguidos de Italia y Suecia.

Lo más destacable de nuestro modo de vida, año tras año, sigue siendo nuestra dieta mediterránea, basada principalmente en los alimentos ricos en fibra y antioxidantes, en el uso de grasas saludables como el aceite de oliva virgen y en el consumo de pescado por encima de la carne. Otra de las claves de la dieta mediterránea es que prioriza los alimentos frescos de temporada, y excluye los alimentos procesados y las grasas y aceites vegetales hidrogenados o de origen animal. 

Es una de las dietas más sanas del mundo, y es que ayuda a prevenir enfermedades crónicas como el sobrepeso, la diabetes y algunos tipos de cáncer, además de enfermedades cardiovasculares. 

Las zonas azules, el secreto de la longevidad

Las llamadas zonas azules son lugares específicos en los que viven las personas más longevas del planeta. Son las regiones en las que más habitantes superan los cien años. Barbagia, una región en la isla de Cerdeña; Icaria, en Grecia; Loma Linda, en California; Nicoya, en Costa Rica, y Okinawa, en Japón, son los lugares del mundo que conforman esta particular lista. 

¿Y cuál es el secreto de su longevidad? Pues no es otro que una combinación de factores, pero sobre todo destaca que su calidad de vida es muy superior. Coge papel y boli y apunta: 

  • Dietas basadas en vegetales y legumbres
  • Estilo de vida activo
  • Bajos niveles de estrés
  • Un contacto directo y frecuente con la naturaleza. 

La esperanza de vida por países

La OMS es la encargada de elaborar la lista de la esperanza de vida por países y, para hacerlo, tiene en cuenta factores como la higiene, la dieta, la actividad física, el acceso a la atención médica, la cultura o las tasas de delincuencia. 

Dejando a un lado todos estos parámetros, cruciales en la calidad de vida de las personas, los criterios más importantes para la OMS a la hora de determinar la esperanza de vida de un país son dos: la genética y las elecciones de estilo de vida. Uno nos es innato, mientras que el otro engloba muchos factores distintos de autocuidado (como lo que comemos, el ejercicio que realizamos…). 

Teniéndolos en cuenta, vamos a ver cuáles son los países con mayor esperanza de vida del mundo:

  • Hong Kong: Esta “región administrativa especial” de China tiene casi 85 años de esperanza media de vida (87,8 años para las mujeres y 82 años para los hombres). Entre otros, destaca la elevada implicación de los jóvenes en la educación y el empleo, la tasa de mortalidad infantil más baja del mundo y una asistencia médica de primera calidad. Su nivel de deuda es el más bajo del mundo.
  • Japón: 84 años de esperanza de vida. Es la tercera economía mundial y uno de los países más poblados del mundo, además de ser el país que cuenta con más personas que han superado los cien años. En su alimentación, una de las más sanas del mundo, destaca el consumo de alimentos frescos y crudos. 
  • China: 84 años, es la segunda economía del mundo. Su alta esperanza de vida se basa en tres pilares: ejercicios suaves como el taichí, alimentación basada en los vegetales y unos buenos hábitos de sueño.
  • Suiza: empatada con Japón y China, la esperanza de vida de su población es de 84 años. El salario medio de los suizos es el más alto del mundo y, aunque el dinero no da la felicidad, la seguridad y satisfacción vital es evidente. Buenos niveles de empleo, un sistema sanitario y educativo de calidad, buenas relaciones sociales y sentido de comunidad. Además, pese a las bajas temperaturas, el contacto con la naturaleza y la actividad física diaria son esenciales para los habitantes suizos. 

Conclusiones: la esperanza de vida por países

Como ya hemos visto, hay factores que mejoran nuestra calidad de vida que no están en nuestras manos, como la genética, los niveles de contaminación, de estrés, la cultura y el nivel socioeconómico… Sin embargo, explorando en detalle los hábitos de los países con más esperanza de vida del mundo, las conclusiones son claras: alimentación, ejercicio, salud mental y contacto con el medio ambiente son sus pilares. 

Los países más longevos del mundo basan sus dietas en grasas saludables, vegetales y legumbres, y productos frescos lo más naturales posible. Suelen tener un estilo de vida activo y realizar ejercicios suaves pero diarios. Además, tienen un fuerte sentido colectivo, cuidan las relaciones sociales y familiares, y priorizan la calma y la tranquilidad a los ritmos de vida demasiado frenéticos. 

Temas relacionados