rgpd
Protégete a ti y a los tuyos

Protección de datos y derecho a la privacidad

agosto 5, 2022 5 min

Cada vez lo escuchamos más, y es que en pleno auge de la era digital, el desarrollo de las redes sociales ha hecho que el derecho a la privacidad y los datos personales se desdibuje y quede empañado. Por eso se ha hecho necesario detallar más las leyes que lo regulan. 

El derecho a la privacidad es un derecho humano universal, y por tanto se debe proteger y garantizar, aunque en ocasiones choca con otros derechos, como la libertad de expresión. ¿Qué supone la privacidad? ¿Qué dice la ley de protección de datos? ¿Qué papel juega la privacidad digital? Vamos a resolver todas estas dudas en este post, ¡sigue leyendo!

Derecho a la privacidad y derechos humanos

Hemos hablado de redes sociales y el progreso de las nuevas formas de comunicación, pero comenzamos a hablar de derecho a la privacidad con el boom de las tecnologías de la información y la comunicación. A partir de entonces nos comenzamos a plantear los límites del ámbito privado y de la privacidad de las personas. 

Pero, ¿qué es la privacidad? Es el entorno personal e íntimo de una persona. Se trata de un ámbito reservado, que puede comprender su vida familiar, relaciones, sentimientos… A nivel internacional, el derecho a la privacidad se recoge en el artículo 17 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Se trata de un derecho inherente, independiente, intransferible e irrenunciable.

A nivel europeo, el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos) recoge la reglamentación sobre el tratamiento de los datos de las personas y la libre circulación de esos datos.

A nivel estatal, la Constitución española es la que regula el derecho a la privacidad en su artículo 18, y comprende otros derechos fundamentales:

  • Al honor 
  • A la intimidad
  • A la propia imagen
  • A la inviolabilidad del domicilio
  • A la protección de datos personales. 

Justo de este último punto hablaremos más adelante. Y es que la ley de protección de datos personales ha dado últimamente mucho de qué hablar. 

Eso sí, el derecho a la privacidad y otros derechos fundamentales como la libertad de expresión o de prensa pueden contradecirse. Por eso se han fijado unos límites en ambos derechos para que se respeten de igual forma dependiendo del caso. 

La ley de protección de datos: privacidad e intimidad

La ley de protección de datos se refiere a otro derecho fundamental, el de la privacidad de los datos personales. Se puede aplicar al entorno cotidiano, familiar, laboral o digital. 

La ley de protección de datos evita que los datos personales se usen para vulnerar la privacidad o la intimidad, es decir, velan para que se proteja el ámbito íntimo y privado de las personas.

Otros derechos fundamentales se recogen en la ley de protección de datos:

  • Derecho de acceso.
  • Derecho de rectificación.
  • Derecho de supresión.
  • Derecho de oposición.
  • Derecho de portabilidad.
  • Derecho de limitación.

Hay distintos niveles de privacidad dentro de los datos personales: bajo, medio y alto. Para asegurar su protección, las empresas, instituciones y organizaciones que manejen datos personales deben cumplir, conforme a la ley, con estrictas medidas. Vamos a ver algunas: 

  • La persona que cede sus datos debe ser informada y consentirlo. 
  • Se debe precisar cuando se vayan a recoger los datos, y para qué se van a usar. 
  • Se debe establecer y comunicar la posibilidad de suprimir esos datos en cualquier momento.
  • Los datos solo se pueden utilizar con el fin con el que se recogieron.
  • Las personas que manejen los datos están obligadas a cumplir con el secreto profesional en todo momento.
  • El responsable de los datos tiene que notificar que los ha recogido a la Agencia Española de Protección de Datos y registrar la inscripción de los datos en el Registro General de Protección de datos.

La privacidad digital: ¿qué es?

El objetivo del reglamento europeo de privacidad digital protege la privacidad de las personas en el ámbito de Internet. El mundo digital puede conllevar peligros con respecto a nuestros datos personales como la suplantación digital o la venta de datos para fines comerciales.

La privacidad digital ha ido mutando, al igual que lo ha ido haciendo Internet y las redes sociales. Se ha hecho necesario que la normativa sea cada vez más estricta, pues los datos personales circulan como la pólvora por la red. Esto provoca que se produzcan estafas o fenómenos como el spam (la recepción de correos electrónicos no solicitados con fines comerciales, informativos y en algunos casos de softwares maliciosos) o el phishing (fraude informático para adquirir datos privados de los usuarios para acceder a sus cuentas o datos bancarios).

Derecho a la privacidad y ley de protección de datos: recapitulando

El derecho a la privacidad está regulado por la Declaración Universal de los Derechos Humanos, por la Constitución española y por la Unión Europea. La privacidad abarca toda la vida personal: relaciones, intimidad, sentimientos, vida familiar… Pero también los datos privados.

Por tanto, con estas leyes se pretende garantizar el derecho de todas las personas a su propia intimidad, imagen y honor, pero también la protección y la limitación de uso de sus datos personales.

Temas relacionados