Seguro de vida tras el divorcio
Protégete a ti y a los tuyos

¿Qué pasa con el seguro de vida tras el divorcio?

Octubre 16, 2023 6 min

La vida es un conjunto de situaciones que muchas veces se escapan de nuestro control, entre ellas el divorcio. De repente tenemos que amoldarnos a un contexto completamente nuevo y adaptarnos a un modo de vida diferente al que teníamos. 

En medio de todos estos cambios, incluyendo la avalancha emocional que puede suponer, y los ajustes legales que acompañan a esta transición, es crucial considerar cómo afecta a diferentes aspectos de nuestra vida, incluyendo las cuestiones financieras y de seguridad. 

Uno de estos aspectos es el seguro de vida, una herramienta importante para proteger a nuestros seres queridos en caso de fallecimiento. En este artículo, vamos a ver en detalle qué sucede con el seguro de vida tras el divorcio y todo lo que acarrea este cambio.

La importancia del seguro de vida

Antes de sumergirnos en el tema del seguro de vida en el contexto del divorcio, es crucial comprender por qué este tipo de seguro es importante en general. Como hemos visto en otros artículos, el seguro de vida es una herramienta que proporciona una suma de dinero a los beneficiarios designados en caso de fallecimiento del asegurado. 

El seguro de vida durante el matrimonio

Durante el matrimonio, muchas parejas eligen contratar un seguro de vida para garantizar que, en caso de fallecimiento de uno de los dos, el otro quede protegido financieramente. Esto puede ser especialmente importante si uno de los cónyuges es el principal sostén de la familia o si ambos contribuyen significativamente a los ingresos de la familia. En este escenario, el seguro de vida puede suponer una red de seguridad para el cónyuge sobreviviente y los hijos, ayudándoles a mantener su calidad de vida incluso en tiempos difíciles.

Seguro de vida y divorcio: qué ocurre con este

Cuando se produce un divorcio, la situación financiera y las necesidades de ambas partes pueden cambiar drásticamente. En este contexto, es esencial considerar cómo afecta el seguro de vida a ambas partes y qué pasos deben tomarse para asegurar que los intereses de ambas partes estén protegidos adecuadamente.

Reevaluación de los beneficiarios

Uno de los primeros pasos que deben dar las personas que están pasando por un divorcio es revisar y, si es necesario, actualizar los beneficiarios designados en su póliza de seguro de vida. Es común que las parejas casadas designen a su cónyuge como beneficiario principal. Sin embargo, después del divorcio, es aún más posible que deseen cambiar a los herederos del seguro de vida. 

División de activos

Durante el proceso de divorcio, se realiza una división de activos y deudas, es decir, se divide lo que tienen y lo que deben entre ambas partes.. En algunos casos, esto puede incluir la división de las pólizas de seguro de vida existentes. Por ejemplo, si una de las partes tenía un seguro de vida durante el matrimonio, puede ser necesario determinar cómo se dividirá el valor de la póliza o si se mantendrá para proteger a los hijos en común.

Cancelación del seguro

Optar por esta alternativa, aunque sencilla, es una de las menos aconsejables cuando se trata de un seguro de vida en el contexto de un divorcio. Esto se debe a que existe la posibilidad de que se diluyen todos los ahorros acumulados, lo que requeriría un nuevo comienzo desde cero. Además de esta pérdida de beneficios, habría que considerar la necesidad de adquirir un nuevo seguro por separado.

Nuevas pólizas

Tras el divorcio, es posible que cualquiera de las dos partes quiera adquirir un nuevo seguro de vida para proteger sus propios intereses y las nuevas necesidades cambiantes. Esto puede ser especialmente relevante si eres ahora el principal sostén económico de tus hijos y deseas garantizar su seguridad financiera en caso de tu fallecimiento.

Pólizas de seguro conjuntas

Algunas parejas optan por tener pólizas de seguro de vida con más de un beneficiario, donde ambos son asegurados en la misma póliza. En caso de divorcio, será necesario decidir si se mantiene la póliza conjunta o si se cancela. Si uno de los cónyuges es el beneficiario de la póliza conjunta, se debe considerar si quieren mantener aún esa condición después del divorcio. Recuerda que si como tomador de la póliza quieres incluir a varias personas en el seguro de vida, conviene detallar el porcentaje del capital asegurado que quieres destinar a cada beneficiario.

El papel de los hijos

Si hay hijos involucrados en el divorcio, el seguro de vida adquiere una dimensión aún más importante. Ambas partes pueden estar interesadas en mantener pólizas de seguro de vida para asegurar que los hijos estén protegidos financieramente en caso de que algo les suceda. En este sentido, el seguro de vida puede desempeñar un papel fundamental en garantizar la estabilidad económica de los hijos y permitirles seguir adelante con sus vidas sin preocupaciones financieras adicionales.

Sin embargo, cabe recordar que los menores de 18 años no pueden cobrar la indemnización correspondiente al seguro de vida, por lo que una persona mayor de edad se debe encargar de gestionarlo hasta que alcancen la edad permitida por ley. 

En el caso de tener hijos menores de edad, lo más frecuente es que sea el otro padre quien administre la indemnización, puesto que es el tutor legal. Si deseas evitar que tu ex pareja continúe siendo la beneficiaria de tu seguro de vida (de manera directa o indirecta a través de tus hijos), una excelente alternativa es establecer las pautas y directrices en tu testamento respecto a la administración de la indemnización destinada al menor. Esta medida permitirá definir de manera explícita quiénes serán responsables de gestionar esos recursos, evitando la necesidad de que sean los tutores legales quienes lo hagan. 

Conclusión

El proceso de divorcio es un momento de cambio y ajuste en la vida de cualquier persona. En medio de esta transformación, el seguro de vida emerge como una herramienta vital para proteger a las partes involucradas y a sus seres queridos. Reevaluar las pólizas, actualizar los beneficiarios y considerar las nuevas necesidades financieras son pasos cruciales para asegurar un futuro financiero sólido después del divorcio. También deberás tener en cuenta a tus hijos a la hora de redefinir tu póliza o de gestionar la posible indemnización. Estudia bien todas las opciones que te ofrecen y escoge la que más beneficio, tanto a ti como a tus seres queridos. 

Simuladores y calculadoras

Calcula tu próxima etapa con Ruta67

Si te planteas cuánto podrías ahorrar con tus ingresos o qué plan de pensiones encaja contigo, incluso si buscas visualizar tu futuro, te lo ponemos fácil con nuestros simuladores y calculadoras que te ayudarán a afrontar tu próxima etapa con Ruta67.